La Promesa de McCartney

  • Deleita Paul McCartney a más de 70 mil seguidores en el Estadio Azteca

La promesa de McCartney

  • El espectáculo duró casi 3 horas.
  • El concierto es parte de su gira “On The Run” que se presentará mañana en el zócalo capitalino

Paul McCartney se presentó anoche en el Estadio Azteca de la Ciudad de México para así demostrar que ningún escenario le queda chico al músico inglés. Durante casi 3 horas, McCartney complació a jóvenes y contemporáneos, quienes en ningún momento dejaron de corear su nombre o aplaudir cada gesto, movimiento o mueca de su ídolo. Con un repertorio que abarcó desde Please Please Me (1962, primer disco de The Beatles) hasta trabajos recientes de solista, pasando por sus éxitos con Wings, Sir Paul ofreció un recital inolvidable para quienes movían en el aire sus encendedores, acompañando cada nota.

Cortesía: La Jornada

Afuera del estadio colgaban pendones que daban la bienvenida al mítico ex-beatle y a todos los emocionados capitalinos que empezaron a llenar el Coloso de Santa Úrsula desde que éste abrió sus puertas a las 6.30 de la tarde. El espectáculo estaba planeado para comenzar a las 9, pero lo único que apareció a esa hora, fue la lluvia. Los únicos que sufrieron por culpa de Tláloc fueron coincidentemente los que más habían pagado por ver a McCartney, lo que provocó varios comentarios y una que otra sonrisa de malévolo júbilo entre los que se ubicaban en las partes techadas del estadio. La lluvia no se detuvo a las 21.40, hora aproximada en que apareció Paul McCartney en el escenario.

Acompañado por su mítico bajo Hofner, sir Paul McCartney arrancó la velada con “Magical Mystery Tour” invitando a todos a unirse a una fiesta que tendría diferentes clímax a lo largo de la noche. La lluvia aminoró después de unos minutos, quitando cualquier impedimento para que los asistentes desataran la emoción en cada palabra en español que soltaba el ex-beatle. “Voy a tratar de hablar en español esta noche, muy poco inglés” declaró al principio, con lo que se echó a la bolsa al público, quien aplaudía cada sílaba hispánica que salía de la boca del músico.

El concierto continuó con clásicos como “All My Loving” y “Paperback Writer”, antes que McCartney cambiara de instrumento y se sentara al piano para interpretar “The Long and Winding Road”, “Nineteen Hundred and Eighty Five”, “My Valentine” y “Maybe I’m Amazed” que dedicó a su “amada Linda”; no sería la última vez que “Macca” se sentara al piano.

Minutos después hubo un pequeño set acústico donde interpretó “Blackbird” y “Something” de su época en los Beatles, las cuales fueron recibidas con euforia desde cada rincón del estadio, que lucía lleno a excepción de algunos lugares en plateas que seguramente pertenecían a los revendedores que sin problemas traficaban afuera del recinto.

Después de un cover de “Give Peace a Chance”, McCartney volvió al piano para guiar el himno de “Let it Be” que retumbó hasta la calzada de Tlalpan, como también lo hicieron los fuegos artificiales y explosiones que acompañaron a “Live and Let Die” y los coros ensordecedores de “Hey Jude”. Así, el caballero inglés se despidió de los mexicanos…por primera vez.

Regresó minutos después para “rockear” a petición de las palmas y los gritos que lo animaban. “Lady Madonna”, “Day Tripper” y “Get Back” levantaron de sus asientos a la mayoría de los espectadores, que se movía al ritmo que su música ha llevado por más de 40 años. Así, de nuevo se apagaron las luces y no sin antes agradecer a sus músicos y a la producción, McCartney bajó del escenario.

El remate del concierto vino cuando el ex-Beatle subió de nuevo, esta vez para interpretar una de sus canciones icónicas. “Yesterday” lanzó al aire suspiros como lo ha hecho desde su composición. “I Saw Her Standing There” fue la última canción antes del medley final de Abbey Road con el que cierra ese álbum y el concierto. “The End” demostró que McCartney no flanquea aún a su edad frente a un solo de guitarra.

Argumentando que tenía que ir a dormir, Paul McCartney se despidió del Estadio Azteca, prometiendo volver. “Nos vemos muy pronto” dijo el inglés. Más de uno quedó anclado a esa promesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: