Las armas nacionales se han cubierto de gloria…

 “Las armas nacionales se han cubierto de gloria. Las tropas francesas se portaron con valor en el combate y su jefe con torpeza”.

Ignacio Zaragoza 1829-1862

Reciban un saludo todos los cafetinos y también los lectores de nuevo ingreso.

Es para mí, como todos los viernes, un placer presentarles la entrada correspondiente a esta semana, en la cual no he elegido otra cosa sino darles una fuente de información…pero bien, empecemos por el principio.

Hace unos días, me puse a pensar en lo curioso que resulta que el gobierno mexicano en estos días del mes esté por dedicar -como la hace todos los años-  cientos de miles de pesos en representar una especie de obra, orquestada por las fuerzas del orden público, en donde se conmemora aquel 5 de mayo de 1862, el día en el que el temprano y precoz ejército mexicano, venció, haciendo gala de su ferocidad y su valentía, al que entonces era por mucho el mejor ejercito del mundo, el de Francia.

Ilustración de la Batalla del 5 de mayo de 1862

Sin duda, es cuestión loable defender la patria con las tropas de un país cuando este se encuentra con su soberanía en riesgo, sí, eso no lo niego. Tampoco niego que en aquellos tiempos los factores contextuales que implican el territorio, una creación con poca antigüedad y la intención de consagrarse como el verdadero ejército heroico de un país en reciente independencia, que además tenía un admirado presidente llamado Benito Juárez (que cumplía apenas un año como titular del ejecutivo) hayan influido en el desempeño militar de las filas mexicanas; todo esto sin menoscabar las facultades y habilidades castrenses del entonces General Ignacio Zaragoza. Nada de lo antes dicho lo infravaloro con mi juicio, no.

Sin embargo, te comparto lector, que hay que ser cuidadosos en las causas de que se rememore con tanto afán y se designen recursos que bien podrían ser utilizados para otras causas. En otras palabras, si nuestra intención es honrar la memoria de aquellos héroes que –así como dice en los libros de la SEP- dieron su vida con valentía y por la patria, todo con la intención de legarnos un mejor futuro, luego entonces, me resulta más honroso y considerado para con ellos invertir en educación, o en alimento, o en empleos, y no en cuetes.

Ahora, y continuando con el tesón patriótico, debo mencionar las verdades y los mitos que se tienen respecto a esta “mítica” fecha en donde “las armas se cubrieron de gloria”:

  • La causa de la segunda intervención francesa (que tiene entre sus páginas la batalla del 5 de mayo) fue imponer a Maximiliano de Habsburgo como emperador en México en 1862, decisión tomada por Napoleón que se justificaba por las deudas no pagadas y que además, contradecía lo acordado en la Convención de Londres un año antes. Por tanto, el 5 de mayo NO tiene que ver con la guerra de los pasteles como muchos creen, esa primera intervención tuvo lugar en un periodo que comprende de abril de 1838 a marzo de 1839.
  • Manuel Doblado fue el delegado mexicano encargado de representar la voluntad nacional y de negociar con el General Prim y con Lorencez, representantes de España y Francia respectivamente. En aquella negociación nombrada “Tratados de la Soledad” se aceptó que desembarcaran en tierras mexicanas los 6000 sodados españoles, los 800 ingleses y por último los 3000 soldados franceses en lo que se llegaba a un acuerdo. En dicho tratado, se dijo que en caso de no llegar a un acuerdo se retarían de cualquier modo. Francia se escudó de esta situación para invadir y aprovechar la oportunidad de expandirse, también con el fin de evitar que Estados Unidos lo hiciera primero.
  • En el ataque a Puebla, desembarcan otros 2500 hombres, en dichas filas se encuentra Juan N. Almonte, nada más y nada menos que hijo natural de José María Morelos y Pavón.
  • Almonte, en virtud de conocer la estrategia militar mexicana, aconseja a Lorencez ser cauteloso en su avance rodeando Puebla y no atacando frontalmente, pero el líder francés ignora dicho consejo.
  • Es así como, por una falla en la estrategia militar de Francia, es vencido por las fuerzas de Ignacio Zaragoza en el 4 y 5 de mayo, General mexicano que después de consagrase como héroe nacional, meses después muere de tifo, situación que influyó a la idealización de tal personaje que ahora vemos en todavía muchos billetes de quinientos pesos.
  • Casi un año después, desembarcan nuevamente tropas francesas, pero ahora con 30 mil soldados, una nueva estrategia y nuevos titulares de la milicia: Gral. Federico Forey y Aquiles Bazaine. Puebla es sitiada 60 días y Francia toma la ciudad de México el 10 de Junio de 1863. Este suceso permite la entrada de Maximiliano de Habsburgo a México y deja a México con el sabor de haber ganado una batalla pero haber perdido al final de cuentas.
Billete de 500 pesos mexicanos

En fin, la historia es muy extensa y no es menester aquí comentarla con tal detenimiento, sólo quise dejar en ti una idea general pero certera y crítica de los hechos sucedidos en 1862 y que cuando veas soldadillos por la calle haciendo circo, maroma y teatro, sepas cómo estuvieron las cosas, si ya lo sabías, espero cuando menos te haya gustado recordarlo guiado por mis líneas.

Honestamente y agradeciendo tu atención,

Davilowsky

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: