Libros de vampiros: Deja entrar al correcto

Después de la fiebre del vampiro rosa que se desató en el campo de la literatura para adolescentes, estuve muchos meses haciendo caso omiso de cualquier nueva saga vampírica o libros de semejante temática. De eso ya ha pasado bastante tiempo, y hace unas semanas me topé con un libro titulado “Déjame entrar” (traducción errónea de Låt den rätte komma in, que en realidad significa “Deja entrar al correcto“), del autor sueco John Ajvide Lindqvist. Impronunciable, lo sé, pero decidí darle una oportunidad.

Por lo menos en la edición en español, es bastante obvio que se trata de un libro de vampiros, con su portada de fondo negro y guinda, y una niña pálida en el centro (la misma de la película Hollywoodense), así que no me hice muchas ilusiones. Debo decir que superó cualquier expectativa que pude haber tenido, con creces.

No se trata de un libro de vampiros, sino de una novela de terror que abarca perversidades y excentricidades de la raza humana puestas en un contexto sobrenatural: pedofilia, violencia, abuso, acoso, drogas, asesinatos, una sociedad conformista en la que la vida parece entintada de gris y de tedio cotidiano, un niño en los suburbios de la clase trabajadora de Estocolmo, y por supuesto Eli, nuestro monstruo.

La historia se sitúa en un pueblo sin verdadero pasado, donde la población llegó lo bastante tarde como para dibujar bloques de departamentos en lugar de casas coloniales. Transcurre en menos de un mes, de finales de octubre a mediados de noviembre, en la década de los ochentas, durante un invierno increíblemente frío, incluso para Suecia. Es en este gris escenario donde conocemos a los protagonistas, niños que pronto se convertirán en adolescentes y adultos inmersos en una rutina letárgica. Todo esto enmarca la frágil relación de amistad entre dos infantes: Oskar, que está pasado por la escabrosa edad entre la niñez y la adolescencia, y Eli, que no ha dejado de tener 12 años desde hace siglos.

Libro… ¡Película!… ¡PELÍCULA!

  • El libro se publicó en 2004 y fue recibido con entusiasmo, como algo fresco y original. Una historia en la que la mayoría de los monstruos son humanos, y sólo uno resulta ser vampiro.
  • La primera adaptación cinematográfica fue en 2008, con una producción enteramente sueca a cargo del director Tomas Alfredson, con un guión escrito por el mismo autor de la novela. Su éxito fue instantáneo y llamó la atención del mundo, y por supuesto de Hollywood. Aquí les dejo el tráiler.
  • El remake estadounidense llegó en 2010, a cargo del director de Cloverfield, Matt Reeves. La versión americana de Oskar se llama Owen, y la de Eli se llama Abby. Y como soy muy parcial a la primera película, en primera porque es sueca, y en segunda porque es hermosa, no tengo mucho que decir de esta. También les dejo el tráiler.

No tener trabajo como héroe también tiene sus ventajas: tiempo de sobra para devorar esta novela y sus dos películas. Nunca creía poder recomendar más de tres libros sobre vampiros sin sentir que caigo en la ridiculez, pero éste definitivamente es uno de ellos.

Anuncios

Trackbacks

  1. […] y la que parece que se ha convertido en un clásico de vampiros instantáneo. Ya he hablado aquí sobre esta adaptación de la novela sueca “Låt den rätte komma in”, pero simplemente no me […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: