“Te juro que yo no discrimino”

“Las guerras seguirán existiendo mientras el color de la piel sea más importante que el color de los ojos”.

Bob Marley (1945 – 1981)  Músico jamaicano

Cultura, discriminación y segregación. Parece que son conceptos colocados en una oración sin relación aparente entre ellos, sin embargo, en ocasiones, es sencillo comprender la implicación que tienen las tres palabras en una misma oración. Se puede comprender, en un sentido lineal, que una es subsecuente o consecuencia de la anterior, comprendiendo que la cultura puede generar discriminación hacia una minoría en específico, la cual a la larga sufrirá de una segregación a menos que el “proceso” se vea interrumpido.

Es preciso evitar entender la discriminación como un fenómeno de siglos pasados o de un concepto que desencadena una problemática en los libros de historia. Es cierto, la discriminación y segregación de distintos grupos han desencadenado grandes giros en la historia humana como por ejemplo el movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos, encabezado por el Martin Luther King en los años 60. Del mismo modo, es igual de renombrado la lucha pacífica emprendida por Nelson Mandela por terminar con el régimen de apartheid en Sudáfrica y comenzar una nueva época en la historia de dicho país en los 90. Y no mucho menos importante, la lucha también pacífica de Gandhi por terminar con los abusos y la dominación del Imperio Británico sobre la India en los años 40.

Fuente: The All Are Equal

Sin embargo, aquellos ideales por los cuales estas personas lucharon, fueron “cumplidos” con el “éxito” de sus misiones y de este modo, olvidados en parte. ¿Por qué escribo las palabras anteriores entre comillas, cuestionando su veracidad? Debido a que a pesar de que existieron verdaderos cambios a nivel institucional o gubernamental que sí cambiaron a la sociedad de aquellos tiempos, no existió un cambio real en la forma de pensar y en los arquetipos de la sociedad. En ningún momento pretendo demeritar la gran acción emprendida por estos hombres, por el contrario, busco enaltecer sus acciones y sus ideales pero pretendo establecer y emitir mi opinión acerca de por qué se siguen presentando fenómenos relacionados con la discriminación.

Existen, en toda sociedad, producto de la cultura, diversos valores protegidos e incentivados por ésta y a su vez existe un modelo de “ciudadano” u “hombre perfecto” al cual la mayoría de la gente debería de aspirar porque éste es socialmente aceptado y reconocido. Existen, a su vez, diversas estructuras que promueven las ideas culturales, ya sean sus tradiciones o en tiempos más modernos, los medios de comunicación. Los medios de comunicación sirven como una estructura utilizada por la cultura (apoyada por el Estado) para difundir qué es lo correcto en una sociedad y qué no lo es. Los medios fungen, entonces, como una estructura educativa que llega a más hogares que las enseñanzas de los maestros y en definitiva, mucho más fácil de controlar y manejar al gusto. Dichos medios de comunicación emiten estereotipos o arquetipos de conductas, acciones y personajes  que a la larga determinan la mentalidad y el pensar de la gran mayoría de una sociedad. Por ejemplo, existe la popular creencia de que las personas tatuadas son aquellas que han estado en prisión o son delincuentes, sin embargo qué pasaría si se presentara la siguiente situación:

¿Si tu vida dependiera de esta persona, te importaría que estuviera tatuada?Fuente: Matasanos

El aprendizaje de dichos estereotipos y de los arquetipos de una sociedad se refuerza por la educación en casa y en la escuela en donde se suelen repetir aquellas ideas y terminan por definir el pensamiento del infante. México no es la excepción en estos casos y es preciso que admitamos, como mexicanos, que sí vivimos en una sociedad que aún discrimina. Aún se discrimina por razones económicas, por origen humilde, por tener raíces o ser indígena e incluso por preferencia sexual. Sin embargo, en México no sólo se perciben ejemplos de estereotipos en las telenovelas, en donde la trabajadora doméstica proviene de un lejano pueblo ubicado en otro estado y es de tez morena o los jóvenes que habitan en una vecindad son pandilleros, drogadictos y ladrones. También existe una fuerte carga de discriminación y racismo en nuestro lenguaje cotidiano en donde al parecer decir las palabras “indio” o “naco” nos hacen mejores que los otros e imponemos una barrera inmediata en donde el otro no es igual que nosotros, a pesar de que esto, en mi opinión, es una verdadera estupidez y cualquier persona que utilice tales palabras en su vocabulario debería sentirse avergonzada pues refleja su pobre educación.

Con motivo de crear conciencia entre la sociedad mexicana, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación ha emprendido una campaña bajo el nombre de “Por una sociedad libre de racismo” en donde en este mes de diciembre y el próximo enero del 2012 se presentarán distintos vídeos donde se muestre la realidad del mexicano ante situaciones de discriminación. El video más polémico hasta el día de hoy ha sido el llamado “Viral Racismo en México” en donde se realizó un trabajo de investigación con niños y niñas mexicanos/as replicando el experimento con niños/as y muñecos diseñado por Kenneth y Mammie Clark en los años treinta en EUA con el fin de conocer, de fondo, el problema de la discriminación. Los resultados no dejan de ser sorprendentes y a su vez inquietantes.

Aunque pueda resultar por partes gracioso o divertido, en realidad presenta una situación con un trasfondo que debería de ocuparnos en combatir esta situación que ha imperado en México durante muchos años. ¿Qué estamos haciendo como sociedad para detener este tipo de mentalidad? ¿Somos realmente congruentes al decir que no discriminamos? El contestar estas preguntas puede fungir como un interesante proceso de reflexión que a la larga podría crear un poco más de conciencia de nuestras acciones en nuestro alrededor, así pues,  bien vale tomarse un tiempo para pensarlo.

Nemo el Capitán.

Anuncios

Comments

  1. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: