Punto de reunión, el kiosco

“Cuando era más joven podía recordar todo, hubiera sucedido o no” (Mark Twain).

Mucho se ha hablado de la poca participación de los jóvenes, lo lejos que se encuentran de su comunidad. Existen diversas explicaciones y señalamientos sobre culpas en esta situación, sin embargo todas coinciden en que poco a poco la juventud se ha vuelto decadente. Los jóvenes, llenos de energía, con sueños, esperanzas, metas y sobre todo muchas ideas, como se supondría, parecen estar dormidos. No existe posibilidad alguna de negar dichas aseveraciones y mucho menos en un país como México, con aproximadamente 7 millones de jóvenes que no estudian, ni trabajan. Contrario a la cita de Mark Twain que aparece en el inicio, pareciera que nuestra juventud ha olvidado.

Como joven es complicado escribir estas palabras, sólo imaginar que existen semejantes a mí que no comparten ese sentimiento, imposible de describir, es más bien, soñado. El caso mexicano creo es algo peculiar, es como si lo viéramos desde una vitrina. Conozco personajes increíbles que comparten mi sentimiento, algunos de ellos por ejemplo los pueden leer aquí, en la universidad ciertamente también los encuentro en clases, otros de ellos son personajes aislados en el mundo que me rodea, pero hasta ahí, más allá solamente en las noticias, en escenarios muy lejanos. Afortunadamente encontré un excelente ejemplo que muestra lo que los jóvenes pueden llegar a lograr, eso sí, si se juntan y se lo proponen.

Calles de Comitán de Domínguez; Foto: Alberto Vega

A unos cuantos kilómetros de la frontera entre México y Guatemala se encuentra Comitán de Domínguez, un municipio de no más de 200 mil habitantes. Su nombre significa “lugar de alfareros” en náhuatl, y es la capital cultural del estado de Chiapas, México. En el centro de Comitán hay un parque, alrededor de él se encuentran la catedral, el palacio municipal y muchos negocios, también, una gran cantidad de indígenas y otros comerciantes venden productos típicos de la región.

Al caer la noche, el kiosco que se encuentra en el parque se ilumina y se llena de jóvenes. Intrigado por lo que sucedía subí al kiosco y para mi sorpresa encontré a unos muchachos literalmente de cabeza bailando. Únicamente con un viejo estéreo y un celular, logran reproducir ritmos como “electro”, “techno”, “hip-hop” y música de los 80´s, con los que practican el break dance. Entre bromas y aplausos de los visitantes, se reúnen cerca de 20 muchachos que integran Una Forma de Expresión (U.F.E.).

En UFE, además de break dance, se desarrollan formas de expresión como grafiti, baile techno, beat box y rap, y han llegado a presentarse en otras ciudades y estados de México. Existe gran diversidad en el grupo pues hay tanto hombres como mujeres de todas la edades, eso sí, siempre procurando guiar a los más pequeños. Los mayores del grupo buscan servir como apoyo para los más chicos, tanto en la práctica de las actividades, como en otros aspectos como las drogas. El sitio que normalmente se elige para las reuniones es el kiosco del centro de Comitán, pues es un auténtico punto de reunión, lo más cómodo para que todos bajen de sus distintos barrios, además de que el piso liso del lugar permite la práctica de sus actividades.

Kiosco de Comitán; Foto: Alberto Vega

La agrupación tiene cerca de 8 años e inició como una moda en la comunidad, pero poco a poco ha ido creciendo y superando obstáculos. Originalmente existían muchas trabas para que los jóvenes se pudieran reunir a realizar sus actividades, se les consideraba vagos o pandilleros, perjudiciales para la sociedad. Afortunadamente, UFE ha logrado conseguir la aprobación de las bases de la sociedad comiteca: sus familiares, el gobierno municipal y la iglesia. Los jóvenes cuentan con los permisos necesarios para reunirse y con apoyo total, las autoridades han comprendido que son prácticas sanas y que realmente, como lo dicen ellos, “es una forma de expresarse, desahogarse, reunirse y liberar tensión”.

A continuación les dejo unas imágenes de los jóvenes de UFE bailando en el kiosco:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una Forma de Expresión es el perfecto ejemplo de lo que puede llegar a hacer la juventud. Dejar el letargo, reunirse y actuar, dejar de ver al mundo pasar. Ahora, por jóvenes no sólo se debe entender cierta edad, la actitud cuenta mucho. Por joven me refiero a esa hambre por hacer algo, por moverse y experimentar. Actualmente me gustaría ver muchos más jóvenes en mi comunidad, muchas más personas que al igual que Mark Twain, recuerden todo, haya sucedido o no.

Por: Alberto Vega/ @Betovegaa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: