Detalles por atender

Foto: sdpnoticias.com

El pasado 11 de mayo, tras los actos ocurridos con de la visita del candidato a la presidencia de México, Enrique Peña Nieto, a la Universidad Iberoamericana, un grupo de estudiantes de distintas universidades privadas crearon rápidamdente la organización Yo soy 132.

12 días después de su formación, el movimiento salió a marchar sobre algunas calles de la Ciudad de México, no sin antes, en el mitin, dar lectura a su pliego petitorio.

Luis González de Alba, periodista que formó parte del Consejo Nacional de Huelga del movimiento estudiantil en 1968, lo cual le valió estar recluido en la cárcel de Lecumberri, donde escribió Los Días y los Años, su primera novela, publica hoy su opinión en cnnmexico.com, en la que además de celebrar aciertos, expone los puntos que él nota débiles en el movimiento Yo soy 132 y que, me parece, la hacen muy interesante.

Antes de hacerlo y como fiel testigo del movimiento que arrancó en la Estela de Luz y finalizó en el Zócalo capitalino, les comparto DOS PUNTOS en los que considero, aún pueden mejorar la agrupación, y que coinciden entre los señalamientos de González.

1. Si bien es cierto que la junta surge de jóvenes universitarios, me parece excluyente no pasar del discurso que dicta que el movimiento es solamente juvenil.  Incluso, la división entre instituciones educativas no sé hasta qué punto sea lo óptimo.

2.  “Somos un movimiento apartidista”, rezaban varios de los organizadores el día de la marcha, no obstante, a lo largo de la misma, los cánticos contra EPN se hicieron presentes.

Cabe destacar que hace unas horas se llevó a cabo una asamblea entre las cabezas del conglomerado, pese a no haber todavía un documento firmado por ellos,  aquí les dejo la nota con lo que se habría acordado modificar.

¿Fortalezas del Yo soy 132? , veo muchas, pero noté la falta de un objetivos claros que incrementarían las posibilidades de éxito… detalles por atender.

Sin más, las palabras de Luis González de Alba:

He leído y releído la declaratoria y pliego petitorio de la Marcha #YoSoy132. Y sigo sin saber qué exigen en concreto… con-cre-ti-to, gritábamos desesperados en 1968 a quien divagara en sesiones del CNH (Consejo Nacional de Huelga).

– “Hoy los jóvenes hemos encendido una luz…”. Aplauso.

– “Los jóvenes decidimos”. Desacuerdo total. Decidimos todos los que somos ciudadanos en México, de los 18 años en adelante.

Es común en los jóvenes lanzar su juventud como presentación y argumento demoledor. La edad es un número y hay de todo en cada segmento de edad: en Veracruz fue detenido el 23 de abril un joven de 16 años —vinculado con el grupo delictivo de Los Zetas— quien confesó haber asesinado a dos marinos y que mataba y descuartizaba a sus víctimas a mordiscos. Perdió la cuenta, pero todo lo grababa en su celular para posterior goce y jactancia ante los cuates. Su presunto ‘guardaespaldas’ tiene 12 años. La edad no garantiza nada: ni sabiduría en los viejos ni valentía e integridad en los jóvenes. Mal comienza quien hace suyo ese mito dorado.

– Exigen en su manifiesto “Libertad de expresión y derecho a la información de los mexicanos”. Totalmente de acuerdo. Esto coincide con el amparo que interpusimos un grupo no tan joven y con varios viejos contra los muros levantados por los partidos para reservarse el monopolio de las candidaturas, las llaves del reino. Luego, subieron su contrarreforma a la Constitución. Así no puede un juez aceptar un amparo que acuse de inconstitucional la negación a que un ciudadano sea candidato sin que lo inscriba algún partido, por ejemplo; el 28 de marzo de 2011 la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)desechó el recurso, interpuesto por un grupo de intelectuales encabezado por Federico Reyes Heroles.

– Después mencionan que son apartidistas, pero me parece que sus marchas han sido convocadas contra el candidato de un partido, Enrique Peña Nieto y el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

– “En esencia, este movimiento busca la democratización de los medios de comunicación, con la finalidad de garantizar información transparente, plural e imparcial…”. Muchachos: eso es una tontería. En la prensa todos tenemos preferencias y las manifestamos como parte de nuestra libertad de expresión, la misma que ustedes dicen defender.

– “Exigimos someter a concurso producciones para canales…”. Ahora sí mi desacuerdo es absoluto: el socialismo real cayó por tratar de imponer línea al cine, teatro, televisión, prensa y pintura.

En eso superan al PRI y su Dirección de Cinematografía. Volvemos a los tiempos de Margarita López Portillo, a quien ustedes no pueden recordar porque no habían nacido (hermana de José López Portillo, quien fuera Presidente de México de 1976 a 1982) y quien se desempeñó durante esa administración como directora de Radio Televisión y Cinematografía (RTC). Pero resultaron tan funestos como el arte discutido por los comisarios políticos en la URSS y en sus satélites.

– “Exigimos abrir el debate entre los jóvenes y los medios de comunicación sobre las demandas aquí expuestas”. Todavía ni yo con relecturas sé cuáles son ‘las demandas aquí expuestas’. Y luego no veo por qué el límite sea la juventud… ¿Hasta qué edad? ¿De 27 ya no? ¿Le negarán el micrófono a quien, con 16 años les gana en juventud, y descuartizó a sus víctimas a mordiscos? ¿Él no está invitado? ¿Por qué no? ¿Quién decide?

– Luego reviven otro engendro del PRI: las cadenas nacionales. En este caso, para el segundo debate: “como forma de garantizar el derecho de elegir ver o no (ver)…”. ‘To see or not to see’. La forma de garantizar la libre elección es, diría el siempre citable Perogrullo, garantizando la libre elección: que la gente que quiera volver a sufrir con Chepina (la candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota) la vea, y quien desee ver Discovery o la final de tenis en Uganda, también. Creo que a ustedes tampoco les ha llegado el telegrama que avisó la caída del Muro de Berlín, que por idéntica unanimidad patriótica impuesta para bien del pueblo y salud mental de los trabajadores, cayó en noviembre de 1989.

Otra novedad de estos ahora jóvenes, me parece, es que no se manifiestan contra un dictador con 40 años en el poder o contra leyes que permitían —hasta 1970— encarcelar opositores, sino contra un candidato en campaña por la presidencia. Hasta donde sé, en el mundo entero ocurre que un candidato sencillamente pierde porque los votantes no lo eligen. A veces gana. Punto final.

Por: Adán Tamaríz / @adanzuke

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: