La última y nos vamos

Hace algunos días ya, la publicación periódica de Publímetro en México lanzó un concurso para encontrar las noticias del futuro. A través de la página http://futuredaily.com.mx/mx, los mexicanos podríamos aventurarnos a escribir sobre el devenir de nuestro país, del deporte, del mundo. Cualquier persona con acceso a internet y una idea en la cabeza, podría transformarse por un día, en un articulista de esta popular publicación. Los textos (que no deberían exceder las 300 palabras) pueden avocarse a la predicción del mañana, a adivinar tendencias, o de plano inventar una realidad venidera en cualquiera de los ámbitos ya descritos. Un consejo editorial de la misma publicación se encargará de seleccionar a los mejores e incluirlos junto con artículos de colaboradores profesionales, para la publicación impresa de Future Daily (El Diario del Futuro) de Publímetro el 30 de septiembre de este año.

Dado que la idea me pareció novedosa y un ejercicio periodístico sumamente democrático (y ¿por qué no? divertido), decidí colaborar con un pequeño artículo aventurero que me parece no está tan lejano de la realidad. Lo quiero publicar aquí también, a fin de que si usted encuentra que éste merece su voto, se dirija a la página http://futuredaily.com.mx/mx/2301 donde podrá expresar este gusto de manera electrónica, que a su vez también tendrá injerencia sobre la decisión de los editores:

La última y nos vamos

Don Armando Gutiérrez nunca había sido observado tan detenidamente – y por tantas personas- al momento de comer una quesadilla. Sin embargo, los restos de flor de calabaza entre sus dientes no pertenecían a una comida cualquiera. Con un sonoro “GRACIAS” y la voz entrecortada, don Armando fue el último en despedirse de la que había sido una parada obligada en sus prolongados caminos carreteros; el ex parador turístico de Tres Marías. Su adiós transcurrió en medio de las cámaras de televisión, reporteros y curiosos que se acercaron a presenciar un acontecimiento que no será visto más sobre la avenida de los Insurgentes.

Y es que cuesta trabajo creer que no hace tantos años, esta transitada avenida era de hecho una carretera que comunicaba la Ciudad de México con Cuernavaca. Así como Tlalpan antes que ella, Cuernavaca era una ciudad propia, perteneciente al estado de Morelos. Sin embargo, la creciente expansión demográfica, así como las condiciones climáticas adversas en algunos puntos de la Ciudad de México derivadas del proceso de calentamiento global, provocaron que la anexión de la Ciudad de la Eterna Primavera, fuera casi imperceptible para muchos de sus habitantes.

Sentado sobre un folclórico banco rojo de plástico, Armando Gutiérrez fue el último en detenerse en Tres Marías, que ahora será acondicionado como un moderno centro comercial, el cual no conservará el nombre autóctono que poseía el paradero con anterioridad. Don Armando, como le gusta ser llamado a este trailero incansable, pidió dos quesadillas (una de flor y otra de papa) y remató el desayuno con un mayúsculo sope de longaniza. Cuando Don Armando terminó de comer, el ambiente nostálgico se palpaba en todos lados: en las paredes con los antiguos posters del ya extinto club de fútbol “América” e ídolos de antaño como Marco Antonio Regil, pero sobre todo, en los pesos mexicanos que utilizó Armando para pagar la cuenta, una verdadera joya para cualquier centro numismático en el mundo.

Todo decía adiós a una época, a un modo de vida, a un país que cada vez come menos quesadillas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: