Breaking Bad: de químico a cocinero

Walter White, Skyler y Walt Jr. son una familia estadounidense promedio. Walter es un maestro de química, Skyler –su esposa- es un ama de casa embarazada y Walt Jr. es un estudiante que sufre de retraso mental. La vida rutinaria de esta familia se rompe cuando Walter se entera que tiene cáncer de pulmón. En vísperas del nacimiento de su hijo y con la responsabilidad de hacerse cargo del otro, Walter se ve en la necesidad de buscar una alternativa para poder costear su tratamiento y guardar dinero para su familia: vender metanfetamina.

Lo anterior no es más que la premisa de una de las series más aclamadas en Estados Unidos: Breaking Bad. Esta serie dramática se estrenó en 2008 y cuenta con 5 temporadas, la última acabándose de estrenar hace apenas un par de semanas. Breaking Bad ha sido comparada con series como The Wire, The Sopranos y Mad Men, cuyo tema principal versa en la transición entre el bien y el mal, y la posibilidad de los personajes de abiertamente elegir cualquiera de estos caminos.

Breaking Bad muestra a un hombre que, al enfrentarse al ocaso forzado de su vida, decide dejar el buen -pero mediocre- camino que hasta ahora tenía para volverse arriesgado e instintivo, y así poder proveer de estabilidad económica a su familia cuando éste fallezca. Así, Vince Gilligan, creador de esta serie, presenta cuestionamientos acerca de la maldad y sus consecuencias, pero también de sus motivos y si éstos justifican los medios.

Todo comienza cuando Walt acompaña a su cuñado, jefe de la de DEA (Drug Enforcement Administration) a rastrear la casa de un narcotraficante, ahí ve a Jesse, un antiguo alumno suyo, escapándose de la casa. Más tarde y ya con una idea en mente, Walt se da a la tarea de buscar a Jesse, para así hacerse de un socio poco convencional que cambiaría sus tardes de calificar exámenes escuetos a pasar su tiempo libre cocinando metanfetamina en medio del desierto de Alburquerque y hacerse de una fortuna que ni en sus sueños más excéntricos hubiera imaginado.

¿El fin justifica los medios?, ¿es válido volverse arriesgado e instintivo- adjetivos que Walt siempre quiso que lo describieran- únicamente cuando se sabe que tienes poco tiempo de vida?, ¿no es acaso vender metanfetamina una oportunidad en charola de plata para un brillante químico con un trabajo mediocre? Para Walter White lo fue y no existe marcha atrás, cada gramo que “cocina” es un paso dentro del mundo del narcotráfico y lejos de su bienestar mental y familar.

La dirección de arte de esta serie está plagada de símbolos que denotan implícitamente la situación que vive el personaje en el momento de la acción. Un ejemplo interesante es el color que cada personaje tiene asignado; Walt tiene una colección interminable de camisas verdes, mientras que Jesse está constantemente rodeado de elementos rojos tanto en su vestimenta como en los espacios a los que él pertenece. Skyler, por otro lado, viste de azul. Es entonces interesante notar la transición de colores que los personajes presentan cuando se enfrentan a ambientes a los que no pertenecen, en donde se ven en peligro o no están en su zona de confort.

Breaking Bad mantiene al espectador pendiente de todo movimiento durante cada capítulo y con el suspenso en sus más altos niveles. Cada uno de los personajes está tan profundamente construido que es imposible no sentir compasión por los vicios de éstos, haciendo también imposible tomar partido entre el bien y el mal, pues como todo en la vida; nada está definido en blanco y negro, sino entre una extensa escala de grises.

Finalmente, otro elemento relevante para la trama -al menos para The Oatmeal- es la relación que existe entre la cantidad de cabello de los personajes y su nivel de maldad. Aquí la profunda explicación acerca de esta acertada teoría. (Ver sólo si ya has visto la serie).

Advertencia: una vez que se empieza a ver Breaking Bad es muy, muy difícil detenerse.

Por Daniela S. /@ItsDaniee

Anuncios

Trackbacks

  1. […] especial a Breaking Bad(Aquí pueden ver lo que escribí sobre Breaking Bad), Downton Abbey (que no he visto pero al parecer es excelente) y Boardwalk […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: