Piruetas Ochenteras: El Circo del Sol y Michael Jackson

Contorsiones y músicas mágicas. Las luces y formas de lo desconocido se funden con esas viejas y familiares ondas sonoras que nos hacen vibrar. La combinación retrofuturista produce un asombro nostálgico que se respira durante todo el espectáculo en el palacio.

Hoy, a 54 años de su nacimiento, y aun después de haber muerto, Michael Jackson vuelve a despertar la capital mexicana. Estaciones de radio transmiten sus éxitos. Y no encontramos la causa de esto en su aniversario; se trata del Cirque du Soleil. Este circo canadiense presentó su espectáculo “Michael Jackson The Inmortal World Tour”, en la ciudad.

Cartel del show; Imagen: Ticketmaster

El Palacio de los Deportes fue el recinto para estas acrobacias a ritmo ochentero. Anteriormente, las presentaciones de este circo se habían realizado en la Carpa Santa Fe, un foro construido para alojar un circo, y que curiosamente tiene forma de circo; pero no esta vez.  Sin duda la cantidad de gente y las ganancias que eso trae consigo influyeron en la decisión de cambiar de recinto. Sin embargo, por tratarse de un circo-concierto, se puso un escenario más grande, más luces y más potentes, pero sobre todo, unas vocinotas.

Foto: TheNipeNews

Por este moderno sistema sonoro se ampliaban las las notas clásicas de las canciones del Rey del Pop, revividas por una banda sonora. Peinados con afros, maquillaje excesivo, pantalones acampanados y mucho brillo, el conjunto se asomaba al fondo del escenario. Mientras los instrumentos marcaban el compás musical, la voz de Michael Jackson era imitada por coristas que juntaban sus voces para asemejar la inolvidable voz del autor. Otras veces, éstos sólo cantaban los coros para que la voz auténtica de Michael Jackson, grabada o proveniente del inframundo, penetrara en la mente de cada espectador.

Más este espectáculo quedaba en segundo plano. Frente a ellos se encontraba el espacioso escenario con un gran pilar totémico rodeado de aros de fierro de los que colgaban acróbatas. Al rededor de este se iluminaba la pista de baile en donde, al sonar Thriller, aparecieron decenas de muertos vivientes para bailar como en aquél famoso video. Del techo bajaban cuerdas de donde los trapecistas colgaban y en las cuales giraban y giraban y giraban sus articulaciones, como si las reglas anatómicas no aplicaran para ellos, mientras que del piso crecían como plantas los soportes para la contorsionista que doblaba su cuerpo de goma para crear esculturas surrealistas biológicas.

Imagen: NTRzacatecas

Las licras de los acróbatas se adaptaron al estilo de Michael Jackson para reproducir sus canciones como sólo el Circo del Sol lo sabe hacer. Las coreografías, la música el escenario lograron una función que si bien no cubrió la ausencia del protagonista, sí logró, a su modo, despertar el recuerdo de aquél ídolo y sobre todo transmitir la espectacularidad de su legado.

Por Limonsaurio

Anuncios

Comments

  1. ¡Buena reseña! No puedo negar que yo, siendo un fan asiduo de Jackson desde la infancia, me encontré reteniendo lágrimas en algunas canciones. En cuanto a la acrobacia, siento que pudieron explotar mejor algunos números, pues había varios donde pareciera que solo había un video de fondo y los actores dando un espectáculo por separado. Sin embargo la selección de sus éxitos fue inteligente, y toda la producción en conjunto te quitaba el aliento. ¡¡¡Que viva el rey!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: