Escribir “a la RAE”

Imagen: hexagonobabel.wordpress.com

Que tal lectores vuenas tardez como estan antes de que dejen de leer este tecsto por la pesima ortografía, hablemos un poco sobre su ausencia en el día a día, situación que se puede ver en las publicaciones que solemos hacer en las redes sociales y conozcamos la chamba de la Real Academia Española, encargada de su regulación.

Organizar fiestas, manifestaciones, hasta el derrocamiento de un “presidente”, pueden ser sólo algunos usos de las redes sociales, pero también en la actualidad, individuos y las grandes empresas -y no tan grandes-, se valen de estas populares herramientas, pues su aparición en estos medios se ha convertido en una vía de acceso al éxito mercadológico. Y esto tiene que ver con que el número de usuarios posee un efecto creciente, pues a decir de Social Media, el 20% de la población mundial que cuenta con conexión a la Internet, es miembro de al menos una sociedad virtual.

Pero no todo es color de rosa, pues diario, sin falta, somos testigos de la inmolación que algunos (pertinentemente me incluyo) hacen de la gramática. Ahora ejemplifico:

“gordaaaa i miss u a lot tkmmmm ?”, o “ajajajaj sakale algo!!! a provcha!!!!!!!!!!!!!!!!”, y “aaawww con mis amigosss aciendo mini party y mas.”

Y es que con el tiempo, la escritura correcta ha quedado a un lado, de manera tácita creemos tener una buena comunicación por estos medios. La cuestión toma fuerza cuando sabemos que existe un órgano que pretende estandarizar y regular el uso del idioma español, la RAE. A continuación les presento la estructura del organismo y sus principales tareas.

Este órgano se conforma de académicos de número, académicos electos, honorarios, correspondientes españoles, correspondientes hispanoamericanos, correspondientes extranjeros y académicos de número americanos, todos ellos encabezados por la Junta de Gobierno. Además existen diversas comisiones como Gramática, Banco de Datos del Español, Vocabulario científico y técnico, Diccionario histórico, entre otros.

Foto: rae.es

Tanto las comisiones como la Academia se reúnen durante el llamado “curso académico”, celebrado cada jueves por la tarde, con el objetivo de aprobar las actas de la última sesión y presentar enmiendas y adiciones al diccionario.

Al servicio de los trabajos que la Academia desarrolla en Pleno o en Comisiones, funciona el Instituto de Lexicografía, integrado por los filólogos y lexicógrafos que realizan las tareas de apoyo para la elaboración de los diccionarios académicos.

Pero la RAE no trabaja sola, sino también entra en acción la Asociación de Academias de la Lengua Española con sus 21 integrantes, que coordina las labores de las academias de cada país hispanohablante miembros.

A su vez, esta alianza cuenta con la Comisión Permanente, que es la Junta Directiva de la Asociación y toma forma por un Presidente, Secretario General y Tesorero que son los tres cargos que residen en Madrid durante todo el año, también cinco vocales, cuatro de ellos delegados de las Academias americanas y de la Filipina, y uno de la Española, que se suman a los primeros durante los meses de febrero, marzo y abril; entonces, todos trabajan conjuntamente en la sede de la Comisión Permanente.

Bien, pues todo ese trabajo se ve aniquilado en Twitter y Facebook.

“En las redes sociales no hay comas, tildes, orden de oraciones, ni mucho menos aspectos de formalidad para expresarse, aunque el mensaje sea entendible, pero no legible. Los aspectos lingüísticos y semióticos se entrelazan; ya que los mensajes están envueltos con símbolos o signos “emoticones” de los cuales hay que aprender para poder comprender los mensajes. Al final, todos aprendemos de esta nueva forma de expresarnos”, sentencia Fidel López Eguizábal, Catedrático de la UFG y columnista en el diario digital salvadoreño La Prensa Gráfica.

Si no le creemos a López, no importa, con revisar nuestras listas de actualizaciones será suficiente para pensar en la necesidad de hacer algo y mejorar al menos la escritura propia. Tal vez memorizar las reglas,  revisar las actualizaciones que la RAE publica en su sitio y se ven publicadas en su diccionario, también suena viable, al igual que leer, pero más allá del libro vaquero, pues a decir de los expertos, ver cómo se escriben las palabras es útil.

Pereza, “error de dedo”, o simplemente ignorancia, son los fenómenos que retan a los grandes esfuerzos para emparejar los criterios de escritura en al menos nuestro idioma español, mismos que deberían ser derrotados, y entonces escribir “a la RAE”.

Anuncios

Comments

  1. Reblogged this on alygonzalez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: