Buenos presagios

Para todo fanático de lo sobrenatural, Good Omens (Buenos Presagios), escrito en colaboración por Terry Pratchett y Neil Gaiman en 1990, merece indudablemente un guiño de aprobación, aplausos y un lugar especial en el estante de libros predilectos (y tal vez algunas lágrimas). Lo tiene todo. Una escritura impecable, inteligente y entretenida, una trama que se desenvuelve progresiva y simbólicamente en un lapso de tiempo de una semana, personajes inolvidables por sus peculiaridades, y un humor imposible de ignorar que le da un toque fantástico. Es un libro para leerse más de una vez, primero por su genialidad, y luego para entender la mitad de las referencias que te perdiste la primera vez que lo leíste. Ah, pero es para leerse en su idioma original, pues de otro modo pierde buena parte de su encanto.

¿Y de qué se trata este libro?

A Narrative of Certain Events occurring in the last eleven years of human history, in strict accordance as shall be shown with: The Nice and Accurate Prophecies of Agnes Nutter” (Good Omens, 2)

¿Y más específicamente?

Sobre los esfuerzos de un ángel, un demonio, dos cazadores de brujas, una bruja, una médium y un grupo de niños por detener lo que sería el fin del mundo: el Apocalipsis.

Los frentes de batalla

Por un lado tenemos a Aziraphale y a Crowley, ángel y demonio, que prefieren ir a comer juntos al Ritz que luchar a muerte por las convicciones de cada uno de sus jefes. El libro se centra en ellos no tanto como conciliadores de mentalidades, sino como rivales que encuentran más beneficios en la alianza que en la contienda. Mientras que sus jefes no ven problema alguno con destruir al planeta en medio de su guerra apocalíptica, este par decide que les gusta el mundo tal y como es, muchas gracias, y que sería igual de malo tener un Paraíso Eterno que un Infierno Eterno.

Aziraphale and Crowley, by jdillon82

Por otro lado tenemos a The Them, un grupo de niños de once años conformado por el Anticristo (Adam, que tiene una fuerza caótica y absoluta para controlar lo que sucede en el mundo sin darse cuenta), sus tres mejores amigos (Pepper, Brian y Wensleydale) y su Sabueso Infernal, Dog.

Otro grupo, aún más peculiar es el de los humanos adultos. Un Sargento cazador de brujas que está ya algo senil y paranoico, su torpe y socialmente inepto aprendiz, una Medium de medio tiempo, y una joven bruja que confía más en el cuchillo de pan que tiene en el cinturón que en la magia para defenderse.

Humans, by jdillon82

Y no podían faltar los jinetes del Apocalipsis, que han dejado sus caballos y han conseguido motocicletas como medio de transporte. Guerra es una destacada periodista que parece siempre estar en medio de los conflictos bélicos antes de que sucedan, Hambruna es un empresario que escribe libros sobre cómo bajar de peso y tiene su propia marca de comida chatarra carente por completo de nutrientes, Polución (quien tomó el empleo después de que Peste se retirara a raíz de la invención de la penicilina) sabotea barcos petroleros y causa derrames en el mar, y Muerte es un motociclista que nunca se quita el caso y asegura nunca haber puesto un dedo sobre Elvis.

Supernaturals, by jdillon82

Los buenos, los malos y los inefables

Lo fabuloso de este libro es cómo juega con las nociones sobre el bien, el mal y el destino. Los humanos son capaces de atrocidades que le darían dolor de estómago al mismo Lucifer, y muestras de bondad que ni los mismos ángeles igualan.

“It may help to understand human affairs to be clear that most of the great triumphs and tragedies of history are caused, not by people being fundamentally good or fundamentally bad, but by people being fundamentally people.”(Good Omens, 15)

Y por último, una de mis frases favoritas del libro, sobre el común dicho de que Dios juega a los dados con el universo.

 “God does not play dice with the universe; He plays an ineffable game of His own devising, which might be compared, from the perspective of any of the other players, [ie., everybody] to being involved in an obscure and complex version of poker in a pitch-dark room, with blank cards, for infinite stakes, with a Dealer who won’t tell you the rules, and who smiles all the time.” (Good Omens, 5)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: