Buscando un amigo para el fin del mundo

En las noticias anuncian que un asteroide llamado “Matilda” tocará tierra en aproximadamente un mes. ¿Estás satisfecho con tu vida? ¿Amaste, plantaste un árbol y leíste un libro? (lugar común por demás forzado, lo siento) ¿Estás haciendo lo que te gustaría estar haciendo el último día de tu vida? Finalmente, ¿la mayoría de tu lista de “Cosas por hacer antes de morir” está tachada?

Y si no, ¿Cuál es tu último deseo? Al tener una experiencia, directa o indirecta, pero cercana con la muerte estos cuestionamientos tienden a surgir. Por suerte, el asteroide Matilda no es más que el motivo principal de Seeking a Friend for the End of the World (2012). Ningún asteroide se acerca peligrosamente al planeta Tierra, o al menos no que yo sepa. Así que por ahora, podemos estar tranquilos.

Póster oficial

Woody Allen dice algo así como: “Of course I’m interested in the future, it’s where I plan to spend the rest of my life”. Por eso la idea de saber cuándo nos vamos a morir nos parece tan escalofriante: dejar de pensar en el futuro para vivir y aprovechar el presente. Saber que algo se va a acabar nos hace atesorarlo más. Es ahí donde yo tengo un problema. ¿Por qué no aprovechar algo siempre y no sólo cuando sabemos que se acabará?

No me malentiendan, si hoy anuncian que en una semana se acaba el mundo, probablemente correría a aventarme del paracaídas, me iría a la playa y comería pizza en una silla frente al mar a presenciar el apocalipsis. Sin embargo, tengo un problema con las películas que versan sobre esta temática. Por supuesto que lloro como plañidera en cada una de ellas, pero justo ahí reside mi problema. Siento que esas películas están ahí con el único propósito de descaradamente hacer llorar a la audiencia.

Su lista de cosas por hacer suele ser sumamente superficial y siempre tienen todo el dinero para viajar y hacer cuanto deporte extremo les venga en gana. Todas estas películas terminan teniendo un tono épico forzado, de personas que buscan la redención y finalmente mueren plenos o ya, en el peor de los clichés, se salvan milagrosamente. The Bucket List (2007) y la penosísima Te presento a Laura (2010) –en la cual nos quedó muy claro que estaba patrocinada por Trident– son claros ejemplos de este tipo de películas.

 Este fin de semana se estrenó Seeking a Friend for the End of the World (2012) y su título lo dice todo. Pese a las críticas no tan positivas que ha recibido, es una película muy bien lograda pues le da un enfoque distinto a un tema en boga: el apocalipsis. Los personajes son personas ordinarias que no intentan salvar al mundo, sino salvarse a sí mismos.

Dodge y Penny viven en el mismo edificio en Nueva York. A Dodge (Steve Carell) lo acaba de dejar su esposa y Penny (Keira Knightley) vive un relación tormentosa con su novio. Un día Penny llora en las típicas escaleras de los típicos edificios de Nueva York y Dodge intenta ayudarla. Al día siguiente ambos se embarcan en un road trip para cumplir el último deseo de cada uno: Dodge quiere regresar con el amor de su vida y Penny regresar con su familia a Inglaterra.

Lorene Scafaria debuta como directora con esta película aunque es conocida por ser guionista de Nick and Nora’s Infinite Playlist (2008). Scafaria también ha participado en soundtracks de películas como Whip It (2009), dirigida por Drew Barrymore. En todas estas películas los personajes son amantes de la música –alternativa, por supuesto– y son grandes conocedores de la cultura independiente. Tienen un estilo quirky y por lo general andan en Converse.

En las primeras dos películas esto funciona porque tienen como actores principales a los reyes de la incomodidad: Ellen Page y Michael Cera. Sin embargo, en la última, los personajes principales se sienten un tanto forzados. Probablemente sea la mala actuación de Keira Knightley, pero su personaje durante casi toda la película intenta desesperadamente actuar como una chica cool pero incómoda, que sabe de viniles y usa vestidos con Converse y sudaderas, pero no le sale y resulta incluso un poco irritante.

La historia tiene plot holes muy obvios, como que pretenden que una avioneta pueda cruzar el Atlántico, además de meter un perro en la historia solo porque sí, pero fuera de eso, logra cautivar a la audiencia, haciendo que se le escape la lágrima de cocodrilo de vez en cuando. Por otro lado, la película muestra a Steve Carell en un papel distinto dirigido hacia la tragicomedia, como también lo hizo en Dan in Real Life (2007) y Little Miss Sunshine (2006), y a mí parecer le sale bastante bien.

Seeking a Friend for the End of the World es una película fresca, pues habla del fin del mundo sin mostrar una sola vez el cielo tempestuoso o el caos del final de nuestra existencia. Se centra en las distintas reacciones que personas comunes tienen o tendrían hacia algo tan extraordinario como el fin del mundo; desde orgías, desconocer la ley y tirarse al hedonismo, hasta permanecer en calma, cerrando los cabos sueltos de su vida y encontrándose a sí mismos antes de que llegue lo inevitable. Muestra que quizás salvarse va más allá de sobrevivir o morir.

Aquí el trailer

Por: Daniela S. / @Itsdaniee 

Anuncios

Comments

  1. De acuerdo… el personaje de Keira es insoportable. pero ella tiene esa particularidad, hace de una buena pelicula un fiasco, y no es que sea mala la peli… es solo que no puedo encontrar una conexión entre los protagonistas, Carell se ve muy natural, pero ella … llora mal, siempre hace cara loca para todo… noooo, es un hueso de dinosaurio esa mujer.

  2. el final no es tan bueno para el genero de comedia, seria mas para una película dramatico romántico, me hubiera gustado un final mas cómico o irónico. Por ejemplo: que el meteorito no era tan grande y las explosiones se debían porque el meteorito caía sobre una estación de servicio y cuando se despertaran descubrieran que no pasaba nada.Para mi la mejor parte fue cuando llegan fryendsy´s y festejan el ”cumpleaños” de dodge exceptuando el final la película esta bien

    • ¡Gracias por tu comentario! A mí, por el contrario, me hubiera decepcionado que se hubieran salvado. Mejor dicho, creo que sí se salvaron metafóricamente, al encontrarse. Haber salvado su vida me hubiera parecido redundante. Además, todo amor no consumado siempre será más romántico. 🙂 Sí, la parte de Friendsy’s es muy divertida y Dodge es un gran personaje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: