Mariles y su caballo “Arete”, dos medallas de oro mexicanas

Teniente Coronel Humberto Mariles; Imagen: Mediotiempo

Sin permiso del presidente y con un caballo tuerto, el Teniente Coronel Humberto Mariles y el equipo ecuestre de México se embarcaron rumbo a los Juegos Olímpicos de Londres 1948. En aquel tiempo muchos de los deportistas formaban parte del Ejército Mexicano, tal era el caso de los representantes de equitación. Por motivos políticos, el presidente Alemán no apoyaba al equipo y les había augurado puras derrotas, sin embargo eso no fue impedimento para que fueran a dar su mejor esfuerzo. El principal argumento del presidente era que la cuadrilla con la que iban a competir era mala, sin clase, e iba a hacer que la imagen de México quedara mal plantada.

Los caballos que montaban los mexicanos no sólo eran buenos y bien educados, entre sus filas había uno muy especial, el “Arete”. Era el caballo de Mariles, su favorito. Unos meses antes Mariles había conocido a ese alazán tostado y de inmediato lo pidió para que fuera su equino. Se llamaba “Arete” porque desde pequeño tenía una hendidura en la oreja izquierda. Además, tenía una deficiencia en el ojo, por lo que fue perdiendo la vista de lado izquierdo. Por esa complicación probablemente no era el más indicado para practicar la equitación, pero Mariles lo quería y confiaba en él.

Mariles montando a “Arete”; Foto: Wikicommons

Ya en Europa, antes de la justa olímpica, el equipo mexicano participó en algunos concursos en Italia y Suiza, obteniendo buenos resultados. El 8 de agosto de 1948 los mexicanos ganaron la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos, en la prueba de los Tres Días, con Mariles, Campero, Chagoya y Solano compitiendo. Hasta ese momento ya era un éxito la participación de los mexicanos, pues no se esperaba que tuvieran tan buenos resultados. Las victoritas no pararon ahí. El 14 de agosto Mariles gana medalla de oro en Salto individual y de nuevo oro en Salto por equipos.

Pese a las adversidades, el equipo mexicano liderado por Mariles y “Arete” lograron la hazaña. En los Juegos Olímpicos de Londres 1948 México gana su primera medalla de oro. Además, hasta la fecha Mariles es el único atleta mexicano que ha ganado dos preseas de oro en Juegos Olímpicos. Del otro lado del océano, el jinete Mariles y su caballo “Arete” generaron gran revuelo con sus triunfos, convirtiéndose en ídolos.

La dupla ganadora siendo premiada en Europa; Foto: Terra

Las medallas que obtuvieron no fueron su único triunfo, también mostraron al mundo el estilo mexicano de montar. El Teniente Mariles era un jinete muy particular, pues innovó el deporte realizando sus saltos con el cuerpo hacia adelante, contrario a lo que se acostumbraba. Además, debido a su formación militar, Humberto Mariles y su caballo demostraban cualidades como disciplina, tenacidad y perseverancia, claves para su éxito.

Humberto Mariles Cortés y su caballo “Arete” forman parte de la historia de México gracias a sus logros, y sobre todo por la perseverancia y gallardía que demostraron. Dejaron el nombre del país en alto, sorprendiendo a mexicanos y extranjeros. Humberto Mariles fue un gran jinete y “Arete” un gran caballo. Como pareja son las dos primeras medallas de oro para México en los Juegos Olímpicos.

Por Alberto Vega/ @Betovegaa

albertovega@elcafetindelas5.com

Anuncios

Trackbacks

  1. […] acudió a esta justa olímpica en donde el equipo ecuestre, encabezado por el general Humberto Mariles Cortés, fue lo más destacado de nuestra delegación, tras la obtención de dos medallas de oro, una de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: