Hoteles sardina

El auto-sardina es un extraño elemento de la mercadotecnia que reta las leyes físicas del espacio y las muy humanas del olor y el apretuje. El objetivo es conocer cuánta gente cabe en un coche, aún cuando la información técnica y la lógica misma se interpongan en el camino.

El fenómeno sardina se ha extendido a otros ámbitos de la vida. Por eso no es extraño que a fechas recientes haya tocado uno de los más cotidianos: el sueño.

No tardaron mucho en aparecer las primeras cápsulas de sueño. Si bien en las películas de ciencia ficción parecía que dichas cápsulas eran algo intergaláctico y fuera del alcance cotidiano, hoy en día diversos arquitectos, diseñadores y empresarios se han lanzado a explorar la última frontera: los hoteles sardina.

Los capusoru hoteru u hoteles cápsula tienen su origen en Osaka, cuando en 1979 se abrió en el país asiático el hotel Capsule Inn. Ese fue el inicio discreto de una revolución arquitectónica y social que está tomando desprevenidas a las ciudades.

Pensados en un principio por el hacinamiento humano y el intenso tráfico de las ciudades, los hoteles cápsula nacieron como aliados de los hombres de negocios.

Hotel cápsula en Japón. Foto: Wikimedia Commons

Los japoneses se dieron cuenta que muchos de estos hombres vivían en los suburbios y constantemente perdían el tren o preferían ahorrarse el largo y desgastante viaje en la noche. Otros más tenían vergüenza de llegar en estados inconvenientes a casa después de una comida de la compañía. En ese sentido, las cápsulas iban a ser hoteles de emergencia, un lugar para pasar una noche imprevista.

Sin embargo, pocos hubieran imaginado que el sentido que adoptarían con el tiempo también cambiaría. Hoy en día muchos de estos hoteles cápsula son rentados mensualmente por quienes no necesitan más en la ciudad que una cama para pasar la noche. Son las nuevas vecindades urbanas.

Los hoteles cápsula son estructuras de plástico o fibra de vidrio de 2 metros de largo, por 1.4 de ancho y 2.3 de alto (las dimensiones exactas varían de hotel en hotel, pero no mucho) que apiladas como bloques de Lego en algunos casos, únicamente tienen en su interior una cama y si acaso, una repisa con un televisor o un cajón. Una cortina es lo único que otorga privacidad en estas mini habitaciones.

No se necesita hacer una reservación en los hoteles cápsula: una máquina expendedora entrega un boleto, cual estacionamiento automatizado. De la misma manera se puede pagar ahí por hora, con tarjeta de crédito o efectivo. Un sistema de despertadores le permite a los encapsulados salir a la hora pactada.

Los zapatos y el equipaje con el que uno carga se dejan en los casilleros de la recepción del hotel. Algunos de estos sitios llegan incluso a entregarle al huésped pijamas y una toalla para el baño comunitario del día siguiente.

El costo por noche corre entre los 2,000 y 4,000 yenes japoneses en el país del sol naciente, lo que equivaldría a entre 350 y 680 pesos mexicanos

La crisis económica y financiera mundial ha orillado a muchos a instalarse de manera casi permanente en sus cápsulas. Incapaces de pagar por una renta o necesitados de trabajar más de un turno, algunos japoneses han empezado a rentar las cápsulas por mes, haciendo de éstas su casa.

Pero también se han encontrado otros usos para estas estructuras. Ante la llegada de los juegos olímpicos en Londres este verano y la concurrencia esperada, algunas empresas británicas están optando por comprar cápsulas para instalar en las oficinas y así no contribuir al tráfico de la ciudad o a los pesados caminos de regreso a casa de sus empleados.

Los hoteles cápsula se presentan así como la respuesta ideal para un mundo de 7 mil millones de habitantes, cada uno reclamando su espacio.

Eso sí, plástico y no apto para claustrofóbicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: