La respuesta está en la pregunta…

“Aunque no sepas que buscas, lo que buscas, ya te busca”

Alejandro Jodorowsky

Tengo dos observaciones que quiero compartir:

  •   El universo conspira día a día para que tu vida no sea como tú quisieras.
  •   Sonreíste y sentiste simpatía por mí al leer la frase anterior y eso indica que “le echas la culpa” a las circunstancias.

Conclusión: Tú eres una víctima.

“Había mucho tráfico” “No me dio tiempo” “(Ella) (El)  es/me trata/me dijo/me hizo” son TODAS justificaciones que nos colocan en el papel más cómodo y más usado por la sociedad contemporánea: La víctima.

Es algo sorprendente la medida en que nos victimizamos de “todo lo que nos pasa” cuando precisamente eso es la consecuencia de lo que creemos merecer. No debemos olvidar que –citando a Aristóteles- “Somos lo que hacemos repetidamente”.

Es bien sabido, que en México y en el mundo existen cursos y seminarios que pretenden convertir  a “la gente” en hombres y mujeres libres, ¿cómo? Precisamente con la creación y elevación del nivel de conciencia individual, tocando en sus traumas, moviendo sus fibras y provocando la exaltación del yo, es decir, tomando al miedo de frente, aventándolo por la borda y sólo dejando espacio para el amor (el amor es la ausencia de miedo; el miedo es la ausencia de amor). El proceso lleva por bandera ideológica la liberación del ser humano y la devolución de su auténtica responsabilidad de su entorno; lo que en su tiempo Jesucristo expresaría como: “Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”

No quiero adentrarme mucho en el hecho y discurso de que “debemos decir la verdad” pues esto sonaría con tendencia Kantiana y en esta empresa no persiguo tal objetivo. Lo único que pretendo al escribir es dejar en la mesa la invitación a ser un poco más honestos, pues cuando mentimos experimentamos una ilusoria y temporal sensación de confort, pero al final perdemos más de lo que ganamos (afecta nuestra seguridad, nuestra autoestima, nuestra confianza y la que los demás depositan en nosotros) cada que no cumplimos nuestra palabra de honor, nos demostramos que somos tan incapaces de ser honorables como nos convencimos cuando niños.

En fin, aclaro que estas ideas las he desarrollado gracias a un curso de este tipo y que no habré de decir el nombre…tal vez por egoísta o quizás porque no me pagarán, pero les daré mi mejor regalo, mi más auténtica y amorosa verdad, donde rescato mi mejor conclusión:

“Si miras profundamente a los ojos a cualquier ser humano, verás que es un espejo de ti, lo que te moleste o agrade, es porque en cierta medida lo posees; pues si somos profundos, veremos que ellos y tú, tú y yo no somos más que dos maneras de decir lo mismo; dos expresiones hermosas, de una cosa llamada… Humanidad.”

Por Davilowsky

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: