Buenos días Ciudad Universitaria, Buenas tardes Centro Histórico.

0700 horas, 8 de mayo, Ciudad Universitaria.

Un pequeño grupo de apenas 20 personas se habían dado cita puntual en “Las Islas” de Ciudad Universitaria después de la convocatoria de Javier Sicilia de marchar al Zócalo Capitalino para demostrar nuestra desaprobación, disgusto y fastidio hacia las constantes muestras de violencia a lo largo de nuestro país. Conforme fueron pasando las minutos, el contingente se fue haciendo más grande a la par que el frío y la oscuridad matutina iban desapareciendo.

A las 0830 horas, el contingente salió hacia Av. Universidad en donde fue tomando aún mayor cuerpo. Dentro del recorrido de la manifestación, que duró alrededor de 8 horas, hubo distintas muestras de apoyo y solidaridad de diferentes grupos de la sociedad mexicana. Pañuelos blancos en las ventanas de los altos edificios, ondeados por personas de la tercera edad que ansiaban poder participar en dicha marcha, claxons de automóviles, camiones de carga y de pasajeros que retumbaban en apoyo al mismo ideal. Una señora de la tercera edad con una pancarta donde se leía “No puedo acompañarlos hoy, pero estoy con ustedes en espíritu”, constantes muestras de diversos grupos que expresaban su apoyo mediante el regalo de comida y agua a los manifestantes. Intercambio de experiencias, opiniones y dolor de los participantes. Fraternidad y respeto entre y hacia los familiares de las víctimas de ciudades tan lejanas como Tuxtla Gutiérrez, Reynosa, Culiacán, Cd. Juárez, Chihuahua o Matamoros.

0400 horas. Centro Histórico.

Del pequeño contingente matutino ahora se acumulaba y desplazaba con lentitud y solemnidad un cuerpo que abarcaba todos los carilles del Eje Central Lázaro Cárdenas y que se disponía a penetrar en el Centro Histórico, no sin antes recibir el ferviente apoyo de la gente apostada en las inmediaciones del Banco de México y el Palacio de Bellas Artes. “No están solos” le exclamaban a los familiares de las víctimas que habían recorrido todo el país para hacerse presentes y manifestar que estaban hartos de la violencia que ha conquistado México en los últimos 5 años. Media hora después, el contingente completo había llegado a la plancha del Zócalo Capitalino.

Utilizare este espacio para contrarrestar los argumentos de un importante grupo de la sociedad mexicana que ha emitido, bajo su libertad de expresión, diversas opiniones. No, una marcha no cambia nada, no logrará que se cambie la situación del país por arte de magia. Tampoco creará conciencia en los políticos para que abandonen sus prácticas nepotistas o corruptas y se entreguen en cuerpo y alma en beneficio del cuerpo colectivo. Nuestra manifestación fue para demostrar que estamos hartos de la situación que se vive en México, para hacer valer nuestro derecho a la expresión de nuestras ideas y a la participación política. El voto hoy en día, es tan sólo un trámite institucional más, sin embargo, tenemos el derecho y la obligación de ir más allá. Podemos, como sociedad, salir a las calles y expresarnos en contra o a favor de nuestro gobierno y aunado con otras actividades, poder cambiar la situación. El silencio nos vuelve cómplices de nuestro propio presente y el hecho de que vivimos como espectadores ante la situación, también.

Me ofenden en exceso aquellos comentarios tales como “Déjense de marchas, pónganse a estudiar o a leer”. Soy estudiante y eso no me privará jamás de mi derecho a la participación política. Y sí, estoy de acuerdo, una marcha no resuelve nada, pero al menos le demostramos a nuestro gobierno que no estamos de acuerdo con su forma de dirigir nuestro país. Lo importante es lo que haremos después, por ello me pregunto: aquellos que no salieron a las calles, ¿qué hacen para que México  cambie? ¿Qué han hecho con sus estudios o qué piensan hacer con ellos? ¿Qué acciones han emprendido aquellos políticos que también se oponen a la guerra contra el narcotráfico?

Ojalá todo lo que estamos viviendo en la actualidad, nos sirva de lección para que nos interesemos por las plataformas políticas de nuestros candidatos, las propuestas y los medios mediante los cuales las llevaran a acabo. Ojalá para el 2012 no nos dejemos influenciar por frases tan ambiguas como “Presidente del Empleo” o “Mano dura contra la delincuencia“. Nuestra participación política debe de empezar ya, no hay tiempo que perder.

Nemo El Capitán.

Marchamos para saber que no estamos solos, marchamos para saber que aún existe la generosidad y la solidaridad entre el mismo pueblo mexicano. Marchamos para darnos voz en el silencio mismo. Marchamos para decir NO.”

Anuncios

Comments

  1. Joskua says:

    Tuve el infortunio de escuchar declaraciones de la misma naturaleza (¿Qué ganan con una marcha?, solo lo hacen peor, …)
    Y estoy muy de acuerdo contigo, no veo el porqué no hacer algo por nosotros y nuestra inconformidad, nuestros intereses, o nuestro malestar, que finalmente es común. Los jóvenes no solo somos el futuro, también somos el presente, y no podemos hacer a un lado la situación y confiársela a los políticos por buenos o malos que sean. Para solucionar este escenario y que no se prolongue podemos y tenemos que actuar ahora.
    Una marcha de 15 o un millon de personas es un buen primer paso!

    • Nemo el Capitán says:

      Es cierto, fuera de la trascendencia real en el modo de gobernar el país, lo importante era mostrar nuestro disgusto ante la situación actual. Y aún es más cierto el hecho de que nosotros jóvenes, viendo la manera en la que se dirige nuestro país, conociendo algunos de sus problemas, nos esforcemos por alcanzar posiciones en las cuales nos sea posible llevar acabo cambios reales y tangibles para la población, dejando a un lado, nuestro beneficio personal.

      Saludos.

  2. ¡Definitivamente esta es la sección del cafetin que más me ha gustado! =D

    Concuerdo con muchas cosas de las que dices.

    También “vi” a cierta persona (cuyo nombre no mencionaré…) que “tweeteo” la frase que mencionas, y me dieron ganas de darle un zape ¬¬

    En fin, sigue así!! solo así lograremos un cambio!!

    • Nemo el Capitán says:

      Muchas gracias por tu comentario, me siento muy honrado por el hecho de que te guste mi sección. Y sí, hay que seguir así para juntos lograr el cambio. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: