Cantar Oaxaca

Los tamales, el tasajo, el mezcal, las tlayudas, el queso y el quesillo oaxaqueños son productos nobles, deliciosos, puros y sin calorías siniestras. No son, ni deben ser considerados los nuevos enemigos de México. Los vendedores no pueden ser receptores de nuestra absoluta desconfianza y desprecio. No todos son extorsionadores. No todos esconden bajo la lona de la camioneta de productos un fajo de billetes, resultado de otros “cobros”. No todos van a pie a vender sus delicias a casinos clandestinos. De hecho, me cuesta muchísimo trabajo el creer que alguien comería unas tostadas o un mole negro a la mitad del Blackjack. Difícil imaginar a alguien que deshebra con las manos una bola de queso oaxaca y al mismo tiempo coloca sus apuestas en el tapete. El lujo y glamour que supuestamente deriva de esta actividad azarosa se vería interrumpido por una mancha de mole rojo oaxaqueño en la alfombra.
Para mí otro whisky, y para la señora unos chapulines con crema de maguey“.- diría algún jugador. Si para el lector resulta impensable la anterior petición, para el señor Jesús Martínez no.

Jonás Larrazabal es hermano consanguíneo de Fernando, alcalde de Monterrey, municipio que de un tiempo para acá, se ha convertido en una tierra sin ley, insegura, peligrosa, donde el ruido de las balas se ignora y el bloqueo de avenidas es sólo una anécdota en Twitter. A raíz del ataque al Casino Royale, hace ya una semana, diferentes periódicos y agencias de noticias han dedicado sus esfuerzos a identificar las aristas del opaco mundo de los casinos y las casas de apuesta en México (no es que los casinos y el juego estén permitidos…sólo que tampoco están prohibidos). Uno de los periódicos que ha generado la mayor (y mejor) cantidad de contenidos es el diario Reforma. Propiedad del grupo El Norte (empresa regiomontana por cierto), el Reforma expuso en primera instancia los videos que muestran al hermano del alcalde recibiendo dinero por parte de distintos casinos, literalmente, yendo a cobrar. Es más, los cobros tenían lugar días después de que criminales les “metieran un susto” a los dueños de los establecimientos. Por si esto no fuera poco, las cantidades eran sumas importantes, en efectivo y el derecho de piso ya es una constante en el estado del norte. ¿Coincidencia?

Se nos quiere hacer creer que sí. El arriba mencionado señor Martínez es el abogado defensor de “el Jonas Brother” y argumentó en su defensa que esos cobros en casinos eran tanto ganancias personales derivadas del juego, como pagos recibidos por concepto de la venta de productos alimenticios regionales de Oaxaca. Sr. Martínez, de verdad, ese es el último argumento que alguien habría esgrimido. ¿Qué lógica subyace a sus premisas? ¿Que los productos oaxaqueños son insignificantes, deliciosos y ampliamente populares? ¿Que nadie dudaría de la integridad de un vendedor de quesos? O en las palabras de algún poeta vernáculo: ¿vende quesos, o vende droga?

Es un insulto que la verdad sea violada de manera sistemática en México y que quienes nos la ofrecen no sientan el mínimo recato de consciencia, de sentido ético, de coherencia, de respeto propio. No es sólo que el señor Jonás Larrazabal sea un extorsionador y que existan videos que lo muestran (que es un delito grave en sí mismo), sino que su apellido lo liga inexorablemente a la administración de su hermano. La corrupción e impunidad en cualquier nivel, en el seno de quienes se dice luchan contra ella. Existe ahora una convocatoria a una manifestación el domingo en Monterrey, para exigir la renuncia no sólo de este alcalde, al cual no le queda ni un ápice de integridad, un resquicio de autoridad o respeto, sino también del gobernador de Nuevo León, que se ha empeñado en colocar responsabilidades en otros (la ludopatía, el gobierno federal, las salidas de emergencia) y jamás asumirla él. Lo anterior debería causar indignación y repudio en los mexicanos, ofendidos por el trato que nos dan nuestros políticos, por las mentiras con que nos alimentan.

Pero, por favor, que nadie deje sin trabajo al resto de vendedores de productos oaxaqueños honestos. No vale la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: