Clásico “religioso”

Política, religión y futbol son temas que se dice, resultan complicados de tocar, pues una discusión al respecto difícilmente podrá evitarse. Los temas pueden parecer diametralmente separados; sin embargo, hay un ejemplo donde pueden ser fusionados.

3 puntos son los que se le dan al equipo que resulta victorioso en un partido de balompié, pero hay encuentros que por diversas circunstancias valen más que sólo la tripleta de unidades: los llamados “clásicos”.

Polémicas arbitrales, dolorosas derrotas de antaño, jugadores que pasan de un club a otro como si nada, se convierten en algunas de las razones para dar a luz a un “clásico”. No obstante en Escocia, se generó un clásico de futbol a partir de tintes religiosos.

Celtic y Rangers, ambos equipos de la ciudad de Glasgow, protagonizan el partido más esperado temporada tras temporada.

La historia de los primeros se remite al 6 de noviembre de 1888, cuando Andrew Kerins, cuyo nombre religioso era “Hermano Walfrid”, junto a un marista irlandés, decidieron formar el The Celtic Football and Athletic Company Ltd (a partir de 1996 solamente se le llama The Celtic Football Club) a partir de inmigrantes irlandeses, a quienes tras la Gran Hambruna Irlandesa, daban la oportunidad de unirse al club y claro, como buena acción católica.

“Un club protestante para gente protestante”, señala uno de los lemas más populares del Rangers, institución que comenzó actividades en 1873 y que, luego de la Primera Guerra Mundial, decidieron limitar la incorporación de jugadores protestantes al equipo, sin importar el estatus social.

La lucha de instituciones, como dije al principio, también puede ser matizada desde el factor político, éste se traduce en Republicanos contra Lealistas (opositores a la unificación de la isla de Irlanda en un solo Estado); empero, hoy ahondaremos la ligadura “futboligiosa”.

El enfrentamiento resulta polémico, y en años recientes se desató un hecho que hizo renacer el debate entre católicos y protestantes.

Una edición más se celebró el 28 de abril de 2008, los “Greens” se impusieron 3-2 a los “Teddy Bears”, cuya afición no paró de sentenciar cánticos contra el catolicismo, por lo cual el portero polaco del Celtic, Artur Boruc, se quitó la playera de juego para mostrar un camiseta con la imagen del entonces Papa, Juan Pablo II, con la leyenda “God Bless the Pope”  (Dios bendiga al Papa).

Con el nombre de “Old Firm” ha sido bautizado el duelo que reúne a los bandos más ganadores de la Premier Escocesa, pues entre los dos han ganado 63 ocasiones la Copa de Escocia y 93 Premier League Escocesa. Hasta la fecha se han encontrado 375 veces: 149 ganadas por Rangers, 134 para Celtic y 92 empates.

Es importante aclarar que la relación Celtic-Catolicismo y Rangers-Protestantismo, únicamente se trata de tradición, pues hoy en día, la población no se muestra precisamente polarizada al mirar aficionados de un equipo, con ideales religiosos “contrarios a los del ese club”.

Sin duda, sea uno creyente o no, sea seguidor del futbol o no, el tema resulta curioso, pues son ideas que ahora vemos, tienen un punto convergente.

Por último les comparto un video de uno de los tantos enfrentamientos entre estas escuadras. ¿Cómo seleccionar una grabación entre cientos?, simple: para hacerlo “democrático”, solamente escribí “celtic rangers 2011” en Youtube, y el primero en aparecer, por fortuna, resultó un buen empate a 2, donde es suficiente escuchar el grito de “gol” tan intenso de ambas aficiones, para imaginar la pasión que se vive en Escocia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: