Crónica de una esquizofrenia anunciada

“No hay nadie que haya jamás escrito, o pintado, esculpido, modelado, construido, inventado a no ser para salir del infierno. ” 

Antonin Artaud (1896-1948) Poeta y novelista francés

Hola queridos amigos, quiero agradecer a todos aquellos que se han tomado el tiempo para leernos, a dedicar activo de vida en nosotros quienes integramos el Cafetín de las 5, jóvenes ilusos que creemos en un ideal, en una esperanza. Una vez me dijo un admirable profesor: “Si tienes 20 años y no eres soñador, preocúpate; pero si tienes 40 y aún lo eres, preocúpate más.”

En esta ocasión les hablaré acerca del arte contemporáneo y en específico de un peculiar representante del mismo: David Nebreda. Muchos discuten si el arte contemporáneo es una forma decadente o una nueva expresión, yo puedo aseverar que el arte contemporáneo es tanto una forma decadente como una nueva expresión, todo es cuestión de perspectivas. Para mí, sería más exacto definirlo como el surgimiento de nuevo arte basado en la decadencia del anterior, una especie de resurrección.

Fundamento lo ya mencionado diciendo que el arte siempre ha tenido tendencias, tendencia a mejorar, a estancarse y a decaer. Pues queda claro entonces, no debe sorprendernos que el arte en decadencia sea una nueva forma de arte.

Ahora les compartiré aquellas impresiones que rescato de las obras de David Nebreda, pero antes, aquí les muestro tres de ellas, donde el autor es también el modelo y la obra.

             

Puedo encontrar a dos personas dentro de David Nebreda, y es que con su técnica de fotografía y conocimiento del uso correcto de las luces podemos encontrar a un gran artista, aquel que realmente logra expresar con su obra y pese a lo explicito de las mismas, logra dejar espacio para la subjetividad mediante la crítica. No es difícil adivinar por qué sus obras causan tantas emociones extremistas al estar en contacto con ellas, pues se sabe que provocan asco o admiración, rechazo o total aprobación.

En segundo término encuentro a aquel humano triste, ese ser auto-relegado que mediante la autoflagelación desea mostrar la crudeza de la vida en contacto con la muerte, retando ese miedo eterno de morir sin ser nadie. Ya sea objeto de crítica o de admiración alguien con su perfil psicológico levantará siempre controversias, pues como podrán investigarlo, se le diagnosticó esquizofrenia paranoide a los diecisiete años, y después de varios años encerrado en hospitales psiquiátricos, se condujo a un autoexilio de veinte años para limitarse a complacer sus pulsiones, a dejar fluir su instinto, a vivir su enfermedad.

En lo personal no encuentro nada mal con este artista, pues creo yo, su único delito es no estar atado al planeta y ser aquella oveja libre que no caminar sujeta a las amarras. Con toda crudeza es un ser humano en su mínima (o máxima) expresión, humano que logró desatar su bestialidad, que perdió la brújula que lo civiliza.

A mi parecer él representa, con toda pulcritud, aquello que Goya dijo: “La fantasía, aislada de la razón, sólo produce monstruos imposibles. Unida a ella, en cambio, es la madre del arte y fuente de sus deseos.”

Por Davilowsky

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: