“¡La gente odia las arañas!”

The Amazing Spider-Man; Foto: nerdbastards.com

Hace unos cuantos días se estrenó mundialmente la nueva película de Spider-Man, The Amazing Spider-Man. Esta nueva producción no sigue la historia de las otras 3 lanzadas de 2000 a 2007 y dirigidas por Sam Raimi. Este nuevo filme se remonta de nuevo la origen de este peculiar súper héroe y lo reintroduce al público. Muchos aspectos de esta película están basados en las historietas que llevan el mismo nombre, con las que comenzó propiamente la historia del Hombre Araña.

Para los que conocen el inicio de la historia, esta película tampoco se apega totalmente al comic, hay muchos aspectos que se adaptaron probablemente para hacerla mucho más atractiva. Por ejemplo resaltan 3 aspectos fundamentales que no concuerdan: la calidad de “nerd” de Peter Parker, el momento de la picadura de araña y la muerte del tío Ben. Este Peter Parker anda en patineta y llega tarde a sus clases, lo pica una araña en un gran corporativo al que se cuela y el tío Ben muere luego de intentar detener a un ladrón en la calle. Pero repito, esos 3 ingredientes están ahí, tal vez no literalmente pero sí en esencia.

Las grandes cualidades de esta película es mostrar a un Peter Parker y Spider-Man mucho más apegado a su personalidad como el mismo Stan Lee lo imaginó en los lejanos sesentas. Spider-Man no es el héroe convencional por una razón muy particular, Peter Parker comienza siendo un adolescente, con todo lo que ello conlleva. En ésta película se representa bastante bien todo eso que envuelve el Peter Parker joven, ese que se enamora perdidamente, se equivoca, es necio y tiene dificultades para asumir responsabilidades. Durante alrededor de hora y media el espectador mira madurar tanto a Peter Parker, como a Spider-Man.

Stan Lee, creador de Spider-Man.

Ante una reintroducción al mundo de Spider-Man, el mismo Stan Lee explica quién es este personaje y qué lo hace tan especial. Este texto es la introducción al libro “El asombroso Hombre Araña”, edición especial que recopila los primeros 10 números de la serie original de 1963, pertenece a la colección Obras Maestras de Marvel. La traducción es tal cual la del libro publicado en México. De igual forma los invito a leer la reseña de la nueva película publicada en esta misma revista.

Pobre Spider-Man, ¡estuvo a punto de no nacer! ¡Si eso no cautiva tu interés, jamás volveré a escribir otra introducción!

¡Es complicado recordar todos los argumentos que usaron para disuadirme de dar a nuestro amistoso vecino trepamuros una serie propia! Pero, para que hagan una idea, aquí tienen algunos de ellos…

No puedes ponerle “Spider-Man” a un héroe, ¡la gente odia las arañas!

Tu superhéroe no puede ser adolescente. Los adolescentes sólo sirven de patiños (y Spider-Man era adolescente cuando inició la serie).

Tu superhéroe no puede tener tantos problemas. No resultará heroico para los lectores.

Tu héroe debe ser grande, sofisticado y apuesto. (Peter era el típico estudiante ñoño de aquel tiempo).

Tu héroe no puede tener una tía May que lo cuide todo el tiempo. No se verá muy varonil.

Bueno, creo que con eso entiendes. Esto me hace pensar en los abejorros. Ya saben, dicen que son incapaces de volar porque les falta el diseño aerodinámico indicado. ¡Pero nunca se lo digan a uno! ¿Debí ponerle “Hombre-Abejorro”? ¡No! ¡Supongo que disparar telarañas es más divertido que fabricar miel! (¿Ves cómo tomamos esta clase de decisiones trascendentales?)

Nos dio igual. Opté con Steve Ditko por no escuchar las voces fatalsitas, seguir adelante e incluir a Spidey en la edición de una historieta llamada Amazing Fantasy, en la edición de agosto de 1962 –o sea que por motivos muy complejos de explicar, salió en algún momento de la primavera de 1962–.

Claro, ni eso fue fácil. Verás, a finales del 62 los poderes eternos se negaban a aprobar mi serie basada en Spider-Man. Pero pensé en una coartada. La serie de Amazing Fantasy estaba por ser descontinuada; o sea que a nadie le importaba qué historias incluiría, pues de todas maneras sería el último número. ¡Ya veo cómo sus ojos se iluminan! ¡Exacto! Era la oportunidad perfecta para terminar con el mundo sin Spidey, y si es que los sabiondos tenían razón y no le iba bien, ¿qué más daba? Era la última vez que se aparecía la revista.

Pues el viejo cabeza de red no sólo disto del fracaso, sino que la última edición de Amazing Fantasy, con Spidey en la portada, ¡fue la revista que mejor vendió en todo el año! Por supuesto que, en cuanto recibimos las cifras, le fue concedido el título para él solo.

El resto es historia.

¡El trepamuros favorito del mundo rompió las reglas de las historietas y se convirtió en el superhéroe más popular del reino del comic! ¡Y mientras menos convencional lo volvíamos, más crecía su popularidad… no era para menos!

Pero hasta el momento he economizado mucho el nombre de Steve Ditko. ¡Pero eso es porque guardaba lo mejor para el final!

Sin la estética asombrosa y el soberbio sentido narrarivo del Robusto Stevey, Spidey sería una hamburguesa sin cátsup, o Rambo sin gruñidos. ¡Imposible un mejor artista y cómplice para nuestro asombroso arácnido que el deslumbrante Sr. D! Su diseño y dibujos establecieron un estilo visual único que persistiría muchos años, un estilo por el cual Spidey destacó entre las demás historietas. Su ritmo, su facilidad para las escenas de acción y su capacidad para dotar a las situaciones más extraordinarias un aspecto absolutamente creíble, imprimió las primeras historias de Spider-Man un ímpetu que ayudó a mantener la vigencia hasta hoy.

Aunque Spidey tiene más de un cuarto de siglo de vida, daría la impresión que va empezando. Ahora mismo, al escribir estas palabras, Hollywood prepara un largometraje, la tira sindicada aparece en más de quinientos periódicos alrededor del mundo y, hasta el momento, se publican más de cuatro títulos de historietas mensuales con muy buenas ventas que llevan el mismo nombre, eso por no hablar de las numerosas apariciones especiales en prácticamente todos los títulos de Marvel. ¡Nada mal para quien hace alusión a un insecto al que todos odian!

Bueno, todavía podría abundar bastante, y quizá te parezca que justo eso haré, pero creo que tú y yo podríamos emplear mejor nuestro tiempo leyendo las historias que vienen a continuación. ¡Encontrarás un gran reparto de damiselas exquisitas, villanos perversos y una multitud de actores secundarios, todos listos para deleitarte!

¡Así que desenreden las telarañas, auténticos creyentes, y nunca olviden que con un gran poder, viene una gran responsabilidad!

¡E X C E L S I O R!

Stan Lee (1987).

Por Alberto Vega/ @Betovegaa

albertovega@elcafetindelas5.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: