“La alegría ya viene”: NO

René Saavedra es un joven publicista que vuelve a Chile luego de varios años en el exilio. A su regreso se encuentra en una buena posición económica trabajando para grandes compañías, sin embargo, el panorama es el mismo de 15 años atrás, pues la dictadura sigue. La gran oportunidad de un cambio llega en 1988, con el plebiscito nacional por el que se definirá si Augusto Pinochet seguirá en el poder hasta el lejano 1997. En la planilla hay dos opciones: SÍ o NO.

La fecha de la elección sería el miércoles 5 de octubre y hasta entonces ambas posturas tendrían oportunidad de presentar sus argumentos a través de los medios de comunicación. Tanto el “SÍ” que está formado principalmente por el gobierno y militares, como el “NO” formado por una gran mezcla de la oposición, tienen que crear sus campañas políticas. Empezando por sus logotipos y hasta producciones mucho más complejas como el tiempo que se les sede en televisión nacional. Del uso de estos recursos depende la elección. Unos tienen que demostrar que ese gobierno funciona a pesar de la opresión y los otros deben alentar a que la población vote, instar a un cambio, representar a los caídos por la dictadura y hasta sonar creíbles.

Cartel de “No”; Imagen: Canana

Es entonces que aparece de nuevo René Saavedra, él asumirá el reto de llevar la campaña del “NO”. Y ese mismo nombre es el de la película chilena que se estrenará el viernes 9 de noviembre en las salas de cine de todo México: “No”. La producción está dirigida por Pedro Larraín y protagonizada por el mexicano Gael García. Fue estrenada en mayo de 2012 en el Festival de Cine de Cannes, también ha pasado por salas en Chile, el Festival Internacional de Cine de Morelia y está nominada en la categoría de “Mejor película extranjera” en los Óscares.

El grupo que idea la campaña del “NO” naturalmente enfrenta a la dictadura misma. En la película se muestran la falta de recursos y represión que sufrían aquellos que criticaban al gobierno en turno. Aunado a estos problemas, el equipo enfrenta un dilema central, ¿qué imagen o sentido utilizar para que la campaña realmente inspirara un cambio? El reto es mayúsculo, dicha campaña debía considerar desde los jóvenes reprimidos hasta sus madres vestidas de negro buscando a desaparecidos. En la película, como en la realidad, esa imagen de la campaña finalmente es un arcoíris, para representar la alegría y esperanza del cambio en Chile.

Los personajes de la historia son arquetipos de grandes grupos sociales de la época. René (Gael García) es la juventud moderada que busca el cambio. “Lucho” (Alfredo Castro), su jefe en la agencia de publicidad y líder de la campaña del “SÍ”, representa a la clase acomodada que apoyaba a la dictadura. Verónica (Antonia Zegers) es la ex esposa de René, representando a la juventud oprimida chilena, esa que en cada protesta era apresada por los carabineros. También aparecen personajes representando a los políticos de oposición, a los militares cercanos al mandatario e incluso las clases bajas conformes con las medidas populistas del gobierno. El hijo de René se llama Simón, es pequeño aún y no habla mucho, pero representa al nuevo Chile.

Imagen de “No”; Foto: NO La Película

El guión de “No” se construyó a partir de la obra de teatro “El plebiscito” de Antonio Skármenta. Sin embargo, de acuerdo con los realizadores, esta obra nunca fue presentada y únicamente contaba un lado de la historia. Por ello se sumó al equipo la periodista Lorena Penjean, realizando labores de investigación en torno al plebiscito y las campañas que se realizaron.

Una de las grandes cualidades de la película es que logra conjuntar imágenes reales con la historia que maneja. Además, el director de la película decidió filmar en el soporte de vídeo U-matic 3/4, que se usaba a fines de la década de los años 1980, logrando que la textura y los colores de los documentales de la televisión chilena de ese entonces se confundan con las escenas de ficción. El objetivo principal de esto fue eliminar la distancia de tiempo que representarían las imágenes con características de las nuevas tecnologías.

“Yo crecí en los años 80, durante la dictadura. Lo que veíamos en la televisión, ese vídeo de baja definición, era un imaginario sucio que no se podía registrar de manera prístina. La memoria colectiva está llena de esos recuerdos de oscuridad, de impureza” (Larraín)

El 5 de septiembre de 1988, a un mes del referendo, a las 23:00 horas de Santiago de Chile, aparecieron los primeros spots para las campañas. Tenían 15 minutos cada uno para mostrar sus mejores argumentos. Ese plebiscito cambió el rumbo de la historia de todo un país. Con buenos motivos y documentación, “No” la película remonta a una gran historia, de esas que valen la pena ser contadas. “La alegría ya viene” era uno de los slogans que utilizó la campaña del “NO”.

“En la cinta hay mucha nostalgia; el plebiscito del 5 de octubre del ’88 es una fecha vértice, una fecha bisagra; está todo el pliegue de la historia chilena metida ahí, de la reciente al menos” (Larraín)

Por Alberto Vega/ @Betovegaa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: