Navegante de sueños

Un onironauta no es alguien que viaja a través de la orina. Y aunque tiene más que ver con los sueños, tampoco se trata de quien moja la cama mientras duerme.

Onironauta es una persona que tiene la habilidad de estar consciente o en un estado cercano a la vigilia mientras sueña. Puede tener control sobre el sueño o solo saber que está dormido, pero por lo general los recuerda más claramente al despertar que otras personas. Se dice que todas las personas tienen el potencial de ser onironautas, con un poco de práctica y paciencia.

En el arte, sobre todo en el cine, se ha utilizado este tema como recurso para historias como Inception, Paprika o Pesadilla en Elm Street. En la realidad, los sueños aún son una materia enormemente desconocida. Aún estamos lejos de poseer el conocimiento para, como en las películas, invadir sueños y afectar así surrealidades oníricas ajenas. Sin embargo, se empieza a comprender cómo algunos fenómenos del sueño pueden rastrearse como fuente de lo que las personas creen que son déjà-vu, apariciones sobrenaturales, abducciones extraterrestres, posesiones demoniacas, o de que “se te suba el muerto”.

Capturas de pantalla de la películas Paprika e Inception

Todos necesitamos dormir, eso es un hecho. Pasamos alrededor de un tercio de nuestras vidas durmiendo. Sin embargo, no pasamos ni la mitad de eso soñando.

El horror de dormir

Son muchísimos e indispensables los beneficios de dormir, pero también son numerosos los horrores que muchos pasamos al hacerlo. No se trata solo de las pesadillas (las más inofensivas, de hecho), sino de las alucinaciones y las experiencias pavorosas que se pueden sentir mientras se entra en la fase 1 del sueño.

Mientras nuestro organismo lucha entre la vigilia y el sueño, se puede entrar en una hipnogogia: no se está totalmente dormido, pero es imposible moverse. Esto viene acompañado de alucinaciones visuales, auditivas y hasta sensoriales. El cuerpo entra en un estado de relajación, pero la mente sigue activa, muchas veces haciendo eco de acciones repetidas durante el día, produciendo imágenes y sonidos que pueden ser familiares o desconocidos. Saberte despierto y sentirte desconectado de tu cuerpo… ¿qué puede ser más atemorizante?

Esta parálisis del sueño es en realidad lo que pasa cuando “se te sube el muerto”. Tendemos a percibir presencias visibles o invisibles a nuestro alrededor, o a escuchar que llaman nuestro nombre. Incluso podemos sentir el peso o el aroma, incluso la respiración, de alguien más. Las alucinaciones hipnogógicas son variadas.

Otro fenómeno mucho menos pavoroso, pero muy molesto, es el tirón en la pierna o el brazo que sientes cuando te estás quedando dormido. Se llama sacudida hípnica y hace que regreses al estado de vigilia, aunque sea temporalmente. Cuando los músculos comienzan a relajarse, el cerebro recibe una señal de alerta, pues siente que está cayendo, así que manda un impulso a alguna extremidad con el fin de “recobrar el equilibrio”. Pero, viéndolo por el lado amable, es bastante oportuno que tu pierna te despierte antes de que tu profesor se dé cuenta de que estás babeando sobre tu libreta.

Y finalmente, los terrores nocturnos. Se trata de un desorden del sueño que causa sentimientos de terror irracional ocurridos durante las primeras fases del sueño. La persona se despierta mostrando signos de miedo y pánico, a veces gritando, otras veces intentando defenderse de una amenaza no identificada. Se diagnostica a través de seis criterios:

1)      Periodos recurrentes en los que la persona de despierta abruptamente del sueño gritando.

2)      Experimenta miedo intenso y síntomas como pulso elevado, respiración pesada, aumento de transpiración.

3)      No puede calmarse o ser consolada durante el episodio.

4)      Es incapaz de recordar detalles del sueño o del episodio.

5)      El terror nocturno causa un malestar clínicamente significativo o un deterioro en el funcionamiento normal de la persona.

6)      Esta perturbación no es causada por efectos de una sustancia o una condición médica.

No deben ser confundidos con pesadillas, pues estas suceden durante la etapa del sueño REM (rapid eye movement, movimiento ocular rápido), donde ocurren la mayor parte de los sueños que recordamos. Asimismo, las pesadillas generan una respuesta más consciente, son generalmente recordadas y causan temor o miedo, no una respuesta irracional ante la sensación de un peligro inminente como los terrores nocturnos.

Why you should always sleep with a Teddy bear

Y así, ¿te siguen dando ganas de dormir?

Los onironautas son capaces de controlar hasta cierto punto lo que ocurre en sus sueños, pero ni siquiera ellos pueden controlar lo que pasa entre la vigilia y el sueño, o las etapas anteriores a éste. Aún nadie puede hacerlo. Tal vez en el futuro tengamos el poder de detener o controlar estos fenómenos, no solo a colonizar realidades oníricas ajenas.

Mientras esperamos a que eso ocurra, este Héroe los invita a tomarse una siestecita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: