De virtudes, reconocimientos y malos gobiernos.

“La virtud resplandece en las desgracias.”

Aristóteles

El pasado día Lunes 20 de Mayo del presente año, las autoridades mexicanas reconocieron la labor de, Martha Rivera Alanís, una maestra de primaria, por su valor cívico y por la implementación eficiente de los “protocolos de seguridad” mientras se presentaba una balacera en las inmediaciones del inmueble en Nuevo León, México. A continuación les dejo el video:

 

Me parece importante destacar varios asuntos que el video y el reconocimiento del valor cívico de la maestra acarrean. Primero. Me parece admirable y ejemplar el temple y la determinación de la maestra, por acatar los protocolos de seguridad para así resguardar la integridad de los niños ante la eventualidad. Aunado a esto, la maestra decidió ir un poco más allá de los protocolos y decidió involucrar una actividad para intentar distraer a los niños de lo que acontecía.

Segundo. Me parece reprochable la cotidianidad que eventos y situaciones como estas están adquiriendo tras el paso de los días en México. A pesar de que en la Ciudad de México aún no es tan común, en provincia las balaceras, bloqueos u operativos militares son cuestión de rutina, ocasionando que los ciudadanos se vayan adaptando a estas situaciones y las vuelvan parte de su realidad, añorando nostálgicamente las épocas de “tranquilidad”. No podemos aceptar que estas situaciones se vuelvan una cosa de todos los días porque si lo hacemos, habremos cedido uno de los últimos pasos que nos quedan antes de rendirnos ante los problemas del país. No podemos permitir que se nos imponga una situación y una realidad que no queremos y por ello no debemos racionalizarla como parte de la rutina diaria.

Tercero. Mi intención no es menospreciar la acción de la maestra, y me alegra que se premie y se refuercen los valores cívicos, sin embargo puedo analizar lo siguiente: El gobierno que premia a la maestra es el mismo que no tiene control sobre la seguridad en su estado, lo que motiva a que se lleven acabo las operaciones del crimen organizado y del narcotráfico. Entonces, ¿El gobierno premia a los ciudadanos que cumplen con su deber cívico ante la ineficacia del mismo? ¿El gobierno está aceptando la regularidad y cotidianidad de las operaciones del crimen organizado? ¿El Gobierno está premiando su propia ineficacia? Como siempre, les dejo la última opinión a ustedes.

Nemo El Capitán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: