Ciencia y Arte ¿Por qué no?

Hace algún tiempo, compartí con ustedes una serie de artículos acerca de la formación de la estrellas, y una de las razones por las que lo hice fue que a pesar de ser una estudiante en la Facultad de Filosofía y Letras, siempre he tenido una fascinación por algunos temas científicos, simples y variados como la astronomía, espectroscopía, mecánica cuántica, la neurofisiología, bioquímica, etc. Y es que siempre he pensado que es tan importante conocer las artes como las ciencias, que ambas son hermosas y que todo el mundo debería de encontrar el balance entre las dos; claro que en la mayoría de los casos tenemos predilección por una, no por eso deberíamos cerrarnos a conocer más sobre la otra.

El día de ayer un amigo (que estudia física) me enseñó un video que me encantó, ya que de manera atractiva y simple, explicaban los principios de la mecánica cuántica, lo que me hizo reflexionar en lo importante que es la divulgación científica, ya que muchos padecen del síndrome de Frankenstein, miedo a lo diferente, a lo “nuevo”. Entonces, decidí compartir mi opinión acerca del tema con ustedes, ya que como podrán darse cuenta, casi no hay contenido científico en esta revista, ya que somos más bien de perfil humanístico/ artístico, sin embargo estamos abiertos a discutir de cualquier tema, porque El Cafetín de las 5 es el lugar “donde todo y nada entran”, y siguiendo con esta ideología, me tomaré la libertad de seguir compartiendo en esta su sección, temas de índole científica, porque creo que es importante nunca dejar de ser curiosos.

Sin importar la edad, si hay algo que les gustaría saber, no tengan miedo a  preguntar o a investigar, que no les de flojera; en palabras de un escritor de Xatakaciencia.com:

“…no necesitamos saber cómo se hace el pan para comérnoslo. Lo bonito de la ciencia está en que nos marca el camino al pensamiento; a no dejarnos llevar por nuestras ideas preconcebidas más queridas; a poner a prueba hasta el mínimo detalle; a ser críticos, a dudar. La duda metódica es la base de una mente lúdica. No valen las ideologías, ni las supersticiones; solo las ideas segregadas por el cerebro. Únicamente existe un legislador último y definitivo: la realidad”.

Enlazar un conjunto de pensamientos de forma lógica es una tarea difícil, es mucho más apetecible ser borrego, seguir a un líder, no pensar, porque a veces pensar aburre y cansa, no nos engañemos. Sin embargo, no hay que olvidar que ser un borrego no nos lleva a ningún lado, no nos deja nada. Hay que abrir los ojos y “parar bien las orejas”, siempre en pos del conocimiento, porque las ciencias nos ayudan a entender como funciona desde lo más pequeño hasta lo más grande del universo. La satisfacción, que al menos yo siento después de entender algo “científico”, es igualmente satisfactorio a lo que es entender algo “artístico”; no por ser diferentes, son excluyentes. Vean por ejemplo a Leonardo Da Vinci, siempre curioso, inventando mil cosas, innovando; y no por el hecho de ser un buen ingeniero se negaba a aprender sobre la pintura, de hecho, a lo largo de la historia existen algunos científicos que se dedicaron a las artes, a continuación unos cuantos ejemplos:

  • Richard Feynman, premio nobel de física, también se dedicaba a la pintura, incluso llego a tener exposiciones en California en 1960.
  • Ludwig Ritter von Köchel es todo un ícono de la música clásica, pero este alemán nacido en 1800 fue también una autoridad mundial en botánica y geología europeas, realizó una colección geológica considerable durante sus viajes y dejó distintas plantas con su nombre.
  • Isaac Asimov, Fred Hoyle y Arthur C. Clarke, científicos profesionales que también son escritores profesionales de ciencia ficción. Asimov es químico y Hoyle es físico, mientras que Clarke fue en gran medida responsable del concepto original de los satélites de comunicación.
  • El Premio Nobel ruso de literatura Alexander Solzhenitsyn era también científico profesional: tras obtener su licenciatura en matemáticas en la Universidad de Rostov, explicó física y química durante años antes de pasarse a la literatura.
  • Primo Levi, el novelista italiano, también era químico.

Y la lista sigue, pero para concluir con los científicos interesados en el arte, una anécdota del biólogo Robin Dunbar:

“No hace mucho participé en un pequeño congreso sobre biología que tuvo lugar en Madrid. Por casualidad, supe que más de la mitad de los asistentes dedicaron algo de su tiempo a visitar el famoso Museo del Prado y el Museo de Arte Moderno Reina Sofía, o asistieron a conciertos durante los cuatro días que duró la reunión. Me gustaría saber cuántos asistentes a un congreso comparable en humanidades se habrían tomado la molestia de visitar el Museo de la Ciencia de Madrid o su zoo.

…(Pero) si no haber oído nunca una cantata de Bach, o visto las pinturas que hacen en las rocas los aborígenes australianos, es una asombrosa laguna cultural en la vida de uno, también lo es no estar interesado en saber cómo se forman las estrellas o en cómo los genes producen cuerpos, que es el mayor de todos los milagros de los que la vida misma tan precariamente depende”.

Lo que sin duda nos deja pensando ¿es el profesional medio en humanidades tan culto científicamente, como lo es culturalmente el científico medio? No se dejen espantar por unas cuantas fórmulas o términos, la ciencia será un poco difícil, pero no aburrida, estoy casi segura que todos tienen algún tema del cuál les gustaría saber más, y que las ciencias pueden explicar magníficamente. Acérquense más a sus conocidos “científicos”, pregunten, investiguen, lean.

Como recomendación personal les dejo el link de dos paginas dedicadas a la divulgación científica:

Además del libro: “El miedo a la ciencia” de Rubin Dunbar. Alianza Editorial,331 págs.ISBN-10: 8420639680

La palabra mágica que aprendí al hacer este post es POLÍMATA, y creo que todos deberíamos aprender a ser así.

Polímata: de raíz griega y quiere decir: que conoce, comprende o sabe mucho. Es un individuo que destaca en diversas ramas del saber. El término se refiere a personas cuyos conocimientos no están restringidos a un área concreta, sino que dominan diferentes disciplinas, generalmente las artes y las ciencias. Algunos ejemplos de polímatas famosos: Aristóteles, Leonardo da Vinci, Nicolás Copérnico, René Descartes, Isaac Newton, Gottfried Leibniz, Benjamin Franklin, Immanuel Kant, Thomas Jefferson, Johann Wolfgang von Goethe, Alexander von Humboldt, John von Neumann…

“Hombre de Vitruvio” Leonardo Da Vinci

“La mayoría de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y, por regla general pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos.” Albert Einstein

Anuncios

Comments

  1. magygy says:

    Hola.
    Antes que todo, felicidades por esta entrada, me gustó mucho. Segundo y como principal comentario, quiero mencionar, que hay una disciplina que conjuga a la perfección Ciencia-humanidades, se trata de la Restauración. Esta disciplina, para mi es fascinante y más me vale, ya que es lo que estudio. La restauración, consiste en recuperar la funcionalidad y la imagen de objetos culturales, ya sean obras de arte u objetos que no entran en el concepto de “arte”, pero que si son elaborados por el hombre y tienen una significación antropológica. Para esto, el restaurador, debe ser un científico, debe ser capaz de investigar sobre los materiales del objeto a profundidad, hacer análisis químicos, petrográficos, físicos, etc, según las necesidades que existan, a su vez, se debe hacer una investigación histórica, artística y antropológica, para comprender a profundidad el objeto a restaurar.
    Creo que si hay alguien, que se puede llamar “polímata” ese sería un restaurador, pues bien te puede explicar algo de química, como puede labrar piedra, puede pintar al óleo o hacer una investigación antropológica a partir de un objeto.
    En fin, me encantó tu entrada, precisamente por el tema, por que de verdad el arte y la ciencia tienen mucho más que ver entre ellas, de lo que solemos imaginar y creo que la misma ciencia, a pesar las divisiones comunes, es la más humana de las disciplinas, pues satisface la necesidad de conocimiento del ser humano.
    Saludos y nuevamente, felicidades.

    • Muchas gracias por tu comentario, y felicidades a ti que estás estudiando una carrera con tan variada selección de materias,(yo de vez en cuando extraño estar estudiando química, biología, etc.) esperamos que sigas disfrutando de las entradas en el cafetín, y si tienes alguna sugerencia de algún tema del que te gustaria leer, porfavor háznoslo saber.

      Saludos y nuevamente gracias por leernos!

  2. Heroelago says:

    Jaja tenias razón, ¡me encanto tu entrada!

    No se porque, pero me recordaste un libro que estoy leyendo sobre Feynman, donde te cuentan que cualquier cosa que le interesaba o empezaba a investigarla y gastar muchas horas en eso

    Por ejemplo, tu puedes intentar estimar un minuto contando del 1 al 60. Feynman hizo eso y notó que lo hacía en 49 segundos reales (y lo tomo como su minuto estándar, cada vez que lo hacía de nuevo volvía a obtener más o menos 49 segundos).
    Luego quiso saber de que dependía, por ejemplo, contar cuando estuviera cansado, o haciendo ejercicio, así que se ponía a subir y bajar escaleras en la universidad para cansarse mientras contaba (sí, todo mundo pensaba que estaba loco) o mientras leía… pero siempre obtenía el mismo tiempo, solo fallaba cuando hablaba, y dedujo que era así porque el contaba “hablando” mentalmente, pero su amigo, que contaba “viendo” una película lo hacía bien.
    En fin, concluyó que se debía al sentido que usabas contar, si contaba usando el tacto mientras hablaba lo hacía bien.

    Jajaja bueno, excelente entrada!!

    • Que bueno que te gustó, y gracias por incitarme a conocer más sobre el punto de vista científico, espero que yo esté haciendo lo mismo con lo artístico 🙂 Creo que también estaría bien recomendar en el cafetín los videos de “Fabric of the cosmos”

Trackbacks

  1. […] que en lo personal me gusta de este autor polímata, es lo bien que mezcla las matemáticas con la literatura, y aunque la mayoría de las personas […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: