El color de la piel

“La historia de dos niños. 9 años. La marginación, el olvido y un mismo crucero los unen. Cada día ambos niños llegan al crucero de Av. Justicia y Paseo de la Igualdad para pedir limosna a la gente que se esconde tras los vidrios polarizados de los autos lujosos que cruzan por ese punto de la caótica ciudad. Durante las más de 12 horas que estarán en dicho cruce, comerán un par de tortillas, algunos dulces y lo que ese día les de para comer. Su “madre” permanece en la sombra mientras vende dulces regionales a los pocos transeúntes que recorren las banquetas invadidas por las hojas de otoño. Varios meses después, autoridades de la ciudad “rescatan” a uno de los niños bajo el argumento de que un niño de tez blanca y ojos azules que se encontrara en esa condición, debía haber sido raptado y alejado de su verdadera vida. El otro niño, de tez morena y ojos oscuros permanecerá en ese crucero pues al parecer a nadie le importó”. 

A finales del pasado mes de octubre se presentó una situación en las redes sociales que desató la polémica, el debate y hasta la indignación. Un habitante de la ciudad de Guadalajara en México hizo pública la foto de una menor que pedía limosna en un crucero de aquella ciudad y explicaba que la niña, de tez blanca y cabello rubio, no se parecía a la que afirmaba ser su madre, y  dejaba entrever que la niña pudo haber sido raptada y que ahora se buscaba lucrar con ella. El autor de la fotografía afirmaba que había hablado con las autoridades del DIF quienes habían respondido que no se podía hacer nada sin una denuncia formal de los familiares pero que en su anhelo de salvar a la niña, hacía uso de las redes sociales para ejercer presión a las autoridades y ver si alguien la reconocía. Afirmaba además que “ya le trasquilaron su cabello y quién sabe qué otras cosas le hayan hecho o le puedan hacer”.

La imagen de la niña se compartió más de 68 mil veces en Facebook y las críticas no se hicieron esperar. Por un lado estaban aquellos que afirmaban que debía tratarse de una niña que había sido robada pues la menor no se parecía a su madre. Por otro lado estaban aquellos que argumentaban que la denuncia estaba basada en la discriminación pues el argumento principal era que la niña “no coincidía con las características de los niños en situación de calle”.

Días después y con la foto de la menor siendo un fenómeno en Internet, el DIF y la Procuraduría de Justicia del Estado de Jalisco tomaron cartas en el asunto y “retuvieron” a la niña, a su hermano y a un primo bajo el argumento de que sus familiares los hacían trabajar en los cruceros. Asimismo, la Procuraduría informó que la menor no era víctima de robo o secuestro y era hija legítima de la señora que argumentaba ser su madre. Sin embargo la madre habría caído en contradicciones con respecto al domicilio de la familia, hecho que motivó que los menores quedaran bajo la supervisión del DIF.

¿Discriminación? ¿Prejuicios? Más allá del motivo que llevó al ciudadano a tomar una fotografía de la niña, presentar la respectiva queja ante el DIF y difundir la fotografía, este hecho nos lleva a una reflexión aún más interesante. Es interesante notar cómo parece ser que los indigentes, los niños de la calle y la gente que trabaja en los cruceros (franeleros, limpiavidrios, vende chicles, etc) pertenecen al paisaje de las grandes ciudades de México y su condición no es resultado del fracaso de nuestro sistema. ¿Pero qué pasa cuando algo o alguien no coincide con esa imagen definida que tenemos de la realidad?

Realidad. Fuente: El Siglo de Torreón

Desafortunadamente vivimos en una sociedad en la que los estereotipos son parte esencial de la misma y éstos desencadenan prejuicios, odio y discriminación. En este caso se aprecia en que una niña de tez blanca y cabello rubio no podía pertenecer a la calle y que seguramente se trataba de una niña raptada. El hecho no se quedó ahí, el ciudadano fue más allá y asumió que dado que la habían “trasquilado” el cabello y se trataba de una familia de la calle, era muy probable que le hubieran hecho “quién sabe que otras cosas”. La situación nos haría pensar que el pobre, el moreno, el marginado y el indigente son violadores, secuestradores y explotadores infantiles. El absurdo es claro.

Otro asunto que también llama la atención es ¿por qué sólo se intentó rescatar a la niña rubia de la calle? ¿Los hermanos de la niña que tiene tez morena debían seguir pidiendo limosna? ¿El resto de los niños debía soportar las “quién sabe que otras cosas”? Y en este ámbito me gustaría ahondar en las declaraciones de las autoridades pues la PGJE afirmó que “el aseguramiento de los niños no se hizo por cuestiones de racismo, sino por solicitud del DIF”. Por su parte, este organismo afirmó que intervinieron dadas “las denuncias de ciudadanos y no tanto por el color de piel o características físicas de la menor” y agregaron que si la ciudadanía denunciara estos casos de explotación infantil, actuarían de la misma manera.

Estas últimas declaraciones me llevan a pensar que el DIF supuestamente tiene la capacidad de rescatar salvaguardar a los más de 130 mil niños en situación de calle, según la senadora Corichi García, y que es la ciudadanía, apática, que no permite que los niños tengan una mejor calidad de vida. Al parecer las instituciones de nuestro país están ahí, inertes y de brazos cruzados ante la situación del país y defendiéndose bajo el argumento de que esperan las denuncias ciudadanas para actuar.

Además, el aseguramiento de los niños por parte del DIF no es la solución pues se ve como si se tratase de un milagro que llevará vivienda, alimento, vestido y educación a cada uno de los niños. Entonces ¿Qué vamos a hacer con nuestros niños de la calle?

Nemo el Capitán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Cafetín de las 5

Revista cultural con sede en la Ciudad de México. 25 de abril 2011
A %d blogueros les gusta esto: