“Revive tus mejores momentos”, Museo del Juguete Antiguo México

Robots de juguete, del MUJAM; Foto: Alberto Vega

La más grande, bizarra, surreal y única colección de juguetes y otros objetos de la cultura popular, así catalogó el New York Times al gran tesoro que ha reunido el coleccionista Roberto Shimizu. Una gran parte de esta muestra se exhibe en el Museo del Juguete Antiguo México (MUJAM), en el edificio de la antigua Dulcería Avenida. Desde que era niño, y durante los pasados 50 años, el arquitecto Shimizu se ha dedicado a coleccionar objetos, principalmente juguetes, de los siglos XIX y XX. Entre los objetivos del coleccionista están mostrar que cada juguete tiene su propia historia y remarcar los cambios que hay entre los modelos antiguos y los de la actualidad.

Hace 4 años abrió sus puertas al público el MUJAM, sin ningún tipo de ayuda económica, ni pública ni privada. Roberto Shimizu adaptó un edificio de la Colonia Obrera, que pertenecía a su familia, para presentar al público su colección. La dulcería que se alojaba en lo que ahora es el museo, era de sus padres, quienes vendían comida y juguetes que traían de Japón. A lo largo de dos pisos del edificio se muestran varias salas con juguetes de todo tipo; muñecas, superhéroes, luchadores, carritos, robots, muñecos de acción, peluches, aviones, barcos, trenes, relojes y todo lo que la imaginación del visitante permita encontrar.

Interior del Museo del Juguete Antiguo México; Foto: Alberto Vega

Uno de los principales retos que tiene este museo es “presentar una forma distinta de abordar la historia y la cultura popular mexicana para reforzar los lazos de identidad nacional”. Respecto a su colección, Shimizu comenta que se dio cuenta que había coleccionado una gran parte de la historia de México y además de que tiene una responsabilidad de conservarla y transmitirla a las nuevas generaciones; la mejor forma que encontró es compartiéndola. Un aspecto importante que el mismo coleccionista destaca es que sus objetos pertenecen a una época muy importante en la industria mexicana, aquella en la que realmente se producían juguetes en nuestro país, a diferencia de la actualidad. Además se suma la influencia asiática, principalmente de Japón, de donde también hay un gran número de piezas.

Colección del MUJAM; Foto: Alberto Vega

El MUJAM también ofrece diversas actividades a sus visitantes, para completar ese viaje por la cultura popular. Los dos grandes frentes que el museo propone son los juguetes y el arte, todo a través de muestras de cultura popular. El museo organiza talleres, conferencias, muestras, exposiciones y hasta conciertos, mezclando estas dos ramas y promoviéndolas. Por ejemplo, el MUJAM participa en muestras como los festivales de arte urbano All City Canvas 2012 y más recientemente, para este mes, el proyecto Arte Público Subterráneo. En cuanto a talleres se realizan con temáticas de elaboración de juguetes, restauración y otros sobre artes plásticas.

Algunas de las piezas más emblemáticas del museo son por ejemplo un antiguo caballo de madera obtenido de la casa de Pedro Infante. También destacan una carta y el traje original del Santo, uno de los más grandes de la lucha libre mexicana. De igual forma llama la atención un aparador que alberga a una serie de muñecos parodia del ex presidente mexicano, Carlos Salinas de Gortari. Shimizu ha adaptado poco a poco su museo por medio de lo que él llama “hábitats”, muebles viejos o construidos a partir de objetos reciclados, que ahora son hogar de sus juguetes. Algunos de los hábitats incluso han sido ambientados de acuerdo a alguna temática o época.

Edificio de la Dulcería Avenida y Museo del Juguete; Foto: Alberto Vega

El Museo del Juguete Antiguo México se encuentra en la calle Doctor Olvera, número 15, a unas cuadras del Metro Obrera. Está abierto al público de lunes a viernes de 9:00 a 18:00 horas, los sábados de 9:00 a 16:00 horas y los domingos desde las 10 de mañana a las 16:00 horas. El MUJAM también tiene su página web oficial y cuenta de twitter (@museodeljuguete).

Caminando por los pequeños pasillos, entre la estantería repleta de increíbles piezas que sin duda retan a la imaginación del espectador, se pueden encontrar mensajes como “Revive tus mejores momentos” o “Trabajando con la juventud mexicana”. Más de un millón de piezas invitan a recorrer el Museo del Juguete Antiguo México, desde osos de peluche hasta robots e invasores del espacio, de superhéroes a muñecas, aviones, barcos, cochecitos y hasta máscaras de luchador. El museo es un auténtico viaje por las distintas etapas y generaciones de la cultura popular mexicana, increíble para chicos y grandes. Para ingresar no importa la edad, el único requisito es llevar mucha imaginación.

Hábitat de robots del MUJAM; Foto: Alberto Vega

Oso de peluche, MUJAM; Foto: Alberto Vega

Viaje al espacio con “Arturito”; Foto: Alberto Vega

Nave espacial del Museo del Juguete Antiguo México; Foto: Alberto Vega

Salida y despedida del MUJAM; Foto: Alberto Vega

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: