La insensatez del gobernante; La minifalda.

“Educación es lo que la mayoría recibe, muchos transmiten y pocos tienen.”

Karl Kraus (1874-1936) Poeta, autor satírico y crítico austriaco.

Tal parece que en México ocurren las cosas más absurdas y dignas de exclamación ante la estupidez de las mismas. El pasado 23 de mayo, el presidente municipal de Navolato (Sinaloa, México), Evelio Plata, anunció que lanzaría una iniciativa para prohibir el uso de minifaldas en dicha entidad como una medida para reducir el número de embarazos no deseados entre las adolescentes.  Esta iniciativa no es nada nueva pues en el 2009, el rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Héctor Melesio, consideró que la escalada de violencia que se vivía en Culiacán, podría ser frenada si a las alumnas de dicha casa de estudios, les fuera prohibido el uso de minifaldas.

Sin embargo, me parece absurda la lógica que lleva a pensar al presidente municipal a creer que será una forma eficiente de reducir los embarazos no deseados, pues es evidente que el uso de éstas o no, no impactará en los mencionados indices. Está por demás mencionar que no podemos permitir que se nos imponga una sociedad prohibitiva debido a que el sistema es incapaz de brindarnos una educación, incluida la sexual, capaz de tener los métodos coercitivos para prevenir eventos como los mencionados.

Ahora, analicemos la otra cara de la moneda. Sí, resulta sencillo culpar al gobierno de los problemas que nos aquejan pero también hay que considerar que existe una falta de educación en el tema, tal vez por tabú familiar, que impide que los jóvenes, tengan conocimiento y conciencia de sus actos. Desde hace muchos años vivimos en un país en donde el gobierno es incapaz de brindarnos las oportunidades y los medios para salir adelante, pero nosotros tampoco hacemos algo por darnos esas oportunidades a través del fortalecimiento de nuestras sociedades civiles y de nuestras propias familias. Me parece que desafortunadamente, algunas de nuestras “sociedades familiares” son disfuncionales al no ser capaces de inculcar valores importantes a los jóvenes que más tarde, refuercen a lo largo de su vida escolar. Y tal como lo menciona el epígrafe, la educación va más allá de algo aprendido, consiste entonces en algo que se ejercita y se pone en práctica todos los días.

Ahora, me parece también que la prohibición de la minifalda es una manifestación del carácter machista de nuestra sociedad que atenta contra la libertad y la individualidad de la mujer. Si dicha iniciativa llegara a aprobarse, no sólo sería el triunfo de la insensatez y la ignorancia de un puñado de hombres, sino la muestra aparente y que refuerce la mentalidad  de que la culpa de los embarazos no deseados es únicamente de la mujer, cuando en verdad se trata de la irresponsabilidad de las dos personas involucradas. Sería, en mi opinión, mucho más valioso el hecho de que se desarrollaran programas de educación sexual en las escuelas del estado para realmente reducir estos indices y que, acompañado con la desaparición paulatina del tabú sexual en la familia, se pudieran tener resultados visibles.

Señor gobernante, le pido atentamente que tenga prioridades en cuanto a su trabajo y se preocupe por mejorar la educación, promover el deporte, mejorar los sistemas de salud y prevención y fortalecer las fuentes de empleo en su entidad, porque le aseguro que eso si reflejará cambios en la calidad de vida de su población.

Nemo El Capitán

Anuncios

Comments

  1. kukuls89 says:

    Es increible que la misma gente que tiene mentalidad tan simple y burda para proponer soluciones a problemas sociales… sea la misma que nos gobierna! Increible como hemos dejado que nuestro gobierno vaya empeorando, pues es por nuestro voto por el cual los nombramos nuestros representantes… Por lo tanto, yo creo la insensatez del gobernante es un reflejo proporcional del pensamiento colectivo de dicha entidad, así que no queda de otra más que nosotros como pueblo buscar educación y así evitarnos estos bochornos a nivel internacional u.u

    • Nemo el Capitán says:

      Lo has dicho bien, nuestro gobierno es el reflejo de nuestra sociedad, de su educación y de sus valores. Tenemos herramientas para lograr cambios importantes en nuestro país y no las utilizamos, creo que es por miedo, aletargamiento o ignorancia. Sin embargo, ahora parece que la clase gobernante es totalmente ajena al resto de la población, viviendo realidades tan distintas que parecen mundos diferentes. Al menos yo, no veo que nuestro sistema representativo funcione como debería. No veo los verdaderos intereses campesinos, obreros o de los jóvenes en nuestro Congreso.

  2. Davilowsky says:

    Creo que la temática del artículo es muy pertinente comentarla; su tendencia es equilibrada y sobre todo la secuencia de los párrafos -partiendo de la cita textual- permite observar que nos encontramos en una sociedad de “pido, pero no doy”, me gusta el lenguaje tan claro pero con riqueza que utilizas.

    Para terminar, optar por aventurarse a lanzar una sugerencia(en este caso al gobernante)que rasguñe la irónica utopía,siempre será una buena forma de cerrar un texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: