Medio Oriente efervescente

“Siempre hay alguien que te dice lo que debes hacer, ya no existe el silencio, en todas partes hay ruido; si tú no estás con tus propios pensamientos, cómo vas a entender el sentido de las cosas, es imposible. Vivimos bajo una manipulación perversa, muy sutil”

Susana Tamaro (1957 – ) Novelista italiana

En los últimos días, el mundo musulmán ha salido a las calles a protestar contra un video que denigra la imagen de su profeta Mahoma. De hecho aquí mismo en el Cafetín de las 5, se expuso el tema, desde el video hasta las reacciones de la comunidad musulmana y la respuesta de los Estados Unidos a la muerte del embajador de ese país en Libia como consecuencia de este malestar musulmán. Sin embargo, hay varias cuestiones que deben ser analizadas al respecto.

El Corán, libro sagrado del mundo musulmán / Fuente: In Focus. The Atlantic

En primera instancia reside el misterio alrededor del director de la cinta, que según el portal Gawker, que contactó a algunos miembros del equipo de rodaje y actores, sería Alan Roberts de 65 años y que ha dirigido otras películas de bajo presupuesto entre las cuales destacan algunas de contenido erótico. Al respecto del autor de la cinta, el mismo portal afirma que podría tratarse de Nakoula Basseley, quien figura como el productor de la película bajo el seudónimo Sam Bacille. Basseley afirma que sólo brindó apoyo logístico a la producción. El hecho de que tanto el autor intelectual como el director (quien forzosamente debía conocer el contenido antimusulmán del filme) no hayan sido reconocidos, deja entrever una gran sospecha al respecto. Asimismo, los actores se justifican bajo el argumento de que fueron engañados para filmar la película que les fue presentada con el nombre Guerreros del desierto y en ningún momento figuraba contenido antumusulmán dentro del filme. La sospecha continúa pues la lógica nos lleva a pensar que un actor debe saber de que va la película que está actuando, por muy amateur o de bajo presupuesto que ésta sea.

En segundo término aparece la exposición mediática de la película y en particular de esos 14 minutos que concentran claros mensajes de incitación al mundo musulmán, sabiendo de antemano que para éste el respeto a sus creencias y su religión antecede cualquier otro elemento. Es cierto que en los Estados Unidos se promocionó el video de los 14 minutos por círculos antimusulmanes de derecha y personajes que se han declarado abiertamente antimusulmanes como es el caso de Terry Jones, pastor de Florida recordado por quemar públicamente ejemplares del Corán.

La cuestión reside en la manera en la que llega al mundo musulmán. No cuestiono el poder de las redes sociales ni del flujo de información a través del Internet pero los países donde hoy se presentan protestas contra el video no ocupan los primeros países de población con acceso a Internet. Por ejemplo, en Irán, país con un 43.2% de penetración de Internet presentó manifestaciones leves en la embajada de Suiza (donde se ven representados los intereses de los EE.UU.) Egipto posee un 26.4% de penetración de Internet, mientras que Sudán posee un 10% y Libia tan sólo un 5.1%. Estas estadísticas me permiten llegar a la conclusión de que las protestas en los países musulmanes fueron organizadas  por agitadores que buscan crear desprestigio y odio hacia los Estados Unidos (e Israel) y la “única” manera de canalizarlo es hacia los recintos diplomáticos de los Estados Unidos. Ni hablar del auge mediático que el video ha tenido a raíz de las protestas, logrando que más gente se entere de dicho video. El descontento y la indignación son genuinos, no lo dudo, pero la manera en que las masas fueron alertadas de esta ofensa hacia su religión e incitadas a salir as las calles es lo preocupante. Sorprende siempre que los manifestantes tengan banderas de los Estados Unidos e Israel en cada manifestación en contra de estos países, ya sea en banderas como tal o bien impresiones en lona, nos da el indicio de una sociedad preparada para demostrar su constante desprecio hacia la civilización occidental o que bien se puede lucrar con el odio de la gente a otro ente. ¿Pero a quién le beneficia un odio del mundo musulmán hacia los Estados Unidos?

Protestas en Irán / Fuente: In Focus. The Atlantic

La opinión pública en los Estados Unidos está dividida en cuanto al tema de la guerra se refiere. Algunos consideran que una política de aislación es conveniente mientras otros buscan reafirmar el dominio estadunidense en el mundo. A este factor hay que agregar los tiempos electorales que se viven en los Estados Unidos, en donde el contrincante a la Casa Blanca por parte del Partido Republicano, Mitt Romney ha dejado entrever su posible política exterior; los Estados Unidos tienen el derecho de intervenir en cualquier conflicto en pro o defensa de sus intereses. Barack Obama tiene en puerta dos conflictos que piden ser atendidos por Israel. En primera instancia está la supuesta “revolución” convertida en guerra civil que se vive en Siria y la también presunta “amenaza” nuclear que Irán representa. Israel exige intervención de los Estados Unidos en este tema o bien el apoyo a Israel para que éste haga algo al respecto. Se espera la caída del presidente Bashar Al-Asad en Siria y la constitución de un gobierno pro Occidente en este país. En el caso de Irán buscan que el mundo se “cerciore” de la presencia de armas nucleares en Irán, mismo argumento utilizado en Irak para derrocar a Hussein y sin la aparición de las armas nucleares en cuestión. ¿El video se habrá tratado de una artimañana de Israel para provocar violencia en el mundo musulmán (Israel apoyando dicha violencia) para que se atentará contra intereses o ciudadanos estadunidenses y precipitar una decisión de Obama? Suena perverso pero no imposible.

La otra posibilidad y la que es apoyada por la mayoría de los medios de comunicación a nivel internacional, es que el fanatismo musulmán alentado por un ultraje a sus creencias y su religión lleva a la exaltación de las pasiones y el desencadenamiento de la violencia ciega contra el enemigo preferido; los Estados Unidos. Existen demasiadas ideas que están mal argumentadas en esta versión pues inmediatamente se tacha de fanático al pueblo musulmán e incapaz de razonar los hechos y encaminar su indignación hacia otro medio que no sea la violencia. O bien, se toma por hecho que el pueblo musulmán es fácilmente manipulado por líderes fanáticos que exacerban la religión y el odio contra los Estados Unidos. Es decir, en ningún momento niego la existencia de grupos fundamentalistas en el mundo árabe y que su poder de convencimiento sea peligrosamente grande pero estos grupos están motivados por determinado interés y bien puede jugar para Mahoma como para Abraham, todo es cuestión de dinero. Ahora bien, con esta versión busca justificarse una futura intervención de Occidente en los países en cuestión en defensa de los intereses estadunidenses o bien como represalia por la muerte de cuerpo diplomático. No por nada, 2 buques de guerra y 500 marines permanecen en la costa de Libia para cualquier eventualidad.

Me parece que en este tema no se trata sólo de una cuestión de indignación religiosa, de libertad de expresión (argumento utilizado por aquellos defensores del video) o políticas del sitio web (Google se negó a retirar el video pues afirma no viola sus políticas). La inocencia de los musulmanes es la antesala para un evento mucho mayor que podría inclinarse para cualquier bando, considerando quién está detrás del mismo y cuáles son sus intenciones. ¿Israel? ¿Estados Unidos? ¿Fundamentalistas musulmanes? La reflexión queda en el aire.

Nemo el Capitán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: