De Sinaloa a Barcelona

“Desde el año 2008 dirige al Barcelona FC” / Fuente: peru.com

Todo comenzó en el Barcelona FC, donde Guardiola nació y se desarrolló como futbolista. Rápidamente consiguió títulos.

Lamentablemente las lesiones aterrizaron en su vida, por lo cual emigró al Brescia de Italia, donde pudo mostrar buenas cosas y así lograr su traspaso a la Roma. Apenas tuvo algunas participaciones, no quedando más remedio que regresar al equipo que lo había llevado a la Liga Italiana, para el que fue de suma utilidad en la lucha por no descender.

Luego de ese tiempo sostuvo una situación sumamente complicada: positivo en un examen antidoping. Cuatro meses de suspensión, una multa de dos mil euros y 7 años de prisión (nunca se aplicó), eran las consecuencias que su presunto dopaje le entregaba.

No obstante, se sigue considerando, al igual que en aquellos años, que las acusaciones eran hechas sin fundamentos. Terminada la controversia decidió partir a Qatar, donde jugó con el Al-Ahli durante dos años.

Todo indicaba que su carrera como futbolista había terminado, las sospechas de su retiro aumentaban, sobre todo cuando Pep, tras su paso por Qatar, inició un curso en España para ser director técnico. Sin embargo, ocurrió lo impensable: México fue su destino.

El 12 de diciembre se daba la noticia; aquel jugador que formaba parte del “Dream team” del Barça en los noventas, vendría a jugar una temporada con los Dorados de Sinaloa, quienes tendrían la encomienda de mantenerse en la Primera División.

Para esta negociación fue clave el español y en ese entonces entrenador de los sinaloenses, Juan Manuel Lillo, quien también era buen amigo del actual DT Campeón de Europa. A pesar de esto, parecían pocas razones para rechazar ofertas de Europa y preferir jugar en la liga azteca, percibiendo el que sería su sueldo más bajo como futbolista, y en su llegada a tierra mexicana Joseph aclaraba:

“Vine aquí porque quiero seguir en activo, espero jugar lo mejor posible si no estuviera en condiciones de hacerlo no estaría aquí, quiero jugar y espero que para mayo cuando culmine el torneo la gente esté contenta en el plano futbolístico”.

Su debut está fechado el 21 de enero de 2006, en la jornada uno, nada más y nada menos que en el Estadio Azteca ante los Potros de Hierro del Atlante, donde el marcador final fue 0-0. Pero el obstáculo más grande al que se enfrentó no fue la lejanía que vivir en nuestro país representaba, o la cultura, obviamente el idioma tampoco significaba un problema, sin duda, las lesiones fueron algo que le impidieron mostrar el talento que aún mantenía.

De esta manera en la jornada 7, donde los Dorados se enfrentaban al San Luis, tenía que abandonar el terreno de juego a causa de una molestia fisica, la cual representó no tener oportunidad de jugar, sino hasta la fecha 12 ante Morelia. Sin embargo no quedaba ahí el tema fisico, ya que en ese mismo partido, a los 18 minutos salió de cambio por resentirse del mismo malestar.

Aunque la situación se veía gris, las lesiones no fueron impedimento para que siguiera aportando a la escuadra del Océano Pacífico, al contrario, gracias a su enorme pasión al futbol seguía en pie para apoyar a sus compañeros.

Esto quedaba probado, pues a lo largo de los encuentros donde debía permanecer en la banca debido a su estado de salud, lo hacía pero de manera enérgica, daba indicaciones, se ponía de pie, gritaba, en fin, como si fuera el segundo entrenador de los de Sinaloa.

Fue en la semana 15, contra los diablos rojos del Toluca, que el ahora técnico “culé”, podía nuevamente pisar el césped. Una semana después, visitando a los Jaguares de Chiapas, consiguió su única anotación en el torneo, y a falta de una sola jornada, la moneda que definiría el descenso, estaba todavía en el aire. En la decisiva jornada 7 el rival se llamaba Pumas de la UNAM.

A pesar de haber hecho un partido intenso y propositivo hacia el frente, no pudieron perforar el arco defendido por el retirado arquero universitario Sergio Bernal. No así el San Luis –rival directo por mantener la categoría- quien pudo sacar los 3 puntos ante el Atlas de Guadalajara. La llegada del equipo de Culiacán a la hoy llamada Liga de Ascenso, era inminente. Para muchos era justo, pero para la gran mayoría era todo lo contrario, ya que Dorados había conseguido tener mejor puntuación que otros equipos. Incluso Pep en algún momento dijo no entender el sistema de descenso en el futbol mexicano.

“Guardiola y Dorados no pudieron evitar el descenso ” / Fuente:diez.hn

Aunque seguramente éste ha sido uno de los pasajes menos gratos en la carrera del estratega español, no fue un freno para su ganadora carrera. Pues para él representó una experiencia más allá del simple descenso o venir a conocer México, en la cual pudo empezar a practicar lo que ahora lo convierte en uno de los mejores entrenadores del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: