El Islam; bastión de la resistencia ante la globalización

“La tradición no se hereda, se conquista”

André Malraux (1901 – 1976) Novelista francés.

¿Qué es la globalización? Fenómeno tan explotado mediáticamente y utilizado por distintas personalidades desde distintas ópticas. Desde un punto de vista radical, podría afirmarse que se refiere a la erradicación y suplantación de las culturas nativas, locales o tradicionales por normas, actitudes y valores “globalmente” aceptados y ejercidos. A lo largo de la historia hemos visto  rasgos de globalización en pequeña escala a través de las conquistas europeas en América y África. En ellas, las culturas nativas eran erradicadas bajo el argumento de su presunto rito a lo “satánico” o un presunto atraso en materia cultural e intelectual. En el caso de España, por más de 300 años se impuso la cultura europea por encima de las culturas prehispánicas en México y Perú, principalmente. En un principio eran erradicadas por los mismos europeos mediante la valoración de su propia cultura como superior. Posteriormente y después de las guerras de independencia en América Latina, nosotros mismos nos encargamos de segregar a dichas culturas por nuestra propia ignorancia y apatía. Hoy en día la globalización con la cultura consumista y capitalista como bandera, se encargan de segregar y discriminar aún más a dichos grupos, siendo pocos los esfuerzos que existen para rescatar las tradiciones locales.

Mujeres de origen turco se alistan a preparan un baile tradicional en Rumania. Fuente: The Atlantic

Mujeres de origen turco se alistan a preparan un baile tradicional en Rumania. Fuente: The Atlantic

Sin embargo, un ejemplo claro se alza frente a toda esta situación y éste es el mundo árabe. Es preciso comenzar por las “controversias” que el mundo árabe suscita por los valores que éste defiende. Por ejemplo los radicales casos de países en donde las mujeres sólo pueden salir a calle con burkas; atacados por feministas alrededor del mundo bajo el argumento de le denigración de la mujer. O bien, la ley sharía (o ley musulmana); característica por ser de un fuerte carácter religioso y que en numerosas ocasiones ha sido la columna vertebral de las estructuras jurídicas de los países árabes. A pesar de estas controversias, las tradiciones árabes se han mantenido en gran medida a lo largo de los años, tal vez debido a su hermetismo cultural o su histórica separación del mundo Occidental desde tiempos ancestrales.

Mujeres en el primer día de rezos en Somalia. Fuente: The Atlantic

El Islam está basado en 5 preceptos o pilares fundamentales que son obligatorios para todos los musulmanes, estos son:

  • La profesión de fe.

En este precepto se concentra lo esencial de la doctrina islámica en donde Aláh es contemplada como la única divinidad y Mahoma su mensajero más importante con la frase «No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta». Esta afirmación acompaña a los musulmanes durante toda su vida, se susurra al oído de los recién nacidos y a los moribundos se les ayuda a pronunciarla. El dedo índice apunta al cielo como gesto para acompañar la frase. Su pronunciación ante testigos, tras una ablución, constituye todo el ritual necesario para convertirse al islam.

  • La Oración

Cada musulmán debe rezar cinco veces al día en dirección a La Meca, con previa ablución de lavado de cara, manos, cabeza y pies.

El Taj Mahal en India con cientos de musulmanes rezando en dirección a La Meca. Fuente: The Atlantic

Muchas mezquitas cuentan con una fuente en su interior para la ablución de los creyentes previo a sus oraciones. Fuente: The Atlantic

  • La Limosna

Los musulmanes deben de dar, cada año, una limosna a las personas más pobres de su comunidad, empezando por familiares y vecinos. Dicha limosna puede hacerse en dinero o en especie, siendo ésta en ganado, mercancías, minerales extraídos, frutos o cereales. El argumento del Islam para la limosna es limitar la acumulación de riquezas a la par que se “purifica el alma de la avaricia y la codicia”, se ayuda a los pobres y necesitados y se crea un espíritu de comunidad.

  • El ayuno

El ayuno o sawm del mes del ramadán es un periodo estricto para todo musulmán que pueda realizarlo. Se efectúa durante todos los días del noveno mes del calendario musulmán desde la salida hasta la puesta de sol. Un efecto de dicho ayuno es el aumento en la vida nocturna de los musulmanes, siendo éste el único momento donde tienen permitido comer y para ello suelen juntarse en familias para compartir la ruptura del ayuno.

  • La peregrinación a La Meca

El musulmán debe peregrinar al menos una vez en la vida a la Ciudad de La Meca, siempre y cuando tenga los medios económicos y las condiciones de salud necesarias. Se realiza durante el duodécimo mes del calendario musulmán.

Imagen área de La Meca y la Torre del Reloj. Fuente: The Atlantic

Miles de tiendas de campaña reciben a los musulmanes en la ciudad de Mina, cerca de La Meca. Fuente: The Atlantic

En el primer día el peregrino debe dar siete vueltas alrededor de la Kaaba y besar la Piedra Negra (besada por Mahoma en tiempos antiguos).

La Kaaba en La Meca. Fuente: The Atlantic

En el segundo día se acude al monte Arafat y allí se realizan oraciones del mediodía hasta la tarde, permaneciendo allí hasta la puesta de sol (conmemorando el momento cuando Mahoma pronunció su discurso de despedida).

Cientos de musulmanes rezan en el Monte Arafat. Fuente: The Atlantic

En el tercer día, el peregrino recorre la distancia entre una ciudad llamada Mina y el lugar donde según la tradición Abraham sacrificó a su hijo Ismael. En el camino hay tres pilares que simbolizan los tres puntos del recorrido donde el demonio intento disuadir a Abraham, los peregrinos lapidan dichos pilares.

Miles de musulmanes simbólicamente lapidan a "Satán" en el último día de peregrinación. Fuente: The Atlantic

Miles de musulmanes simbólicamente lapidan a “Satán” en el último día de peregrinación. Fuente: The Atlantic

De vuelta a La Meca se repiten las circunvalaciones del primer día y se da una última vuelta al lugar; la de la despedida. La tradición marca que después de ese hecho los hombres se rapan la cabeza y las mujeres deben cortarse el cabello.

Vista nocturna de La Meca en Arabia Saudita. Fuente: The Atlantic

Es posible notar como el mundo árabe resiste el embate de la globalización capitalista, sin embargo distintos expertos consideran esto no tanto como un protección de sus costumbres, sino de un aislamiento social, cultural y en muchas ocasiones político (recordemos que hasta hace poco, las dictaduras imperaban en el mundo árabe). ¿Hasta qué punto se considera protección y posteriormente aislamiento? ¿Qué autoridad tiene el reconocimiento para hacer tal afirmación? A mí parecer el respeto y la tolerancia hacia las distintas culturas, por muy distintas o “radicales” que puedan parecernos, son la clave para la multi-culturalidad global que debemos preservar a toda costa. Tenemos una dura lucha, ¿qué hacemos nosotros por preservar a nuestros pueblos? ¿Cuándo decidiremos comenzar a hacer algo?

Fuente: The Atlantic

Nemo el Capitán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: