Mary-Sue, la mujer fuerte

Dentro de las obras artísticas narrativas podemos identificar personajes con los que nos identificamos, a los que admiramos, a los que ni siquiera notamos, a los que odiamos y, a veces, algunos que simplemente nos molestan. En esta última categoría encontramos a Mary-Sue, una protagonista que se caracteriza por parecer extremadamente idealizada.

El nombre nació como una burla a un tipo específico de personaje que los autores de fanfictions (principalmente mujeres) agregaban al universo de Star Trek como motor para una historia . De acuerdo al sitio fanlore, Paula Smith acuñó el término en 1973 a través de “A Trekkie’s Tale“, una parodia del arquetipo de una heroína inverosímil. En su historia retrata a la teniente más joven de la nave Enterprise, con tan solo quince años y medio, además de la más talentosa (es capaz de salvar a toda la tripulación de los aliens con tan solo una horquilla de cabello). Todos los personajes masculinos principales están enamorados de ella (Kirk la invita a su cama) y la respetan por su talento e inteligencia.

Crítica

En un principio la crítica se dirigía a la pobreza de los personajes femeninos, en el sentido de que eran demasiado perfectas. Un personaje sin defectos (o cuyo único defecto sea ser tan bonita que es una maldición, o algo entre esas líneas) da la sensación de ser inhumano; es plano, no es creíble. El identificar el patrón de los personajes femeninos creados por escritores y escritoras amateurs fue pensado como una manera de enfrentar el problema de la mala escritura y dirigirlo hacia la construcción de historias y personajes más complejos.

Pero como todo, el concepto inicial ha evolucionado con el tiempo. Hoy en día la clasificación suele ser tan amplia que ya nadie sabe exactamente cuáles son los parámetros por los que muchas heroínas se consideran Mary-Sue, pero las acusaciones se siguen haciendo a diestra y siniestra. Se ha ido al extremo en el que ya no solo se remiten a trabajos de aficionados o ficción de fans, sino a novelas e historias de escritores profesionales e incluso clásicos, llamando a sus protagonistas femeninas Canon-Sue.

El test

Existen en la red varios test que dicen poder medir el grado en que un personaje se acerca al arquetipo de Mary-Sue. The Original Fiction Mary-Sue Litmus Test enlista rasgos y elementos que suelen quitarle credibilidad a un personaje original; advierte que muchos de estos puntos están obligados a pasar en una historia, pero el problema de la inverosimilitud recae en que demasiados ocurran en la misma. También aclara que no pueden prometer que cada personaje con alto puntaje sea una Mary-Sue, ni que alguno con bajo puntaje no lo sea; por ejemplo, Bono, de U2, obtuvo un puntaje de 72 (demasiado alto) y es una persona real y verosímil.

Hola, mi nombre es Mary Sue / Fuente: TvTropes

¿”Mujer fuerte” es igual a “inverosímil”?

¿Qué hay en estos personajes que cause tanto desagrado, a tal punto que algunos sectores de fickers han decidido dejar de escribir mujeres protagonistas por no ser acusados de perpetuar el arquetipo de Mary-Sue?

Puede parecer obvia la sensación de molestia al encontrarnos con un personaje femenino que parece ser el self-insert de la autora, una idealización exagerada, o simplemente un personaje muy plano, pero esta atención negativa no se le da a los personajes masculinos que cumplen con alguna de esas características. Podemos aceptar con mayor naturalidad que un hombre protagonista sea guapo, inteligente, talentoso y capaz, pues todos esos rasgos parecen ser más aceptables si se encuentran concentrados en una figura masculina. Es cierto que dentro del fandom se reconoce a algunos de estos como Gary-Stu o Marty-Stu, es decir contrapartes directas del arquetipo que menciono, pero la crítica hacia estos se basa más en que son aburridos que en el hecho de que sean molestos, como Mary-Sue.

Cabe preguntarse si este rechazo al arquetipo va más allá de su valor literario, o si es, en realidad, un reflejo de una cultura que no cree que una mujer fuerte y competente puede ser creíble. El protagonismo que se le da a estos personajes también cabe en la crítica, así como las inclusiones del autor dentro de su propia obra (¿alguien le hubiera dicho a Borges o a Hemingway que meterse a su propia historia era hacer trampa?).

La anti-Mary-Sue

Como los humanos que somos, no estamos felices hasta llevar al extremo nuestras opiniones y ver las consecuencias del exceso. El miedo o el rechazo hacia la figura de Mary-Sue ha llevado a la creación de su antítesis. Protagonistas femeninas sin ninguna clase de talento, autoestima o valor, más allá del que se les impone por tratarse del personaje central de una historia, llenan las librerías. Son mujeres débiles, sumisas, cuyas vidas orbitan alrededor de otros personajes (por lo general su interés amoroso). Ya no son fuertes, ya no son interesantes. Su aspecto tampoco es destacable, ni su inteligencia, ni su elocuencia. Son envases grises, manufacturados para ganarse la empatía de un público de adolescentes impresionables y con baja autoestima, poco experimentadas, o simplemente sumidas en la idea de que una protagonista no puede sobresalir por sí misma para ser creíble. Todos podremos recordar la fascinación que el personaje de Bella Swan causó con el lanzamiento de la serie Crepúsculo; tal vez era bonita (uno de los aspectos primarios de una Mary-Sue), pero por ninguna razón era capaz de reconocerlo, no por modestia, sino simplemente porque no tenía la suficiente autoestima para valorarse.

Salvando al arquetipo

La credibilidad de un personaje y sus muchos talentos o capacidades no debería medirse en función a su género, como parece ocurrir. Tampoco podemos salir en defensa de todos los personajes femeninos inverosímiles bajo el pretexto del sexismo. La calidad debe existir, los personajes deben ser creíbles. Los arquetipos deben explorarse, digerirse, renovarse, reinventarse, o en algunas ocasiones desecharse. No hay que ser tan rápidos en juzgar. La misma fundadora del término, Paula Smith, creía que Mary-Sue era una etapa de desarrollo y maduración, sobre todo en las escritoras jóvenes, que exploran el protagonismo femenino de una manera idealizada. Este Héroe los invita a conocer un poco más sobre el trasfondo de este arquetipo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: