Los cómics y la Segunda Guerra Mundial

“Uno no puede librar una guerra en la actualidad sin el apoyo de la opinión pública, que es tremendamente moldeada por la prensa y otras formas de propaganda”.

Douglas MacArthur  (1880 – 1964) Militar estadounidense

La propaganda es esa herramienta utilizada por las sociedades “democráticas”, los gobiernos fascistas o las juntas militares para convencer a la opinión pública de que las acciones emprendidas por el gobierno ante tal o cual situación están justificadas bajo el uso de argumentos “sólidos”. La propaganda está diseñada para llegar de manera rápida y eficaz a la mente del individuo y que logre hacer sentido entre la realidad que vive y la confrontación con sus propias ideas. La literatura, el cine, la música e incluso los cómics han sido utilizados por diversos regímenes para orientar la opinión de la sociedad hacia la justificación de sus propias acciones.

En plena Segunda Guerra Mundial, cuando los Estados Unidos entran a ella, en el Pacífico debido al bombardeo de Pearl Harbor por parte de los japoneses (existe una versión que afirma que el gobierno estadounidense conocía de antemano el plan japonés pero que no emprendió defensa alguna en búsqueda de un argumento para entrar a la guerra) y declararía la guerra a Alemania después de que ésta hiciera lo propio en simpatía con Japón. ¿Pero de qué va el título de esta entrada? A partir de tales declaraciones de guerra, los Estados Unidos buscaron demostrarse a si mismos que los enemigos representaban una amenaza clara para el mundo libre y que su nación era la encargada de detenerlos. ¿Pero podría contar con sus clásicos héroes para hacerlo? Los niños y no tan niños buscaban encontrar en los cómics una respuesta que les diera esperanza a la guerra que se avecinaba o que ya transcurría, un héroe que les asegurara una victoria aplastante.

Bulletman / Fuente: Retronaut

Superman, Batman y Robin / Fuente: Retronaut

Superman / Fuente: Retronaut

Superman, Batman y Robin / Fuente: Retronaut

Catman / Fuente: Retronaut

Batman y Robin / Fuente: Retronaut

Daredevil / Fuente: Retronaut

La Antorcha Humana / Fuente: Retronaut

Capitán América / Fuente: Retronaut

El Avispón Verde / Fuente: Retronaut

Interesante resaltar que en varias de las publicaciones se invita a comprar bonos de guerra, un método gubernamental para financiar a través de la venta de bonos con interes a la población vicil, un conflicto bélico. Muchos de los héroes que “intervinieron” en la Segunda Guerra Mundial apenas comenzaban a formarse como los referentes de los cómics estadounidenses pero entre muchas otras publicaciones, lograron forjar una misma opinión entorno a los líderes del “eje del mal”, en donde Hitler, Mussolini e Hirohito eran los enemigos que venían a esclavizar a un mundo libre que no podía caer en sus garras, al menos los estadounidenses, sus soldados y sus héroes no lo permitirían tan fácil. O eso les hicieron creer.

Nemo el Capitán 

Anuncios

Comments

  1. kukulz says:

    Muy bueno, esto de la propaganda en los comics me recordó un poco a Obama con Spiderman! Gracias por compartir y buenas imagenes :d

Trackbacks

  1. […] común (Los países del Eje) y justificar la guerra bajo el apoyo mediático, sino también en los comics y por supuesto, el cine. En esta ocasión, quiero darles dos ejemplos claros de cómo los Estados […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: