La historia se llama Santiago de Chile.

“Perdimos, no pudimos hacer la revolución. Pero tuvimos, tenemos, tendremos razón de intentarlo. Y ganaremos cada vez que un joven sepa que no todo se compra, ni se vende y sienta ganas de querer cambiar el mundo.”

Envar El Kadri (1941-1998) Activista y miembro de la Resistencia Peronista de Argentina.

Retomando lo explicado la semana pasada en la nota sobre las protestas en Reino Unido sobre cómo debido a la apatía, el desinterés social por temas que involucren movimientos sociales y la poca difusión en los medios masivos de comunicación al respecto, vivimos en un aislamiento de información acerca de eventos que acontecen en nuestro mundo. El problema viene cuando nuestros medios de comunicación, por motivos propios, manejan y tergiversan la información para que únicamente ciertos aspectos lleguen a los oídos de los hombres y mujeres que atienden a dichos medios y que no tienen la oportunidad o el interés de cuestionarse si realmente lo que se dice es cierto o hasta qué punto lo es. Por ello, el día de hoy hablaré de una situación que a pesar de que ha recibido difusión masiva, no ha sido así con su ideología o el verdadero contexto que ahí se vive; hablaré entonces de las movilizaciones estudiantiles en Chile.

Miles de jovenes atiborraron las calles de Santiago de Chile exigiendo acceso a educación gratuita de calidad. Fuente: The Atlantic

Sin embargo, y como dije en el párrafo anterior, los medios de comunicación le han dado poca difusión a la ideología del movimiento que se esconde detrás de las movilizaciones estudiantiles, el cual agrupa a las 25 universidades pertenecientes al Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, colegios municipales y subvencionados (escuelas que reciben un ingreso para su mantenimiento) y un gran número de colegios particulares pagados. De este modo, dentro del movimiento que desde el mes de mayo del presente año ha estado manifestando y exigiendo cambios y reformas educativas al sistema chileno, se agrupan representantes de casi todo el sistema educativo chileno.

Estudiantes argentinos y chilenos marchan hacia el Consulado Chileno en Buenos Aires para protestar contra la represión de las movilizaciones estudiantiles. Fuente: The Altantic

Ahora bien, dicha base ideológica esta expresada en un manifiesto emitido por la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, quien su principal vocero es Camila Vallejo, denominado el “Manifiesto por un nuevo modelo educativo en Chile”, el cual podrán encontrar leer completo aquí. Pero para mayor comodidad, presentaré a continuación una serie de los puntos más importantes de los que se habla en el manifiesto y que en mi opinión tienen mayor trascendencia:

  • Buscan que la educación superior esté 100% financiada y planificada mediante el presupuesto de la nación (lo cual se lograría a través de la renacionalización del cobre y los recursos naturales bajo el control del pueblo) con el fin de que no se pueda lucrar con un derecho como la educación.
  • Democratización de la educación que permita la libre asociación del alumnado y de los trabajadores para que formen parte dentro de los comités que toman decisiones en el conjunto de comunidades universitarias. Esto quiere decir que tanto, alumnado, funcionarios académicos, funcionarios administrativos como el personal de intendencia sean quienes decidan sobre la toma de decisiones concerniente al sector educativo y la decisión no provenga del poder ejecutivo en la figura del presidente.
  • Exigen una calidad en función del desarrollo de todas las distintas áreas de conocimiento, la entrega de valores sociales solidarios, la promoción del pensamiento crítico y la relación de estos elementos con las necesidades sociales. Es decir, buscan la concientización social al respecto de su propia existencia y el empleo de la ciencia y el conocimiento como vías de progreso intelectual.
  • Dignificación y defensa permanente de los trabajadores del sistema y sus condiciones laborales y de enseñanza.

En resumidas cuentas, los estudiantes exigen una importante reforma al sistema educativo de Chile, el cuál fue actualizado por última vez durante la dictadura militar de Augusto Pinochet. Exigen pues, que la educación gratuita sea de calidad y que el gobierno, mediante un cambio constitucional, no permita que las universidades privadas de paga, lucren con el derecho humano a esta misma educación de calidad que poco a poco se convierte en un lujo para un pequeño sector de la población. Vuelvo a hacer hincapié en esto, los medios de comunicación únicamente han mencionado que los estudiantes piden cambios constitucionales al modelo educativo pero no ahondan en el tema para no desatar la reflexión y el cuestionamiento dentro de su mismo público.

Aunado a eso, y desafortunadamente, el tema de las movilizaciones estudiantiles ha tomado un giro al momento en que la noticia se concentra en narrar el “vandalismo” y las protestas contra los cuerpos policiacos por parte de los estudiantes. Sin embargo, poco se habla sobre la represión y la violencia cometida por los cuerpos de policía, “carabineros”, que han emprendido acciones más allá de la dispersión “pacífica” de los manifestaciones con cañones de agua. A continuación les presento un video que nuevamente requiere de mucha discreción, en donde un policia montado ataca a una estudiante desarmada y que no estaba cometiendo delito o infracción alguna:

Del mismo modo, les presento una serie de imágenes sobre las movilizaciones estudiantiles y en particular de la represión policiaca hacia estos. Si desean ver la galería completa, pueden acceder a la galería de The Atlantic.

Manifestantes se enfrentan a los cuerpos policiacos en Santiago de Chile. Fuente: The Atlantic

Los manifestantes han sido reprimidos mediante el uso de cañones de agua. Fuente: The Atlantic

El vandalismo ha dejado huella en las movilizaciones, empañando los verdaderos ideales de las mismas. Fuente: The Atlantic

Más de 300 estudiantes han sido detenidos por la policía en lo que va del mes. Fuente: The Atlantic

Las movilizaciones continúan, los estudiantes han emprendido huelgas de hambre y el gobierno chileno parece que no responderá con alguna reforma que satisfaga los intereses e ideales de la comunidad estudiantil debido a su compromiso con la universidades de paga. Los ánimos se agitan cada vez más conforme la represión y la violencia emprendida por la policía encrudece. La comunidad internacional toma pocas cartas en el asunto, las sociedades del mundo conciben este movimiento como una noticia más que poco a poco se archivará y quedará olvidada, y los medios de comunicación incumplen con su función al tergiversar la información. Sólo quedan pequeños espacios de información, en su mayoría digitales por donde las voces de aquellos que merecen ser escuchados, pueden llegar a auditorios aún más grandes y de lugares un tanto remotos. En esta ocasión, no busco brindar una conclusión o un análisis para comparar con lo que vivimos en México, simplemente lo dejaré a la reflexión y conclusión personal de cada uno de ustedes lectores.

Nemo el Capitán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: