Más allá del Huracán “Sandy”

“Los azotes físicos y las calamidades de la naturaleza humana hicieron necesaria la sociedad. La sociedad se agregó a los desastres de la naturaleza. 

Nicolas de Chamfort (1741-1794) Moralista francés

En los últimos días hemos visto como los medios de comunicación se vuelcan a cubrir el huracán “Sandy” a su llegada a costas estadunidenses. En la cobertura, hemos tenido enlaces en donde los reporteros transmiten con el cliché del impermeable y el viento que azota el árbol del fondo, se realizan tomas de las zonas emblemáticas y se muestran los estantes vacío de las tiendas y supermercados. Pareciera que el huracán se originó en la costa de los Estados Unidos y lo más relevante ha sido el número de víctimas en ese país o bien el hecho de que la gran manzana se quedará sin luz y sin transporte público. Sin embargo he aquí el problema.

Empire State / Fuente: In Focus, The Atlantic

El 26 de octubre, “Sandy” terminaba su trayecto por Bahamas, dejando un saldo de 29 muertos hasta ese día, incluidos las 11 personas muertas en Cuba y a pesar de su categoría 1 en la escala de huracanes , se preveía que pudiera unirse con una tempestad invernal y acercarse a la costa este de los Estados Unidos. A partir de que la amenaza de “Sandy” supuso un reto para los Estados Unidos, el Caribe fue olvidado. La administración de Barack Obama debía estar preparada para un desastre natural que bien pudiera alcanzar las dimensiones de Katrina en el 2005. Además, Obama debía mostrar que su gobierno estaba mejor preparado que el de Bush y que una catástrofe de esa escala, era impensable. Hoy en día el huracán “Sandy” se aleja del territorio de los Estados Unidos, con un saldo de 17 muertos y con la bolsa de valores de Nueva York que ha abierto nuevamente tras dos días de permanecer cerrada (algo que no sucedía desde 1888). Pero ¿Y el Caribe?

A mi juicio, la cobertura mediática estaba basada en ver de qué manera los Estados Unidos se protegían de un desastre natural que nuevamente volvía a amenazar su territorio, se buscaba conocer los planes de contingencia y la capacidad de respuesta del país que dirige los destinos de otras. Habrá quienes piensen que la cobertura estaba basada en el morbo, en ver a los Estados Unidos bajo una situación que amenazara su propia seguridad y no pudiese hacer nada al respecto. Al parecer, el mundo se cansó de escuchar noticias y reportajes sobre los desastres que acontecen en los llamados “Países del Tercer Mundo”. Nos cansamos de ver casas de lámina y adobe siendo arrastradas por la fuerza del mar y nos comenzó a molestar ver la cara de la pobreza en su extremo más crudo; en la desolación. No quisimos o no quisieron que viéramos de qué manera los países caribeños atendían la situación, nos privaron de saber si era necesaria la ayuda humanitaria (Venezuela donó 53 mil millones de toneladas de ayuda humanitaria a Cuba y Haití. México se limitó a mandar sus condolencias) y buscamos tapar el desastre con un dedo.

Fuente: Portalnoticias

“Total, sólo fueron 71 muertos.” “Pasa todos los años” “Es que son países pobres y no hay mucho que se pueda hacer”. Estas son algunas frases que pasan por nuestra mente al empaparnos de información con respecto a los desastres naturales, sobretodo durante la época de lluvias y en regiones pobres. ¿Por qué asumimos la muerte como algo cotidiano? Es cierto, en ocasiones los desastres naturales son imprevisibles y fulminantes, quedándonos sólo la oportunidad de la reconstrucción y el consuelo. Sin embargo es indignante ver la manera en que año tras año ocurren situaciones como éstas, en donde no existe ningún tipo de previsión.

Año tras año vemos a algún país latinoamericano que sufre la llegada de un huracán, vemos como las costas de Tabasco se inundan con el incremento en el nivel de los ríos y con ellos se llevan las casas construidas en zonas no permitidas. Así es, asentamientos humanos a la orilla del río, sin ningún tipo de administración, permiso o conocimiento sobre el peligro de vivir en ese lugar. El asunto está en que las administraciones municipales no cuentan ni siquiera con el interés de mantener a la población en condiciones seguras pues al parecer vale más el soborno que el buen gobierno. Por supuesto que los gobiernos municipales tampoco reciben presión alguna por el gobierno estatal y ya para esas alturas el gobierno federal poca presión puede ejercer más allá de un “comunicado oficial”.

A esta situación hay que sumarle el hecho de que los medios de comunicación cubren de manera tendenciosa los días y meses posteriores a un desastre natural. En el caso de México por ejemplo algunos noticiarios realizan reportajes en donde se exhiben los casos de las personas que “lo perdieron todo” y se quedaron a la espera de la ayuda “prometida” del gobierno. Sí, se exalta el paternalismo y la obligación (término nefasto) del Estado a resolver la situación por si sólo. “Si el gobierno no me repone mi hogar, mi tele y mi refri yo no haré nada para lograrlo conseguir por mi cuenta”. Lamentable.

Fuente: Starmedia

Entonces, ¿Qué debería de ocurrir? Para empezar un trato justo a la información, lejos del morbo de ver al “gigante estadunidense” a expensas de un desastre natural pero sobretodo utilizar los medios de comunicación como una manera de generar reflexión entre la audiencia, denunciar cuando sea necesario pero sobretodo lograr que la sociedad demande las funciones que le corresponde al Estado, aquellas de la propia administración de recursos y personas bajo su jurisdicción. Sí, es impactante ver las “cascadas” que se forman en la Zona Cero de Nueva York al igual que percibir la luz del Empire State rodeado de oscuridad, pero mucho más impactante resulta imaginar la condición de Haití, después del terremoto, el cólera, la pobreza, el endeble gobierno y el paso del Huracán “Sandy”.

Nemo el Capitán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: