Ciclo “Vampiros en el cine”

El uso del vampiro como personaje en el cine se remonta prácticamente a los orígenes del cine mismo, así como a su aparición en la literatura moderna. Las primeras películas de este género datan de la época del cine mudo, con efectos especiales que hoy son cosa de risa, pero con la atmósfera tétrica a la que hoy le deben su inmortalidad. Valiéndose de música, juegos de luz, gesticulaciones exageradas y mucho maquillaje, los vampiros en blanco y negro encantaron al público e impulsaron a la naciente industria del cine a seguir produciendo filmes con estas terribles criaturas como protagonistas.

La figura del vampiro moderno también ha pasado por cambios radicales desde la inolvidable película muda “Nosferatu”. Hoy en día, los vampiros que vemos en la pantalla grande no le temen a la luz, brillan como quinceañera bañada en diamantina, son vegetarianos y van a la escuela con la esperanza de encajar en algún lado de este cruel, cruel mundo adolescente. Eso también nos dice mucho de la audiencia a la que están dirigidos. Y no es que haya algo de malo en tratar de acercarse a un público más joven e impresionable, pero no deja de resultar extraño que lo que comenzó como terror y sangre hoy sea la fantasía adolescente de moda.

Pero para conmemorar a esas criaturas que estaban hechas para infundir miedo y colarse a nuestras pesadillas más profundas, el mes de junio es el ciclo “Vampiros en el cine” en el Centro Nacional de las Artes.

Todos los viernes de este mes se proyectan algunos de los clásicos del cine vampírico.

La cita es en el Salón de Usos Múltiples de la Biblioteca de las Artes.

La entrada es libre, pero el cupo es limitado, así que asegúrense de llegar temprano.

Y como El Cafetín, es a las cinco.

  • Junio 1 (a esta ya llegamos tarde, así que réntenla o cómprenla, no hay excusas)

Nosferatu, una sinfonía de horror (eine Symphonie des Grauens) (1922)

Director: Friedrich Wilhelm Murnau

Esta película muda no puede faltar en el repertorio de terror de ningún cinéfilo. Se trata de una de las primeras concepciones de los vampiros fuera del género literario. Aunque el nombre del protagonista (el Conde Orlok) suele escaparse del conocimiento popular, su imagen es todo un ícono. Originalmente se pretendía hacer una adaptación de la novela “Drácula” de Bram Stoker, pero al no poder hacerse con los derechos de la historia, Murnau decidió filmar su propia versión. Fue demandado por la viuda de Stoker y la mayoría de las copias fueron destruidas. La película que conocemos es lo que se logró rescatar de las pocas copias que sobrevivieron.

Nosferatu / Fuente: AllPosters.com

  • Junio 8 (doble función)

Drácula (1931)

Director: Tod Browning

No sabe duda que Bela Lugosi es el primer nombre que viene a la mente cuando de actores que interpretaron a Drácula se trata. Él es el rostro del vampiro. Las nociones modernas que tenemos del Conde al leer el libro probablemente se deriven de su imagen. Cabello negro relamido, piel pálida, labios contrastantes, elegancia, capa con cuello alto, camisa impecablemente blanca con un moño para rematar, y ese haz de luz en los ojos. El Drácula de la novela es repulsivo; el de Lugosi es un caballero, elegante y refinado, encantador. El horror de la audiencia se mezcla con fascinación, deseo. ¿Quién iba a pensar que se podrían enamorar de una criatura que bebe sangre humana?

Bela Lugosi como el Conde Drácula / Fuente: Biography.com

El Vampiro (1957)

Director: Fernando Méndez

Esta película es mexicana y presenta la historia del conde Karol de Lavud acechando a la joven Marta. También se trata de un parte aguas en el ícono popular del vampiro en el cine: por primera vez se presentan los “colmillos”. Ninguna otra versión antes había enfatizado en esta característica que hoy damos por sentada. Lo más cercano había sido la singular dentadura de Nosferatu: incisivos alargados y puntiagudos que hoy nos recuerdan más a un castor que a un vampiro.

El Vampiro / Fuente: cinemexicano.mty.itesm.mx

  • Junio 15

La danza de los vampiros (The fearless vampire hunters) (1967)

Director: Roman Polanski

Después de tanto terror clásico, no puede faltar algo de humor. Nos topamos con una parodia de las (ya entonces) muy comunes películas de vampiros. La primera película a color de la lista, La danza de los vampiros narra la historia de un profesor y su ayudante internándose en el corazón de Transilvania para probar la existencia de vampiros, aventurándose sin rastro de miedo en la boca del lobo y descubriendo la verdad detrás de las desapariciones del pueblito donde se alojan.

La danza de los vampiros / Fuente: AllPosters.com

  • Junio 22

Drácula de Bram Stoker (1992)

Director: Francis Ford Coppola

Se dice que es la mejor adaptación de la novela, pero eso lo juzgarán ustedes, los lectores. Lo que sí es que es una de las mejor criticadas de su género. La interpretación de Gary Olman del Conde es escalofriante y única (y su vestuario es de lo más raro que existe, por petición del mismísimo Coppola). Y el Van Helsing de Anthony Hopkins raya en la genialidad y la locura, como no ocurre en la novela. Lo cierto es que es imperdible.

Supongo que no podemos culpar a las actuales franquicias vampíricas por usar como excusa “solo un vampiro te amará por siempre” cuando Coppola usó “el amor nunca muere” para su película.

Drácula de Bran Stoker / Fuente: AllPosters.com

  • Junio 29

Déjame entrar (2008)

Director: Tomas Alfredson

Y llegamos al final de la lista, a la más reciente de las seis películas, y la que parece que se ha convertido en un clásico de vampiros instantáneo. Ya he hablado aquí sobre esta adaptación de la novela sueca “Låt den rätte komma in”, pero simplemente no me canso de recomendarla a los que solo han visto la versión estadounidense, a los que solo han leído la novela, a los que les gustan las películas de terror, a los que no, a los que ni siquiera les gusta el cine, ¡a todo el mundo!

Déjame entrar / Fuente: AllPosters.com

Los amantes de los vampiros no se pueden perder este ciclo de películas. Después de todo, hay que darnos un respiro de los vampiros rosas de vez en cuando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: