Arte vs. Naturaleza

En el mundo en el que vivimos no es difícil notar la contraposición de la naturaleza y lo producido por el hombre. El ser humano no se ha caracterizado por conformarse con tomar de la tierra lo que necesita, sino por adaptar su medio para satisfacer sus necesidades perpetuamente en crecimiento. Seca sistemas lacustres y construye ciudades encima, tala bosques y cubre el suelo de concreto. Incluso la generación de arte, ideal tan noble, obedece a esta destrucción de la naturaleza. Ecosistemas completos son arrasados para la construcción de bellezas arquitectónicas, materiales tóxicos son utilizados y desechados para la obtención de los pigmentos necesarios para elaborar obras maestras.

Sin embargo, el crear arte parece ser también parte de la naturaleza, por lo menos de la humana. Entonces, ¿cuál naturaleza tiene prioridad?

Tal vez no se tiene que elegir.

Alrededor de la década de los 60’s, el arte ecológico empieza a tomar fuerza. Se relaciona con el Povera (“arte pobre”) en el uso de materiales reciclados para la creación de obras, y con el Land Art (arte terrestre) en el esfuerzo por usar lo que la naturaleza nos proporciona.

Este tipo de arte surge como una crítica a la manera tradicional de construcción artística que rompe con la armonía natural del medio ambiente. Se cetra en la creación de consciencia sobre la naturaleza, la renuncia a causar daño a ésta, el reciclaje de materiales, e incluso la manipulación inofensiva del medio para crear arte.

También con este espíritu surgió el proyecto de diseño cradle-to-cradle (de cuna a cuna), con un enfoque arquitectónico basado en la regeneración, el cierre del ciclo que normalmente conocemos con la expresión “de cuna a tumba”, la reutilización completa de energía y materiales y la construcción sustentable. William McDonough, arquitecto enfocado en diseño sustentable, habla de la implementación de este proyecto en la construcción de ciudades enteras con ciclos perfectos de producción y energía, es decir ciudades verdes, en la siguiente conferencia de TED.

Al contrario de este espíritu de construcción y reconciliación de lo producido por el hombre y la naturaleza, pero sin perder de vista la importancia de ambos, la artista estadounidense Valerie Hegarty se ha enfocado desde 2002 a un proyecto artístico de destrucción natural del arte. Sus obras nos muestran el poder de las fuerzas naturales y el tiempo ante la producción de obras como pinturas, esculturas o muebles. Vemos un contraste de la durabilidad de la naturaleza frente a lo efímero del arte, con pinturas quemadas, derretidas, invadidas por vegetación, podridas, cuarteadas por terremotos, e incluso atacadas por pájaros carpinteros, destruyéndolas y a la vez dándoles un magnetismo visual. La decadencia del arte ante una madre naturaleza a la que poco le importa su valor cultural, que se encarga de reconquistar el terreno que por mucho tiempo el hombre ha reclamado como suyo.

Niagara Falls (2012)

Teetering Trees (2009)

Autumn on the Wissahickon with Tree (2010)

Shipwreck (2010)

First Harvest in the Wilderness with Woodpecker (2011)

Ghost Ship (2012)

Sinking Ship (Large Clipper Ship) (2012)

West Rock with Branches (2012)

Cuando el ser humano desaparezca de la faz de la Tierra, ¿qué quedará de nosotros? Solemos creer que el arte es inmortal, pues ha trascendido a través de los siglos. Pero el arte solo existe mientras haya humanidad para apreciarlo. Después, queda a merced del mundo y sus fuerzas naturales, mucho más terriblemente hermosas de lo que nuestro arte jamás lo será.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: