Escapando de Alcatraz

Prisión de Alcatraz, San Francisco, Estados Unidos

Pasillo de la prisión de Alcatraz; Foto: J. Kelley

15 de mayo de 1962

El plan ha quedado listo, será complicado pero no imposible. John, Clarence y Allen suenan bastante confiados, cada quien conoce sus labores y ahora sólo queda comenzar a trabajar. Finalmente saldremos de este encierro. No más obscuridad.

20 de mayo de 1962

¡Qué ansias de tener todo listo! Muero por dejar este maldito lugar, no más maltratos, horrible comida, noches frías y soledad. Esos guardias piensan que son muy listos, ahora sabrán quién realmente lo es. Allen ya consiguió la cuchara para cavar, mientras John y Clarence están trabajando en la aspiradora que robaron de la sección de limpieza. Cada vez falta menos.

23 de mayo de 1962

“La Roca”, una prisión impenetrable, no existe tal cosa, hay fallas y las he encontrado. Mi mente recorre una y otra vez el plan, no puede salir mal pero tampoco tenemos el éxito asegurado. Es obvio que las paredes tienen daños de la humedad, salir de la celda es posible, dejar la cárcel y la isla será más complicado. El taladro que hicimos con la aspiradora está terminado, John y Clarence hicieron un buen trabajo. Yo he podido conseguir un cortaúñas y una cuerda de metal del taller. No he podido dormir.

Posters de los hermanos Anglin, fugitivos del FBI; Foto: Otago Daily Times

24 de mayo de 1962

Llueve, sólo lo sé porque escucho el agua y los truenos, no puedo ver la lluvia o sentirla, hace meses que no lo hago. Pronto comenzaremos a raspar la pared, para quitar la rejilla que da a la ventilación y hacer el hueco más grande. Ya también estamos consiguiendo el cartón, el cabello lo vamos a robar de los desechos de la barbería. La lluvia no para de caer.

30 de mayo de 1962

Estando tan ocupado los días ya no han pasado tan lento. Hemos terminado las vías de escape de las celdas, mientras utilizábamos el taladro que hicimos, Allen tocaba el acordeón, así despistamos a los guardias. John consiguió el cabello y su hermano Clarance ha robado el cartón, esta noche comenzaremos a trabajar en los muñecos. Soy el responsable de conseguir los impermeables para improvisar una balsa. Ni estando rodeado de agua me van a detener. Estas rejas no me encierran mientras yo sepa cómo salir de aquí.

4 de junio de 1962

Dejamos listos 4 muñecos hechos para disimular que aún dormimos, los hicimos de cartón y cabello real. Esos cuatro seres se quedarán ahí encerrados, sin vida, mientras los reales nos fugamos de la realidad. Unos días más y todo estará listo.

Cabeza falsa de John Anglin; Foto: Museo de la Isla de Alcatraz

9 de junio de 1962

Sólo estamos esperando el momento indicado. Se siente cerca el día, hora y momento preciso. Allen se nota bastante nervioso. John, Clarence y yo estamos lo suficientemente hartos como para darnos la seguridad de que sería preferible morir en el intento, que seguir aquí.

11 de junio de 1962

-Día de la fuga de Alcatraz, la primera y única exitosa en su historia­­-

15 de junio de 1962

 Nos han declarado muertos, seguramente es porque ellos jamás vivieron la muerte que es Alcatraz. John, Clarence y yo lo logramos, escapamos de la prisión, nadie lo había logrado. Allen no salió, no supimos qué pasó con él, jamás llegó al punto de encuentro. Como estaba pactado, dejamos los muñecos de cartón en nuestras camas y salimos de las celdas por el respiradero hacia el pasillo. Ahí nos encontramos y salimos al tejado atravesando una salida de ventilación. Afuera anduvimos a gatas por el techo, hasta el extremo donde pudimos bajar por agarrándonos de los tubos de la cañería. Tuvimos que saltar varias cercas pero logramos llegar a la playa. La balsa que armé con varios impermeables funcionó bastante bien, la inflamos con el acordeón. Corrimos, nadamos, con fuerza nos alejamos de la prisión. En cuanto llegamos a San Francisco huimos de la ciudad. Las noticias dicen que la policía nos ha buscado por días, asumieron que morimos ahogados, no han encontrado nuestros cadáveres. A John y Clarence jamás los volveré a ver. De mí tampoco nadie sabrá. Ya no soy el prisionero AZ1441, pero tampoco puedo ser Frank Lee Morris. No sé quién soy, ni a dónde voy. Lejos de Alcatraz, eso es seguro. Lejos, muy lejos.

Frank Morris, John Anglin y Clarence Anglin; Imagen: rioleo.org

El 11 de junio de 2012 se cumplieron 50 años de la primera y única fuga de la famosa cárcel de Alcatraz en la bahía de San Francisco. Frank Morris, John Anglin y Clarence Anglin lograron salir de la isla, sin embargo jamás se supo si lograron llegar con vida a San Francisco o algún otro lugar para salvarse. El relato anterior es simple producto de la imaginación, el prisionero AZ1441 no tuvo un diario y probablemente no sobrevivió. No se sabe. Casi un año después de la fuga, el 21 de marzo de 1963, el Fiscal General Robert F. Kennedy clausuró Alcatraz, la que es probablemente la prisión más famosa de la historia. No fue invencible.

Por Alberto Vega/ @Betovegaa

albertovega@elcafetindelas5.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: