Permacultura: mucho más que una idea romántica

La Permacultura es una prueba más de que las actividades multidisciplinarias pueden tener un mismo objetivo. Se piensa que al combinar más de dos ciencias u oficios de diferentes ramas, la divergencia ideológica es inevitable y por lo mismo, no se llega a ningún acuerdo. En este caso, es posible dar cuenta de que no siempre es así. La permacultura es una actividad que permite que la agricultura sea sustentable a la par que productiva.

Ejemplo de un huerto productivo con técnicas de permacultura
Imagen obtenida de: Xavier Fux

Al escuchar por primera vez la palabra Permacultura, parece algo infrecuente y es difícil deducir su significado. Esto no es extraño, pues desafortunadamente no mucho se sabe sobre ésta. El Desarrollo Sostenible es un concepto cuya historia es tan caótica y mal entendida, que incluso hoy en día es difícil definirlo con exactitud. La problemática ambiental que impera en estos tiempos, exige una reacción de respuesta; es posible decir que hay varias formas de enfrentar este problema, pero es difícil saber cuáles de éstas son justas y promueven el desarrollo y cuáles no lo hacen. La Permacultura es una respuesta positiva ante la problemática ambiental que sigue éticas y principios de planeación, diseño, desarrollo, mantenimiento, organización y preservación de espacios aptos para sostener la vida presente y futura.

La Permacultura debe reunir diferentes disciplinas para ser posible, sigue diversos caminos que convergen en un mismo punto. Con conocimientos de arquitectura, diseño, ingeniería, topografía y por supuesto agricultura, es posible desarrollar un proyecto de Permacultura que sea productivo y sostenible. La principal finalidad de esta actividad es generar espacios productivos trabajando con la naturaleza y nunca contra ella. Esto quiere decir que se busca estudiar los cursos y procesos que tiene la naturaleza para que a partir de ellos sea posible aprovecharlos y usarlos a nuestro favor para crear huertos, fincas, jardines o cualquier espacio que genere cosechas productivas, cuidando la reciprocidad con la tierra. La permacultura opera mediante trabajos de tierra, composteo, manejo de aguas y generación de energía. Todos estos procesos se llevan a cabo sin intervenciones terceras que afecten el ritmo de la naturaleza como químicos, pesticidas industriales o semillas transgénicas.

Ejemplo de trabajo de tierra en Permacultura
Imagen obtenida de: Green-change.com

Permacultura es implementar recintos sostenibles que preserven y extiendan los ciclos naturales. Es mantener espacios productivos y fértiles para cualquier tipo de clima, con principios y métodos de diseño que toman en cuenta patrones naturales, panoramas climáticos, hidrografía, orografía, estudios de suelo, trabajos de tierra, captación y aprovechamiento de agua para nutrir la tierra a la vez que se obtiene algo de ella.

Esta actividad es muy diferente a la agricultura convencional, pues no solamente se concentra en alcanzar la mayor extracción posible de los suelos, sino que entiende que si se mantiene el equilibrio en la tierra y en el entorno, la mejor productividad es simplemente una consecuencia.

La Permacultura tiene tres principios básicos para desarrollar cualquier proyecto:

1- Cuidar la tierra: mantener fertilidad, nutrientes y biodiversidad

2- Cuidar a la gente: mantenerse sanos, cuidar del cuerpo, de la vida de los demás.

3- Compartir con equidad: entender que la tierra es de todos y compartir sus beneficios sin distinciones que den pie a segregaciones sociales.

Flor ideológica de la Permacultura
Obtenida de: Losamigos.com

Es con estas ideas fundamentales que esta actividad ha ido ganando un lugar importante en las soluciones para frenar el cambio climático, para promover sistemas de desarrollo y para cambios aún mayores como la producción orgánica y libre de semillas patentadas y alteradas genéticamente. Esta actividad ya tiene presencia alrededor del mundo y es practicada por muchos wwoofers, miembros de una organización mundial de voluntarios en granjas orgánicas, para generar proyectos de Permacultura en donde llegan a apoyar con su trabajo.

Esta es una actividad tan completa, que requiere de mucho tiempo para estudiarla y entenderla, pero sobre todo practicarla. Para ser un permacultor se requieren varias certificaciones avaladas internacionalmente; pero esto no significa que sea necesario estar certificado para generar cambios en espacios establecidos o incluso crear proyectos con técnicas de Permacultura. Lo importante es darse cuenta de que hay maneras de ser ecológico realmente, saber que el cuidado del medio ambiente no sólo consiste en instalar paneles solares o darle vuelta a los envases PET. La solución va mucho más allá de eso; se trata de actividades, de praxis, pequeñas acciones que generen un cambio en pequeña o gran escala.

Composteo
Obtenida de: Bioagricultura.wordpress.com

Esta práctica sostenible es una oportunidad para saber más sobre lo que es posible hacer desde la propia casa hasta lugares más grandes. Es sólo una herramienta para dejar volar la imaginación y crear nuevas formas de obtener algo de la naturaleza sin pretender quitarle todo con exigencias.

La Permacultura es mucho más que una idea romántica escrita en un poema bucólico. Más que anhelar regresar a los orígenes, es usar nuestros avances para regresar a la tierra todo lo que es capaz de darnos.

Por Daniela Díaz Blancarte/ @DaniDiBlanc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: