Llegar tarde a la fiesta

Viernes por la noche, por fin termina la semana laboral y lo único que tienen todos en mente es salir a distraerse un rato. Bailar, cantar, brincar o lo que gusten, pero hay que estar a tiempo. Comúnmente se dice que “Al que madruga, Dios lo ayuda”, ser puntuales puede evitarnos muchos problemas, incluso para hacer justicia, se necesita estar y reaccionar a tiempo, y señores cuando se trata de justicia, solemos llegar tarde a la fiesta.

Les presentaré a otro de esos “personajes” que forman parte del quehacer político de nuestro país. Conozcan a Pablo Salazar Mendiguchía, quien empezó su carrera política siendo Senador por parte del PRI de 1994 a 2000. Más tarde se convirtió en Gobernador del estado de Chiapas, respaldado por una histórica alianza que increíblemente reunió a ocho partidos políticos (PAN, PRD, PT, PVEM, Convergencia, PSN, PCD, PAS) [No, yo tampoco los conozco a todos], permaneciendo en el poder del periodo de 2000 a 2006. Además de la política, Salazar Mendiguchía es abogado y se ha dedicado a la docencia.

A inicios del mes de Junio de 2011, Pablo Salazar Mendiguchía es arrestado en el aeropuerto de Cancún. Se le acusa de abuso de poder, peculado (apropiarse indebidamente de dinero del Estado) y asociaciones delictuosas, delitos por los que se le investiga desde 2009. Es aquí donde llegamos tarde. Se le acusa de haber desviado 104 millones de pesos destinados a la reconstrucción del estado de Chiapas luego de un huracán. Apenas hace dos años se le empezó a investigar por su periodo de mandato que terminó hace casi cinco años, los mismos que ha permanecido libre después de tal asqueroso y cobarde fraude.

Afortunadamente el 14 de Junio de 2011 le fue dictado auto de formal prisión a Pablo Salazar Mendiguchía. Pero, ¿porqué tardó tanto en llegar la justicia? ¿Acaso no estaba invitada a esta fiesta? Alrededor de este caso existen seguramente mil explicaciones, pretextos, y engaños, pero es imposible desaparecer 104 mdp y que nadie lo note. Es evidente que hay cómplices y gente que simplemente lo sabía y permanecía callada, además, hay otro aspecto que considero también como un cómplice, la ley. Si en su momento se hubiera denunciado al señor Gobernador de Chiapas, su fuero político lo habría protegido de ser juzgado como a cualquier ciudadano.

El artículo número 61 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, protege la labor de los diputados y senadores, haciendo claro que son inviolables y jamás podrán ser reconvenidos por su labor. No es novedad que una sarta de rufianes suelan ocupar los altos puestos de la política mexicana, es un verdadero sinsentido protegerlos con la ley. Es totalmente comprensible que se espere que la población confíe en sus funcionarios y los deje laborar, sin embargo ha llegado un punto en que esa confianza parece ser un cristal que permite ver la realidad, pero no llegar a ella. El fuero constitucional simplemente les permite hacer sus clásicas fechorías que tanto le duelen al país desde tiempos lejanos. Si los políticos son elegidos por los ciudadanos y se supone deben ser ciudadanos modelo, ¿porqué no se les puede juzgar igual que a cualquier otro mexicano? No permitamos que el fuero constitucional retrase a la justicia, que la fiesta nunca empiece sin ella.

Por cierto él es Pablo Salazar Mendiguchía:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: