Irrompible: supervivientes de abuso sexual

“No es su culpa y no tienen que cargar con la deshonra. Es un estigma injusto en el sentido de que la deshonra le pertenece al perpetuador y no a la víctima” (It’s not their fault and they don’t need to carry the shame. It’s an unjust stigma in the sense that the shame belongs to the perpetrator and not the victim).

Peter Hermann, co-fundador de Joyful Heart Foundation

La violación y el abuso sexual son tabúes, y como tales son temas que rara vez se mencionan en conversaciones casuales. Sabemos que las estadísticas son altas, sabemos de la violencia y la inseguridad, sabemos de un tejido social dañado y dañino que desfavorece a un porcentaje inmenso, pero olvidamos la pequeña imagen, la voz del individuo que termina siendo ahogada por la masa. Esa es la voz que Unbreakable intenta rescatar.

La fotógrafa de 19 años Grace Brown, de la Escuela de Artes Visuales de Nueva York, inició este proyecto fotográfico en 2011. Se decide a reconocer como supervivientes (más que como víctimas) a las personas que han sufrido abuso sexual o han sido violadas en algún momento de su vida. Partiendo de su propia experiencia, comenzó tomando fotografías de personas que ella conocía y que también eran sobrevivientes sosteniendo un cartel con alguna frase que su violador(a) o abusador(a) había dicho. Poco a poco se dio a conocer, y hoy en día personas de todo el país le mandan sus historias a través de fotografías del mismo estilo, algunas mostrando su cara, otras no.

Grace Brown, creadora del proyecto Unbreakable / Fuente: ProjectUnbreakable.tumblr

Una cosa es hablar del hecho, y otra muy diferente del perpetuador. Así lo entiende Brown, por lo que decidió darles voz a los sobrevivientes de abuso sexual a través de las palabras de sus abusadores, pues reconoce que por vergüenza son cosas que probablemente no le dirían a nadie. Al plasmarlas y compartirlas, asegura que estas personas abusadas pueden por fin sacar su peso de adentro y así empezar a sanar.

Fuente: projectunbreakable.tumblr

Fuente: projectunbreakable.tumblr

Fuente: projectunbreakable.tumblr

Fuente: projectunbreakable.tumblr

Fuente: projectunbreakable.tumblr

Fuente: projectunbreakable.tumblr

Fuente: projectunbreakable.tumblr

Inmersos en una cultura que excusa a violadores escudándose detrás de una tradicional misoginia, las personas que han sufrido abuso sexual suelen sentirse responsables, avergonzadas. Se estima que nueve de cada diez violaciones pasan desapercibidas porque las víctimas nunca se lo dicen a nadie, mucho menos lo denuncian ante las autoridades. Y en los casos en que sí se llegan a denunciar, se suele hacer caso omiso si se considera que la víctima no hizo todo lo que estaba en su poder para detenerlo; tal vez llevaba ropa muy ajustada, tal vez estaba caminando por una colonia peligrosa o muy de noche, no dijo “no”, o no con la fuerza suficiente. La culpa es del escote, de la obscenamente corta falda, de su condición de mujer (que de acuerdo a la Comisión Mexicana de Derechos Humanos es víctima de nueve de cada diez casos de abuso sexual).

Quizá en el futuro ser un superviviente de abuso (sexual, doméstico, escolar, de cualquier tipo) no sea un motivo de vergüenza, tampoco un objeto de lástima. Quizá se puedan reconocer como personas de valor, personas que no tuvieron la culpa de lo que les pasó y se vean como lo que son: irrompibles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: