La Boca de León de Marcelo

Boca de León en el Palazzo Ducale. Cortesía: Viaja Italia

Hace muchos años, en una ciudad muy lejana, existía un mecanismo de denuncia más o menos anónima para que los habitantes del ducado pudieran expresar sus inconformidades. El procedimiento era sencillo: se redactaba la queja a mano (de ahí que no fuera totalmente anónima la cosa, si uno tenía una letra reconocible se terminaba el secreto), se colocaba en un sobre y se introducía en el buzón público que se encontraba en una de las paredes del palacio Ducal. Hablamos de Venecia.

En esta ciudad legendaria el gótico Palazzo Ducale se levanta en pleno centro, en una de las esquinas de la plaza pública más importante, la de San Marcos. Sede del Palacio de Justicia pero también residencia privada de los Duques, hoy en día se pueden visitar varias estancias y salones, así como caminar por el Puente de los Suspiros y apreciar las pinturas de artistas como Tintoretto o Tiziano.

Dentro de los elementos del palacio que se han conservado prácticamente intactos encontramos la Boca di Leone (Boca de León). Este artístico buzón servía para que cualquier habitante de la ciudad pudiera denunciar a cualquiera de sus vecinos (o autoridades si se sentía uno muy valiente) por cualquier hecho que considerara digno de una pena. La Boca de León estaba abierta las 24 horas del día y no tenía límite de quejas o caracteres. Simplemente se escribía a quién se denunciaba y por qué.

Hoy en día, nuevas fauces están abiertas para el descontento de los ciudadanos.

Hablamos de Twitter, esa red social de crecimiento exponencial en nuestro país y que para muchos representa el idilio de “platicar” con sus estrellas favoritas o enviarle un mensaje especial a Barack Obama. Mucho se ha hablado sobre la horizontalidad de Twitter, de cómo coloca a seguidores y seguidos en un mismo nivel, sin las jerarquías o trabas que se encuentran en el mundo material. Lo cierto es que sería imposible para Lady Gaga contestar los millones de tuits que le envían sus 23,711,993 seguidores al día. Ella escribe un mensaje completamente vertical y así se “comunica” (o más bien comunica, a secas) con sus súbditos. No hay nada en común entre ella y el usuario @JuanP que tiene 2 seguidores.

Sin embargo, los políticos en México le han entrado a la fiebre del Twitter con todo y ven en esta red (quizá alentados por los medios de comunicación que así lo han posicionado) su presente, futuro y aspiraciones. Es casi obligado que el político tenga una cuenta, aunque no la maneje él y los contenidos que comparte sean francamente desechables. Sin embargo, existen algunos casos excepcionales.

Hablamos sobre todo de Marcelo Ebrard, el jefe de gobierno del Distrito Federal, que ha sabido utilizar Twitter para difundir algunas de las primicias más notorias (conciertos, temblores, eventos) así como para entablar una comunicación constante con sus seguidores, quienes por lo general le reportan fugas de agua, casos de corrupción o problemas en la ciudad. Una auténtica Boca de León 2.0. Tratando de atender a estas demandas, Ebrard también ha llegado a contestar algunos de los reproches que los usuarios le hacen.

A continuación presento imágenes de una conversación digital que entabló el mandatario con un ciudadano. Las palabras hablan por sí solas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: