El DVD culpable

Las instancias de justicia en México vuelven a estar en el ojo del huracán. Muchos recordamos aquel documental que sacudiera a más de un ministerio público y la consciencia de miles. Nos referimos a Presunto Culpable, la película de Layda Negrete y Roberto Hernández, quienes dejaron a un lado los libros y la academia para exponer de manera inteligente, sagaz y oportuna un problema muy real dentro de la impartición de justicia en México. Exhibieron su película primero en Estados Unidos, en televisión abierta y por ello no pudieron hacerse acreedores a una nominación a los óscares. Pero hace no mucho, ganaron en la categoría documental un Emmy, es decir la contraparte de éstos pero en televisión. Su éxito fue rotundo. Hernández y compañía no sólo recorrieron varias ciudades y festivales de México y el mundo (hasta cantó en el Vive Latino pasado su protagonista, José Antonio Zúñiga, “Toño”) sino también la gente acudió de manera importante al cine a ver un documental mexicano. Sin duda un suceso atípico y digno de tomarse en cuenta.

Según datos recientemente publicados de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica y del Videograma, Presunto Culpable, fue la tercera película más exitosa del año que se va en los cines. Únicamente detrás de la popularidad de Don Gato y su Pandilla, y de la ocurrencia de Salvando al Soldado Pérez, Presunto… fue visto por un millón 700 mil personas, lo que la convierte en una película sumamente exitosa y que logró no sólo la remoción del cargo del nefasto juez que aparecía en pantalla, sino el inicio de un debate nacional acerca de reformas legislativas que permitieran un acceso expedito y racional a la justicia en México. Sin embargo, en el camino han encontrado invariablemente oposición, descalificaciones e, irónicamente, injusticias.

Desde antes que se exhibiera en México, había quienes abogaban por que la cinta jamás llegara a las pantallas nacionales. Acusaron de todo a los realizadores, inclusive de haber editado la película: acusación torpe si se toma en cuenta que en todo el mundo, las películas precisamente se editan, o si no, ¿cómo llegar a mostrar un proceso judicial de dos años en dos horas? El caso es que incluso cuando su exhibición en cines era nacional, un juez federal prohibió la misma y Presunto Culpable salió de cartelera por unos días. Alegando que se violaban ciertas garantías de un personaje central del filme, la defensa de este muchacho (aquel que acusó a Zúñiga de haber cometido el crimen) se empeñó en hacer todo lo posible porque P.C. no llegara a más personas. Sin embargo, la apelación de Hernández y Negrete fue efectiva y lograron ir más allá al presentar P.C. a nivel nacional en televisión abierta.

El juicio de Zúñiga estuvo plagado de irregularidades

Con el correr de los meses, se empezó a comercializar el DVD de la película, que incluía ciertos comentarios y contenidos extras: más horas de filmación, algunos detalles sobre el proceso, etc. Parecía que la batalla del largometraje por ser visto llegaba a su fin. Sin embargo esta semana sufrieron un nuevo revés. Otro juez federal, abogando por el mismo muchacho ha prohibido la comercialización del DVD del documental. Víctor Daniel Reyes Bravo es quien dice no haber concedido jamás el uso de su imagen para comercializarse. Esto ha sido desmentido en incontables ocasiones por los realizadores de P.C., pues aseguran que en todo momento se informó, tanto a las autoridades como a los que aparecen en el filme, de qué iba tanta cámara en un proceso “común” como el de Zúñiga.

Con esta decisión, Distrimax, empresa que distribuye la película, alega que deberán retirar del mercado alrededor de 30 mil copias, lo que supone para ellos una pérdida de un millón y medio de pesos. Pero la verdadera pérdida no podemos contabilizarla en pesos y centavos. Lo que pierde el país con esta decisión es enorme comparado con el millón de pesos antes mencionado. Es claro que no se trata de defender al agraviado únicamente: existen otros intereses (pregúntenle a un juez de ministerio público, a ver qué dice) que buscan a toda costa mantener el status quo y relegar a Presunto Culpable al anaquel de las curiosidades fílmicas. Pierde el país también en materia de libertad de expresión, pues no hay otro nombre para lo que ha sufrido esta película mas que censura.

Y podríamos llegar también a perder la esperanza, poco a poco, muchos quienes vimos esta película y pensamos que con ejercicios así se puede transformar a una sociedad, sacudir consciencias y crear un cambio. Pero no. De hecho, sólo dan más ganas de seguir luchando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: