¿Son armas de juguete, juguetes de arma o cómo?

“Nunca hubo tanta concentración de recursos económicos y de conocimientos científicos y tecnológicos dedicados a la producción de muerte.”

(Eduardo Galeano, periodista y escritor uruguayo).

Esta semana nuevamente iniciaré mi texto con un breve relato. Hace unos días, como muchas otras ocasiones hice uso del transporte colectivo Metro. Como todas las personas, introduje mi boleto, pase los torniquetes y caminé al andén. Después de esperar unos minutos, por fin apareció el tren y sin mayor problema subí a un vagón y tome un asiento, todo era normal, o al menos eso creía. Justo frente a mí estaba sentado un niño de unos 6 años de edad, el pequeño estaba muy feliz con su juguete nuevo. Pasaron unos minutos hasta que realmente noté el gran problema en el que estamos metidos. Ese juguete nuevo del que tan orgulloso estaba el niño, era ni más ni menos que un rifle de balines, un arma.

Realmente capté la gravedad del asunto hasta que el niño, jugando, me apuntó con su rifle. Se ha vuelto tan usual ver este tipo de juguetes que ya no nos llama la atención, sin embargo, al menos para mí sigue siendo un arma. Repito, no es algo nuevo pues bien recuerdo en mi infancia haber tenido una pistola del mismo estilo, realmente sin saber lo que significa. Años más tarde comprendo lo que realmente puede hacer un arma y en ningún punto estoy de acuerdo con que los más pequeños jueguen con reproducciones “inofensivas” de estas. En realidad ahí es donde empieza mi gran dilema, ¿Son armas de juguete, son juguetes de armas o qué son? ¿Qué mensaje realmente se está transmitiendo a los niños?

A muchos les parecerá una postura exagerada, pero me mantengo. Podrán llamarlo paranoia por la realidad que nos toca vivir en estos momentos en el país, pero desde pequeños y sin notarlo, nos vamos acostumbrando a la presencia de las armas, y por lo tanto a la violencia. Nos sorprenden cada día los encabezados de los periódicos, pero a muchos no les sorprende ver a un niño jugando con una pistola. Existe mucha incredulidad en el país, muchos no piensan que existan soluciones a los problemas que enfrentamos. A todos ellos aquí les presento la primera, realmente como sociedad regular y hacernos responsables por los juguetes que circulan en el mercado. Seguramente existen regulaciones que prohíben estos juguetes, sin embargo bien sabemos que esto no es suficiente y que debemos hacer algo más para que estos juguetes dejen de utilizarse. La educación de un niño no es únicamente ir a la escuela, el hogar es la principal fuente de educación, si en el hogar se le enseña a acostumbrarse a las armas, más tarde no se sorprenderá de ver una verdadera en acción.

Desafortunadamente en estos años las palabras muerte, sangre y violencia están muy ligadas a nuestro país. Lo aceptemos o no, vivimos con miedo. Ricos, pobres, de derecha, de izquierda, ateos, católicos, todos están conscientes de esto y hasta ahora creo que representa el tema principal rumbo a las elecciones presidenciales de 2012. El hecho de encontrar en varias ciudades del país vehículos del ejército con hombres complemente armados, que fungen prácticamente como patrullas, me preocupa. Pero realmente me da más miedo que llegue un día en que nos acostumbremos a vivir de esta forma, así como se nos hace normal que un niño juegue con representaciones de armas. No permitamos que la violencia se convierta en parte de nuestra cultura.

Acabo de hacerles una propuesta que sin mayor problema cualquier persona en este país podría cubrir, y a la larga estoy seguro que se verían claros resultados. Incluso esta oferta se puede fácilmente ampliar, bien sabemos todos que hay muchos videojuegos que ni los adultos deberían jugar. Todo es cuestión de que, como sociedad, realmente busquemos cambiar. Las soluciones están ahí, la cosa es aplicarlas. Las armas nunca serán juguetes, los juguetes nunca deben ser armas, pues la violencia no es un juego. Yo ya les propuse algo, ¿ahora ustedes qué van a hacer?

Anuncios

Comments

  1. mira yo tengo rifles de aire comprimido un mendoza y uno que hice yo mismo y realmente no le veo ningun problema a que tengan armas los niños pequeños (de balines) siempre y cuando se les enseñe correctamente su uso y que no se debe de apuntar a un ser vivo.

    • BetoVegaa says:

      El problema es que el objeto en sí representa violencia o agresión, ese es su fin, sea cual sea el motivo porque se usa. Ya sea por proteger o atacar, las armas únicamente se utilizan contra seres vivos. Sin embargo, el debate sobre el uso de estos juguetes seguirá y como dices, lo importante es educar correctamente a los niños. Muchas gracias por leer y tus comentarios, saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: