70 entre 7,000,000,000

Inevitable hacer referencia a lista anual de los hombres más poderosos del mundo que publica la revista norteamericana Forbes esta semana. De las 7,000,000,000 personas que, como comentábamos en la anterior entrega , conformamos el mundo, sólo 70 ostentan un poder relevante. Es una de esas listas anuales que el mundo espera con anticipación, que acapara las portadas de los diarios y que se comenta de manera acalorada en cualquier parte del orbe donde se lea. Es la lista una suerte de barómetro político global, donde lo más interesante no es ver quién está en el primer lugar, sino quién se movió, de dónde y por qué. En este sentido, encontramos respuestas a la búsqueda de un espíritu de los tiempos, y podremos llegar a explicar, con mayor o menor éxito, la razón de los cambios y su relevancia en el panorama internacional.

En sí, la lista es un ejercicio periodístico de investigación notable. La categorización no obedece simplemente a los designios o preferencias de un editor, ni al grado de simpatía que los involucrados despiertan en la gente. La lista trata de ser una exposición objetiva del poder en nuestro planeta. Y digo trata a propósito, pues ciertamente el impacto de aparecer o no en la lista tiene como siempre consecuencias políticas, intereses defendidos, intenciones que son percibidas con una lectura más detallada de la misma. La metodología seguida por Forbes es la siguiente: en primer lugar, se calcula el número de personas sobre las cuales el individuo enlistado detenta su poder. Por ejemplo, en el caso del Papa Benedicto XVI, éstos son los católicos del mundo, un número nada despreciable que lo hace situarse dentro de los primeros diez.

Forbes. Fuentes: Economía y Finanzas

Después, se observan los recursos financieros controlados por cada candidato a la lista, que pueden ser desde ganancias económicas si se trata de un líder corporativo, el PIB si es un líder de Estado o el valor neto estimado para un millonario. En tercer lugar, se busca el número de esferas de influencia que maneja el candidato. Es decir, qué tanto ejerce su poder la persona en distintos ámbitos de la actividad humana. Un ejemplo cercanísimo de esto es Carlos Slim (#23 de entre los poderosos, aunque #1 entre los millonarios del mundo) quien mantiene un control sobre la industria de las telecomunicaciones (América Móvil), los medios de información (New York Times) y la filantropía (Fundación Carlos Slim).

Finalmente, se cuantifica qué tan activamente practica su poder el candidato. Por lo anterior, los herederos millonarios, los príncipes de cartón en aquellas antiquísimas monarquías, y ex presidentes no se encuentran tan arriba en la lista. Es la combinación de estos factores la que arroja los resultados que observamos enlistados. En este sentido, no demoremos más la presentación de algunos de los nombres incluidos y dignos de un breve análisis (la lista entera se presta para un ejercicio de discusión mucho más amplio y profundo, que no compete a esta publicación dada la extensión) que aquí se realiza:

1.- Barack Obama: (sitio en la lista anterior: #2).- Aun cuando pareciera que Obama se hunde cada vez más en una inacción política catastrófica dentro de los Estados Unidos, la lista lo ubica de nuevo en el primer lugar, que le es arrebatado al presidente chino Hu Jintao (ahora en la tercera posición). Esto obedece a dos factores: por un lado, la desaceleración palpable del gigante asiático, su creciente burbuja financiera y el decreciente poder político de Jintao, quien ya alista su sucesión. Por el otro, la consideración siempre necesaria sobre el papel de los Estados Unidos en el escenario global. Dicho país sigue siendo la potencia militar más letal del mundo, y maltrecha como está, su economía no toca los niveles europeos aún. Inclusive, la percepción mundial sobre Obama sigue siendo favorable (a diferencia de dentro de las fronteras norteamericanas) y es por ello que el ocupante de la Oficina Oval recupera su puesto como el hombre más poderoso del mundo.

9, 30, 40, 58.- Mark Zuckerberg (sitio anterior # 40), Larry Page y Sergei Brin, Jeff Bezos (sitio anterior #66) y Tim Cook.- Cualquiera que esté familiarizado con el mundo de la tecnología y la informática, sabrá que en estos momentos, no existen compañías más importantes en el mundo que las que encabezan estos nombres. No sólo en el campo tecnológico: cada vez más estos hombres transforman la manera en la que una parte de la humanidad vive, re-inventan a la sociedad y lideran el camino hacia el mundo como ellos lo imaginan. Por si esto fuera poco, son además una competencia feroz el uno del otro. Facebook, Google, Amazon y Apple son en estos momentos focos de innovación incandescentes, materia de transfiguración continua en el mundo desarrollado. Si Apple (Steve Jobs no fue incluido en la lista por obvias razones, ahora Cook es el líder ejecutivo de la empresa) cambió la manera en que consumimos multimedia, Google revolucionó el mundo de las búsquedas, Amazon el mundo de las compras en línea y Facebook nuestra interacción social, nuestro yo proyectado en un perfil. La posición cada vez más prominente de estos hombres en la lista nos habla ciertamente sobre su valor  agregado dentro del entramado social hipermoderno en que habitamos. Digno de nuestra atención.

55.- Joaquín Guzmán Loera (lugar anterior: #55).- Ninguna lista estaría completa si no contuviera un elemento de controversia y en este caso, la misma se origina por la presencia del único otro mexicano en la lista. A quien conocemos por el apelativo de Chapo logró escalar algunos peldaños dentro de la lista, aprovechando quizá el debilitamiento de las instituciones mexicanas y también de la competencia que enfrenta en el mercado de las drogas ilegales. Forbes lo ubica como la persona “más buscada del mundo” después de la muerte de Osama bin Laden. La revista cita también fuentes informales que ubican a Guzmán como el criminal vivo más peligroso del mundo, superando inclusive el nivel de poder que poseía el colombiano Pablo Escobar. La inclusión de Guzmán Loera en la lista provoca enojo entre ciertos sectores de la población mexicana. No es ningún lugar honroso, eso queda claro, pero refleja un estado de cosas bastante interesante. El hecho de que Guzmán sea el único otro criminal en la lista (Dawood Ibrahim Kaskar, de Bombay es su complemento al otro lado del mundo) nos invita a reflexionar sobre el creciente poder del sinaloense y el lugar en ese mismo sentido jerárquico en que queda México con sus dos polos de participación en el listado. Lejos de denostar la inclusión del Chapo en la lista por motivos puritanos, o bien porque representa un “mal ejemplo”, hay otra razón más importante que lleva a ciertas personas a despotricar en contra de la revista, que pueden consultarse aquí.

Si repasamos los criterios que evalúa la revista y leemos el nombre de Guzmán de nuevo, hay motivos y de sobra para reconsiderar lo que sucede en nuestro país. Sin embargo, no seamos tan prontos a limitar nuestra mirada en ello: hay cosas y lugares que se están moviendo y de manera sumamente interesante en el planeta.

La lista entera de Forbes puede consultarse aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: