Androginia y cyborgs

"cyborg" de la galería de kittana

¿Qué pasaría si en el futuro todos los seres humanos fueran físicamente andróginos? ¿Seguirían existiendo los roles de género? ¿El machismo, el feminismo? ¿La hetero, homo, bi, pan, omni o asexualidad?

El Postgenerismo explora un panorama ideal en el cual el género es eliminado voluntariamente a través de la tecnología. De esta manera, la imagen estándar de una persona no reflejaría características exclusivamente asociadas a uno u otro sexo, lo que conllevaría a la eventual desaparición de conceptos como el género (que es una construcción puramente social), así como sus roles diferenciados. También permitiría, teóricamente, alcanzar el verdadero potencial humano al deshacerse de los lastres estorbosos de las convenciones sociales.

Influencias

Este movimiento social, político y cultural nació a partir de la teoría Cyborg, creada por Donna Haraway, como una crítica a las formas más tradicionales del feminismo, las cuales están basadas en una dualidad de géneros y las consecuentes diferencias entre hombres y mujeres. Argumenta que el reconocimiento de disparidades y distinciones entre géneros van en detrimento de los individuos y la sociedad.

El Postgenerismo toma aspectos del feminismo, el masculinismo, la androginia, el tecnosexualimo (mezcla de tecnofilia y metrosexualismo) y el transgénero (la incongruencia entre la identidad de género de una persona y su sexo físico y/o genético). También se relaciona con el transhumanismo (el uso de tecnologías que eliminen envejecimiento para optimizar las capacidades intelectuales, físicas y psicológicas de las personas y mejorar su condición humana) y el futurismo (énfasis y glorificación de conceptos contemporáneos del futuro, como la velocidad, la tecnología y la juventud).

¿Es posible?

La teoría puede parecer sacada de las más extravagantes novelas de ciencia ficción; sin embargo, hoy en día existen avances tecnológicos que si bien no permiten la fabricación de una androginia completa, permiten que los límites entre los géneros tradicionales se vean cada vez más borrosos.

  • Anticonceptivos
  • Aborto
  • Reproducción asistida
  • Úteros artificiales

Estas tecnologías, sobre todo los métodos anticonceptivos, han permitido a la mujer ser dueña de su propio cuerpo, a diferencia de lo que pasaba anteriormente, cuando el embarazo inevitable interrumpía cualquier esfuerzo de toma de decisiones por su parte y la obligaba a dedicarse casi exclusivamente a tener hijos que prolongaran la herencia genética de la familia. Así, una mujer puede decidir cuándo procrear, si es que decide hacerlo. La reproducción asistida deja de lado el rol del hombre que antes era necesario para la fertilización de un óvulo. Mientras que los úteros artificiales permiten a la mujer, en caso de elegirlo, liberarse de la necesidad de tener hijos. Según la autora feminista Shulamith Firestone, el embarazo de hijos es uno de los principales pilares sobre los que la feminidad de establece. Si se elimina la función de la maternidad, el rol femenino de crianza de la progenie puede ser replanteado, o idealmente, descartado.

  • Cirugía de reasignación de sexo

Aunque el proceso aún no es completo y suele ser doloroso, la cirugía y el tratamiento hormonal permiten a las personas trascender su sexo de nacimiento. La abolición del determinismo biológico hace replantear lo que se entiende por “hombre” o “mujer”. Asimismo, el reconocimiento del “desorden de identidad de género” ha abierto debates y discusiones que parecen inclinarse cada vez más por la conclusión de que las personas transgénero no tienen que conformarse con conceptos binarios sobre el género. No tiene que ser “hombre o mujer”; pueden optar por la androginia o cualquier combinación que coincida con si identidad psicológica.

  • Universos y cuerpos virtuales

La flexibilidad que el mundo virtual permite en cuanto a la representación propia del individuo ha servido para que la interacción se perciba como independiente del sexo biológico de  los individuos que se relacionan.

Una sociedad postgénero

En un futuro (tal vez cercano) puede que exista esta posibilidad: una sociedad en la que las personas tengan un aspecto andrógino, y se identifiquen e interactúen por aspectos ligados a sus preferencias y características psicológicas, más que a sus genitales. Todos serían “cyborgs”, con partes orgánicas y partes artificiales; no habría distinciones entre nuestros cuerpos y los aparatos prostéticos que sean añadidos, pues la fuerza vital humana fluye por nosotros y por los objetos que creamos, de acuerdo a la teoría Cyborg.

Finalmente, este Héroe Desempleado fue cuestionado sobre si su postura personal era que todas las personas debían lucir andróginas, y su respuesta es no. No es cuestión de que deban serlo, sino de que lo sean quienes quieran serlo. Todo lo concerniente al ser humano debe ser producto de la elección. Todos somos libres de ser quien queramos ser, lucir como queramos lucir, comportarnos como nos sintamos más cómodos, y ser reconocidos por lo que pensamos.

Anuncios

Comments

  1. Rodrigo Franco says:

    Puede ser que nos enamoremos de un robot como en Blade Runner. Aunque los cyborgs estan muy lejos de ser una realidad según mis clases de inteligencia artificial.

    • Héroe Sin Empleo says:

      Que esté cerca o lejos de la realidad, creo que depende de la definición de cyborg que tomemos, en todo caso. “Un ser orgánico con partes mecánicas” puede referirse a una persona con marcapasos, prótesis, etc. Por supuesto, esta teoría lleva el término más allá. Gracias por tu comentario, ¡saludos heroicos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: