“Esta noche somos invencibles”: Fobiarama 5

Llegó la quinta edición del Fobiarama con la banda como auténticos titanes, invencibles. En esta ocasión deleitaron al público con todos los temas del Rosa Venus, álbum con el que volvieron en 2005. Para esta fecha, además de los fobios, en el escenario del Plaza Condesa estuvieron varios amigos musicales de la banda. Nada detuvo a Fobia, cinco discos después, dejaron lleno de energía el escenario, para regresar el próximo jueves con su nueva producción.

El show fluyó muy rápido, casi no hubo intervenciones y más bien tocaron de corrido todo el álbum. La primera canción fue “Rosa Venus”, pieza instrumental que hizo lucir a los músicos de Fobia. Primero llegó al escenario Paco Huidobro, con una Les Paul que rugía ante los ojos felinos del Plaza. Luego lo acompañaron en el escenario Darío González, Mauricio Clavería y Federico Fong.

Beto Cuevas tocando en el Fobiarama 5; Foto: Alberto Vega

Para la segunda pieza llegaron al escenario Leonardo de Lozanne y Beto Cuevas de La Ley, mientras comenzaba a sonar “No eres yo”. Frente a frente, los cantantes ofrecieron un gran dueto de voces que provocó el éxtasis del público. Se desbordaba la energía del Rosa Venus en el escenario. Muy pronto llegó la segunda sorpresa de la noche, pues Natalia Lafourcade subió con Fobia para cantar “200 Sábados”. La dulce voz de la cantante combinaba de gran manera con la melódica canción.

Natalia Lafourcade con Fobia; Imagen: Alberto Vega

Llegó el turno de una de los temas más esperados de la noche: “No soy buen perdedor”. El amor volvió a ganar, y Leo de Lozanne agradeció al público por “hacer posible el sueño que llevan semanas haciendo realidad”. El vocalista además añadió que esa noche concluía un capítulo muy importante en la historia de Fobia, luego de 25 años de carrera, terminaban el ciclo de presentar sus antiguas producciones, dejando la alfombra roja lista para el Destruye Hogares.

Siguiendo el orden del disco, en el show comenzó la cuenta de un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve diez, once, “12 Pasos”. Luego, el público recibió en el escenario a un invitado más, La Gusana Ciega, banda contemporánea de Fobia, con la que interpretaban “Un camino y un camión”. Daniel Gutiérrez, vocalista de La Gusana, ilustró la historia de la canción con carteles alusivos a la letra. Ese dueto conquisto a los espectadores, pues ambas bandas son muy queridas en la escena mexicana.

Paco Huidobro, guitarra de Fobia; Foto: Alberto Vega

La intensidad subió de nuevo con uno de los temas más famosos del disco, “2 Corazones”, esta vez a dueto con el Abulón. El cantante de Las Victimas del Doctor Cerebro imprimió mucha energía al espectáculo, desde que llegó, el escenario fue un desmadre.

La siguiente canción la interpretó únicamente Fobia, pues era el momento de “Todas las estrellas”, como auténtica declaración de la banda. “Porque esta noche somos invencibles, no hay nada que nos pueda detener”. La banda se siguió con “Una vida sencilla”, mientras los reflectores iluminaban a Leonardo de Lozanne.

Leonardo de Lozanne, vocalista de Fobia; Foto: Alberto Vega

Luis Navejas, integrante de Enjambre, subió al escenario como el siguiente invitado. Con él interpretaron “Muy maniaco de mi parte”. La aversión continuó con la banda sola tocando la instrumental “Sembrando estrellas”. En esta canción se pudo apreciar una enorme actuación de Huidobro, acompañado de melódicos arreglos del teclado. El público, que bien conoce el disco, sabía que pronto se acercaba el final, pero la expectativa era tan grande que el espectáculo no podía parar.

El último invitado subió al escenario sin miedo para interpretar la última canción. Comenzando con una ambientación silvestre que recordaba a la tranquilidad de un bosque, Leonardo introdujo a Alfonso André, con quien tocarían “Hoy tengo miedo”. Las palmadas de la gente rápidamente se apegaron al reconocido ritmo del bajo de la canción. Dos baterías retumbaban en el Plaza Condesa, una con un integrante de La Ley y otra con un miembro de Caifanes.

A pesar de que el público gritaba que siguieran, como estaba planeado, la banda no tocó ni una más. Ese era el trato, todo el Rosa Venus, de pies a cabeza. El show y el disco se fueron rápido, energéticos, dejando al público picado. La banda se despidió del su gente con una reverencia. La siguiente semana será el último capítulo del Fobiarama, el sexto, el inédito, el del regreso total, el de Destruye Hogares.

Por Alberto Vega/ @Betovegaa
albertovega@elcafetindelas5.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: