La memoria colectiva del 68

Los sesentas, y en especial 1968, fueron años que sin duda cambiaron al mundo. En México, el Movimiento Estudiantil, y sobre todo su trágico desenlace, es uno de los hechos más importantes de la historia contemporánea del país. El acontecimiento está grabado en las memorias de la mayoría de los mexicanos, lo hayan vivido o no. La historia de esos muchachos se ha ido transmitiendo de generación en generación, con todo y su esperanza, sus recuerdos, sus protestas, su arte y sus marchas, pero también su 2 de octubre, su Tlatelolco, su Plaza de las Tres Culturas, su silencio, su tristeza; ahora forma parte de nuestra memoria colectiva. Todas esas vivencias se han recolectado con gran esfuerzo en un solo lugar, el Memorial del 68 en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, la memoria colectiva del 68.

Mural en el Memorial del 68; Foto: Alberto Vega

Justo a un lado del sitio arqueológico de Tlatelolco, y mirando perplejo a la Plaza de las Tres Culturas, se encuentra el Memorial del 68. La mejor ubicación posible para profundizar en esta historia. Este espacio fue concebido en reconocimiento a la trascendencia social y simbólica del Movimiento Estudiantil, especialmente reconociendo “su espíritu transformador como un valioso núcleo de energía renovadora”. Con esta muestra también se busca “preservar el recuerdo activo de un acontecimiento fundamental e la formación del México contemporáneo”.

La organización del museo está a cargo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que buscó fuentes documentales de distintos tipos, como testimonios, fotografías, cine, videos, audios y otros objetos relacionados, todos muy cercanos a los hechos. Las fuentes de las que se recolectó toda esa información son el Archivo General de la Nación, el Acervo del Comité 68, Filmoteca y Radio UNAM, Canal 11, el Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación, y Fundación Televisa, entre otros. Además, entre 2006 y 2007 se realizaron entrevistas con personajes involucrados con el Movimiento Estudiantil, de los que destacan interesantes testimonios de jóvenes del 68. Entre los personajes que se presentan en estos testimonios resaltan nombres como Calos Monsiváis, Elena Poniatowska, Luis Tomás Cervantes Cabeza de Vaca, Luis González de Alba y Raúl Álvarez Garín, entre otros.

Memorial del 68; Foto: Alberto Vega

La muestra sigue una cronología que lleva al visitante a través de la época comprendiendo su contexto nacional y global, para después profundizar en el Movimiento Estudiantil y finalizar con sus repercusiones. Desde las primeras salas que muestran las condiciones que gestaron el Movimiento, en ellas se comienza a presentar a esa diferente generación de jóvenes de la naciente clase media mexicana. Más adelante, el visitante recorre hecho por hecho el Movimiento Estudiantil, desde el famoso enfrentamiento en La Ciudadela, hasta los días posteriores al trágico 2 de octubre de 1968. Finalmente, el espectador conoce las repercusiones que tuvo el Movimiento, así como los cambios que hubo en México y el mundo luego del efervescente 1968.

Una gran cualidad de la exposición es que presenta distintos puntos de vista acerca del Movimiento, así como sus aciertos y fallas internas, permitiendo una visión más amplia de los hechos. Entre las entrevistas que se exponen se llegan a ver autocríticas de los propios jóvenes del 68 en torno al Movimiento. También ellos relatan los que consideran que fueron puntos de quiebre en el desarrollo de las protestas y exponen los temores y preocupaciones que sentían en ese momento por saber hasta dónde iban a llegar. El Memorial del 68 no busca presentar una versión definitiva acerca de esta historia, el propósito es que el visitante se empape de información para que pueda sacar su propia conclusión.

Los presos del 68 en el Memorial; Foto: Alberto Vega

La mayor riqueza del Memorial del 68 es su propósito de compartir y crecer con la sociedad. Además de la exposición, en el museo hay un Centro de Consulta con libros y recursos multimedia extras disponibles para los visitantes. También el Memorial del 68 busca crecer, por eso invita a que todos aquellos que formaron parte del Movimiento Estudiantil, relaten su experiencia para que forme parte de la memoria colectiva que allí se forma. El Memorial del 68 se encuentra en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (Ricardo Flores Magón 1, Col. Nonoalco-Tlatelolco), a unos pasos del metro Tlatelolco y está abierto de martes a domingo de 10 a 18 horas. Para mayor información pueden visitar el sitio web del museo, donde pueden hacer un pequeño recorrido virtual y descargar gratis la cronología del Movimiento Estudiantil.

En un monumento que resguarda la Plaza de las Tres Culturas y en la parte final del Memorial del 68, se lee “Memorial de Tlatelolco” poema de Rosario Castellanos. “No hurgues en los archivos pues nada consta en actas. Mas he aquí que toco una llaga: es mi memoria”. A pesar de que en los días posteriores al 2 de octubre de 1968 se intentaron borrar las evidencias de lo que sucedió, siempre estará la memoria de aquellos que lo vivieron, para recordar. “Recuerdo, recordamos”, dice la escritora mexicana. Esa es la invitación del Memorial del 68, recordar para no olvidar lo que sucedió.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Alberto Vega/ @Betovegaa 

Anuncios

Trackbacks

  1. […] de arte). En el recinto se pueden encontrar exposiciones y actividades de varios tipos, desde el Memorial del 68 recordando el movimiento estudiantil en México, hasta la colección Blastein con obras de arte […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: