Del rugby al fútbol

La regla del fuera de juego es la más influyente del fútbol, y de su existencia han surgido prácticamente la estrategia.

En los orígenes del juego, la posición adelantada nace del deporte poco difunido, el rugby: no era permitido pasar el balón al jugador que estaba delante del posedor, más próximo a la línea de meta contraria.

Esta fue la primera de las reglas específicas del fuera de juego en el fútbol. Pero aún así había que diferenciarlo del rugby de manera reglamentaria, así surge el fuera de juego.

En el rugby sólo se permite pasar el balón hacia el frente. En el balompié, desde 1866 se accedió a pasar adelante la bola.

Solamente bastaba con que hubiera delante 3 jugadores del bando rival entre el balón y la línea de meta. Al principio parecia ser insignificante la modificación, pero cambió radicalmente la forma del fútbol.

Aunque jugado con el pie y con un balón redondo, y no oval, el futbol se parecía mucho al rugby en el movimiento de los jugadores y la estrategia del juego. Pensemos en el rugby tal como lo pudimos ver en la última Copa del Mundo, donde Nueva Zelanda se coronó. Un jugador lleva el balón y trata de seguir con él mientras sus compañeros le respaldan para que pueda pasarles la pelota hacia atrás, en el fútbol se hacía entonces lo mismo.

Tras esta serie de condicionamientos (especialmente el impedimento de pasar la pelota por delante), se buscó una forma de mantener la ofensividad personal.

Gracias, muy probablemente a lo anterior, hoy conocemos a grandes dribladores pues repito, ante la negativa de tocar al frente, era el desempeño meramente individual el que podía sorprender y dar mayores frutos al equipo.

Así, suele verse por las bandas a los más habilidosos futbolístas. Generalmente tomaban el balón, comenzaban su andar con cierta precaución, pequeños toques hacia el frente para medir la distancia con el defensor más cercano, y cuando éste se acercaba con toda intensión a robarlo, el ofensivo realizaba los movimientos necesarios para esquivar las piernas defensivas o, a veces, el “cobarde” golpe fuerte al balón y la corretiza tras él.

Como podemos notar, el rugby y el fútbol no resultan tan distintos como se puede presumir; sin embargo, convergen en un punto: la pasión.

Anuncios

Comments

  1. Martín says:

    Los jugadores deberáin estar más pendientes del fuera de juegio. Andq que no hay partidos en los que se ahnulan millones de jugadas porque los delanteros no se fijan en si están o no en posición de fuera de juego…y por otro lado, los defensas deberían tenerlo más en cuenta de forma táctica a la hora de hacer q los delanteros contrarios caigan en fuera de juego…
    Este es el año de la eurocopa, hay que aplicarse estas cosasl, no podemos fallar ni en lo más mínimo, hay que revalidar elk título! http://www.facebook.com/sientelaroja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: