El atleta que venció a Hitler

“Yo amo a aquel que desea lo imposible”

Goethe (1749  –  1832) Poeta y dramaturgo alemán

Bien dicen las lenguas que los hombres y mujeres que pasan a la historia son aquellos que logran lo “imposible”, aquellas que miran a los ojos a su destino, sus deseos y ambiciones y a través de su determinación y su coraje consiguen lo inimaginable. “Es de mentes mediocres pensar en imposibles” nos dicen para motivarnos a cumplir nuestros sueños, “jamás lo lograrás” nos dicen para detenernos en la persecución de los mismos. Los libros de historia están repletos de nombres de múltiples personajes y detalles de sus hazañas que los han enmarcado en lo más profundo de la recopilación de la existencia humana, sin embargo existe uno que quiero resaltar en particular en esta ocasión.

Aunado a los factores personales, familiares o sociales que se deben superar para alcanzar el éxito, el caso que presentaré implica también superar una ideología nacional que más tarde desembocaría en uno de los conflictos más grandes a nivel mundial. La historia relata la hazaña de Jesse Owens, atleta profesional de los Estados Unidos.

Fuente: Wikimedia Commons

Jesse Owens nació en 1913 en los Estados Unidos, de origen afroamericano. Su vida “no tuvo hechos sobresalientes” hasta los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 en donde consiguió la fama internacional al conseguir cuatro medallas de oro: 1) 100 metros planos, 2) 200 meros planos, 3) salto de longitud y 4) carrera de relevos 4 x 100 metros. Tal vez hoy en día no parezca la gran hazaña comparado con los records actuales en los Juegos Olímpicos, sin embargo en el verano del ’36, Owens fue el atleta más exitoso. Aunado a esto, despedazo los mitos racistas que el régimen nazi pretendía alzar en aquellas épocas con la exaltación y la búsqueda de la pureza de la raza aria por encima de todas las demás. El régimen nazi, con Hitler a la cabeza había organizado una fuerte campaña de propaganda y estudios científicos que la avalaran en donde se buscaran pruebas científicas y fisiológicas que demostraran que las características del pueblo alemán pertenecían a una raza mucho más evolucionada (y por ende superior) que las demás. En años posteriores, esta ideología nacional llevaría a la muerte de más de 6 millones de judíos, gitanos, homosexuales y discapacitados como parte de la “Solución Final” del nazismo para erradicar a las minorías.

Hoy en día, todas las potencias del mundo rechazan y condenan los actos perpetrados durante el régimen nazi, sin embargo cínicamente permitieron que se desarrollasen durante años y que incluso miraban apáticos la detención y posterior muerte sistemática de millones de personas. No obstante, la comunidad internacional permitió que los Juegos Olímpicos de 1936 se llevaran acabo en Berlin, ocasión que Hitler aprovecharía para demostrar al mundo la nueva Alemania nazi, como un poder económico, deportivo y cultural, renacido de las cenizas y las trincheras de la Primera Guerra Mundial. Esto a la par de que demostraría en una competencia internacional la superioridad atlética de los alemanes y humillar a los atletas de origen africano.

Fuente: Funnytogo

Fuente: WIkimedia Commons

Fuente: La Segunda Guerra Mundial

Sucedió que Hitler únicamente aplaudía las victorias de Alemania y se negaba a otorgarle la mano a cualquier atleta afroamericano. El comité Olímpico instó a Hitler a aplaudir a todos los medallistas o a ninguno, opción que decidió tomar en el resto de las entregas de medallas. En su autobiografía, Owens relata como Hitler lo saludo a pesar de todo:

“Cuando pasé, el Canciller se levantó, me saludó con la mano y yo le devolví la señal. Pienso que los reporteros tuvieron mal gusto al criticar al hombre del momento en Alemania.”

Video de la competencia de 100 metros planos varonil.

Durante su estancia en Alemania, se le permitió a Owens viajar y hospedarse en los mismos hoteles que los blancos, lo cual no dejaba de ser una ironía pues esto estaba prohibido en los Estados Unidos dada la escasez de igualdad de derechos. Después de un tiempo de fama, aclamos de más de 110,000 personas en el Estadio Olímpico de Berlín y autógrafos en las calles alemanas, Owens vuelva a su trabajo de botones en el hotel Waldorf-Astoria.

“Cuando volví a mi país natal, después de todas las historias sobre Hitler, no pude viajar en la parte delantera del autobús. Volví a la parte de atrás. No podía vivir donde quería. No fui invitado a estrechar la mano de Hitler, pero tampoco fui invitado a la Casa Blanca a dar la mano al Presidente”. 

Esta declaración se hizo después de que el entonces presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt se rehusó a recibir a Owens en la Casa Blanca pues se encontraba en campaña de re-elección y temía las reacciones de los estados del Sur en caso de rendirle honores a un afroamericano como Owens.

Es cierto, Owens pasó a la historia como el hombre que supero sus paradigmas personales y los de su propia nación, aunado a esto logró superar los de una ideología que en la ignorancia tomó fuerza años después, sin embargo en su propio país se le mantuvo en la sombra. Hoy es vanagloriado y recordado como el hombre que desmintió el mito y puso en alto la bandera de barras y estrellas pero cuando regresó a su país se vio envuelto en una realidad en donde la segregación era asunto de todos los días. Por el contrario, el régimen que tanto criticaban en esa época, aunque seguramente presionados por el comité Olímpico, le brindo una situación de mayor igualdad.

Sin duda un ejemplo más de la incongruencia de las grandes potencias, la falsedad de los discursos y las palabras huecas de los mismos. Por otro lado, la determinación y la perseverancia de un hombre cuyos intereses no iban más allá de traer una medalla de oro a su país. ¿Imposible? Me recuerda a una palabra que solía conocer…

Nemo el Capitán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: