Oro en Perú, origen de riqueza y conflicto

A pocos días de que Ollanta Humala cumpla un año en el poder, se enfrenta a una crisis social con tintes ambientalistas. Perú tiene una tradición minera y esta actividad es la principal fuente de ingresos, sin embargo actualmente hay varios conflictos por el establecimiento de diversos proyectos mineros. El más mencionado y considerado el proyecto minero más importante es el de Conga, en la región de Cajamarca, al norte de Perú.

Mapa de zonas mineras en conflicto; Fuente: Marcona Protesta

El proyecto Conga

Esta iniciativa de 4,800,000 de dólares es propuesta por la empresa Yanacocha, por la asociación de Newmont con Buenaventura, y pretende extraer oro, plata y cobre. Tras años de exploraciones, se ha determinado que se sacará, en los primeros años, entre 580 y 680 mil onzas de oro, y que por lo menos la explotación duraría dos décadas, además de que dejaría 3,000,00 de dólares en Perú. Sin embargo, el proyecto está suspendido desde noviembre del año pasado, cuando el Gobierno de Humala lo pidió después de las insistentes manifestaciones de la población y del presidente regional, Gregorio Santos. En especial cuando durante estas protestas mandaron a la policía, por lo que hubo enfrentamientos, heridos, detenidos y muertos.

Manifestación en contra de proyecto minero; Fuente: BBC

Muchos de los que habitan la zona están en contra de la iniciativa minera pues afectaría los recursos hídricos de la zona, ya que representa un peligro para cuatro lagunas en Celendín. El proyecto pretende secar las lagunas (pues los metales están debajo) y crear en su lugar reservas artificiales. Y esa es la base del conflicto. Santos y su población, aseguran que son las últimas fuentes de agua en Cajamarca, recursos que utilizan día a día para sus actividades de ganadería y agricultura. Por otro lado, Yanacocha argumenta que se han hecho estudios de impacto ambiental y que han aprobado el proyecto minero.

“Conga no va”; Foto: El País

Además, de acuerdo con el Ministerio de Economía de Perú, hay inversiones extranjeras que están pendientes para llevarse a cabo en los próximos años, lo que evidentemente acarrearía un ingreso sumamente importante al país (60% de las exportaciones son de minería). Pero debido a la deficiente seguridad jurídica que se le otorga a algunos proyectos, es difícil que los mismos se concreten. Por lo que es de suma importancia para la economía peruana que se les otorgue la seguridad a estas inversiones, sobre todo ahora que Perú ha crecido bastante en los últimos años.

Manifestantes en Cajamarca; Fuente: El País

La minería como salvación

La carta fuerte de Humala para convencer a la población de dejar que el proyecto Conga avance es que generará miles de empleos. Incluso, Yanacocha mencionó que estaba dispuesta a implementar ciertas acciones a favor de la comunidad de Cajamarca, tales como crear un fondo social, otorgar 10, 000 puestos de trabajo y duplicar la capacidad de las reservas de agua; asimismo, recalcaron que estarían dispuestos a dialogar. A pesar de eso, las comunidades han sido víctimas de abuso por parte de la minería y no se han atendido cuestiones sociales (en zonas mineras hay desnutrición crónica y analfabetismo), por lo que existe una gran desconfianza ante estas promesas. La desconfianza es también la razón por la que la población no cree que los estudios de impacto ambiental realizados sean ciertos.

También en este sentido, Humala prometió durante su campaña que haría transformaciones, para lo cual se necesita inversión privada nacional y extranjera por lo que los proyectos mineros son indispensables en este sentido, además de que el presidente ha dicho que se hará una mejor distribución de lo obtenido por las mineras. Esto, sin mencionar que mucha gente depende de estos proyectos para vivir. Con el paro de varios proyectos la gente se pregunta cuándo se reanudarán los trabajos ya que no perciben algún otro medio de subsistencia.

La minería como explotación

Además de la situación medioambiental, las protestas sociales y la apuesta al desarrollo del país por parte de esta industria, la minería también encierra otro aspecto, que es el de las violaciones a los derechos humanos.

En el sureste de Perú, se encuentra la región de Madre de Dios, en donde muchos abusos son llevados a cabo y casi nadie los reporta. Las principales víctimas son las mujeres y los niños que sufren de asesinatos, redes de prostitución, trata y trabajo infantil, sin embargo también existe la explotación laboral pues en esta región se practica la minería ilegal, la cual ha cambiado el paisaje natural del lugar dejando una zona dañada.

Daño irreversible provocado por la minería; Fuente: BBC

Los mineros trabajan en duras condiciones 24 horas seguidas y descansan 12, no cuentan con contrato y por lo tanto tampoco con prestaciones. Están acechados constantemente por enfermedades respiratorias, y de la piel, además de que no tienen acceso a agua potable durante las horas de trabajo. La paga es mucho mejor que un salario regular y mantiene a muchas de las familias de la zona, que aunque muchos saben que dañan el ambiente, es su forma de ganarse la vida.

Minero; Fuente: El País

En cuanto a las mujeres, son consideradas como “damas de compañía” en bares, y son captadas por anuncios en los que se solicita cocinera, niñera o mesera, que se enteran del engaño cuando es demasiado tarde, y luego se convierte en prostitución y/o trata de personas. Los prostíbulos se encuentran en los campamentos mineros y se instalan dependiendo de a dónde vayan éstos.

Campamento minero; Fuente: BBC

Finalmente, si bien es cierto que la minería ha sido una parte importante para el desarrollo del país, también hay que tomar en cuenta que el progreso no está llegando equitativamente a la población, asimismo, se debe crear un marco jurídico que asegure una minería de forma responsable, tanto social como ambientalmente. De esta forma se asegurarán las inversiones extranjeras que tanto ayudan a Perú y se tomará más en cuenta a la sociedad (que fue una de las promesas de campaña de Humala) además de respetar los derechos de las comunidades.

Por: Frida Arriaga/ @frieDen19 

Anuncios

Comments

  1. fridaarriaga says:

    Agradezco tu comentario. Coincido en que el ser humano tiene una ambición por el enriquecimiento, sin embargo, no hay que olvidar que la minería es una de las fuentes principales económicas del país. Por lo que no se puede pedir que se detenga. Pero sí se puede exigir que se haga en zonas donde no afecte los recursos de las comunidades, ni que deteriore el medio ambiente. A mi parecer se necesita una concientización urgente para evitar la explotación.

    Saludos.

  2. Arturo Cuadros says:

    Nosostros somos humanos o somos animales irracionales eso seria una de las preguntas para esto que pasa , nos estamos matando por la ambicion de oro de algunas personas y son las menos indicads para que trabajen el oro porque ni tienen estudios ni pagan impuestos estamos hablando de gente que solo les mueve la ambicion del enriquecimiento con oro pero esta selva es un pulmon del mundo y todo el que llega a esta selva es corrompido por el oro es por esto que los mineros son socios de los policias para trabajar el oro de las reservas y zonas prohibidas por la ley.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: